López Garai, el cordobesista reincidente, ya es uno más

Junto a Abel, en los festejos por el ascenso. FOTO: ÁLVARO CARMONA
El pivote de Barakaldo abrirá, ya en Primera División, su tercera etapa como blanquiverde tras desvincularse del Sporting

Ya es oficial. Aritz López Garai (Barakaldo, 1980) es el tercer fichaje del Córdoba CF para la histórica temporada del retorno a la Primera División. El mediocentro vasco negoció tras su vuelta de las vacaciones la desvinculación con el Sporting de Gijón, con el que le quedaba un año más de contrato, y renunció a las cantidades pactadas con los asturianos para convertirse en un hombre libre. En esas condiciones, el club blanquiverde le abrió los brazos para que el veterano jugador pudiese cumplir un anhelo que había convertido en un desafío personal: alcanzar la élite del fútbol. Por esa razón rechazó seguir en el verano de 2013 en el Córdoba para irse al Sporting y por la misma ha protagonizado la operación inversa. Lo dejó todo para abrazar la camiseta blanquiverde, con la que cumplirá su tercera etapa.

La web del Córdoba ha anunciado una contratación que era un secreto a voces desde que se supo que López Garai no tenía ya nada que ver con el Sporting. El mediocentro consigue así hacer real una pretensión que había revelado desde que recaló en El Arcángel el pasado mercado de invierno, tras una experiencia poco satisfactoria en el Sporting. Llegó cedido y vivió el ascenso en Las Palmas, tras el que declaró con rotundidad su deseo de prolongar su estancia en Córdoba. El contrato será por una temporada, la 2014-15, según expone el comunicado oficial del club.

López Garai fichó por el Córdoba en la temporada 2011-12, procedente del Celta de Vigo. En su primera campaña, a las órdenes de Paco Jémez, fue una pieza capital en la disputa del play off de ascenso a Primera, en el que el Real Valladolid cerró el paso a los blanquiverdes. La siguiente temporada resultó amarga para el vasco, que se vio atrapado por la mala dinámica que se generó por la frustración deportiva de un equipo que tuvo a Berges y Esnáider en la dirección técnica. Convencido de que en El Arcángel no había porvenir, negoció una rescisión y se marchó junto con el portero Alberto García al Sporting de Gijón. El capricho del destino le concedió una nueva oportunidad. La lesión de larga duración de Carlos Caballero abrió al Córdoba la opción de realizar un fichaje una vez concluídos los plazos del mercado invernal. Y López Garai, postergado en Gijón, volvió a mirar al sur. “Ha venido gratis”, explicó por entonces el presidente, Carlos González. Igual que ahora. Sin gastos de traspaso y con toda la motivación que se le presupone a un futbolista que ha sido capaz de renunciar a contratos por acercarse a donde ahora está. En Primera.

Etiquetas
stats