Manos a la obra: una dura prueba que superar

Borja sonríe en una acción del entrenamiento | ÁLVARO CARMONA
El Córdoba regresa al trabajo para preparar el duelo con el Atlético de Madrid, en el que busca su redención con un primer triunfo que se resiste | Crespo tiene difícil llegar

Persigue un objetivo y quiere alcanzarlo ya. Aunque en esta ocasión el reto es mayor. Desea obtener el primer triunfo en su retorno a la máxima categoría y le toca intentarlo nada más y nada menos que en el hogar del vigente campeón de Liga. El Córdoba tiene por delante una de las salidas más complicadas de la temporada, pues ha de visitar a un Atlético de Madrid que de nuevo entabla una intensa pugna con Barcelona y Real Madrid -en la que hasta el momento también se encuentran Sevilla y Valencia-. El duelo del Vicente Calderón (sábado, 18:00) se presenta, por tanto, como una dura prueba y a la par como una oportunidad de resarcimiento y reivindicación. El conjunto blanquiverde encara así una semana en que trabaja con el refuerzo de confianza que supone volver a sumar, más si cabe cuando lo consiguió en un partido que estaba a unos minutos de terminar con el peor de los resultados. De esta forma, prepara con la ilusión recobrada, también por la mejoría, quizá leve, que demostró ante la Real Sociedad en el primer choque de la era Djukic. El preparador serbio afronta la cita, además, con la sensación de que puede poner cara a una moneda que a orillas del Manzanares cayó en cruz la pasada campaña. En el coliseo rojiblanco tomó asiento por última vez en un banquillo, el del Valencia, antes de ser solicitado por el cuadro califal para buscar la permanencia.

Son muchos los condicionantes que, de una u otra manera, ofrecen una perspectiva optimista a un equipo que de nuevo abandona la última posición de la tabla en Primera. El Córdoba no es colista. Ni siquiera ocupa el penúltimo lugar. Sólo un punto le separa de su meta. La situación es difícil, pero no insalvable, como tampoco resulta imposible pensar en una campanada en el Vicente Calderón. Con esa idea regresó este martes a los entrenamientos el conjunto blanquiverde. Lo hizo, como es habitual esta campaña, con las puertas de la Ciudad Deportiva cerradas. El técnico no quiere ofrecer pistas de lo que pretende para el encuentro ante el Atlético de Madrid, en el que espera, a pesar de la dificultad de la tarea, sus jugadores mantengan una progresión que entiende fundamental para sustentar la esperanza de la salvación. Ya lo advirtió en su primera comparecencia de prensa previa a un partido liguero, la pasada semana: “Las victorias llegan como consecuencia de un buen trabajo”. En eso están tanto el balcánico y su cuerpo técnico como la plantilla.

Un plantel que apenas cuenta con bajas esta semana, al igual que sucediera en la anterior. La situación en la enfermería de El Arcángel es cada vez mejor. Ante la Real Sociedad, el Córdoba sumó a un José Carlos en el que hay puestas grandes expectativas. El onubense debe de aguardar para entrar en el once, pero poco a poco buscará su sitio. Quien todavía no estará disponible para volver a la alineación es Crespo. La recuperación del sevillano, que se lesionó en Getafe, marcha a buen ritmo, pero es improbable que pueda ser de la partida para el duelo con el Atlético del ‘Cholo’ Simeone. Es la única ausencia asegurada por el momento para esa cita, si bien existe una duda importante. Después de pisar nuevamente un terreno de juego, aunque fuera de césped artificial, en Lucena y de formar parte de la convocatoria, la penúltima de Albert Ferrer, para Getafe, Carlos Caballero quedó fuera de la lista en los anteriores encuentros. El madrileño sufrió unas molestias antes de recibir al Málaga y tampoco fue llamado por Djukic de cara al último choque. No es nada importante, pero no se quiere arriesgar con otro futbolista de los denominados diferentes que tiene en nómina el cuadro califal. Habrá que ver si en estos días recupera sensaciones y se gana un lugar entre los citados para el asalto al hogar del campeón.

Etiquetas
stats