Jona, Josema y nuevas incógnitas por resolver

Jona lamenta una ocasión perdida la pasada campaña con el Córdoba | MADERO CUBERO

Mientras la plantilla apura su período vacacional, la actividad en los despachos sigue. Aunque con menos intensidad, el Córdoba mantiene su trabajo en estas fechas. Sobre todo no cesa la labor de la dirección deportiva, toda vez que en apenas unos días el mercado de fichajes vuelve a quedar abierto. El mismo lo encara el club con más de un asunto sobre la mesa, si bien la atención se centra principalmente en la situación de Sergi Guardiola. Su posible venta es el asidero que tiene la entidad califal para mejorar su realidad financiera y con el límite salarial y, por tanto, para actuar en lograr refuerzos. Pero no es éste, como otros que lo acompañan, el único tema al que debe encontrar solución el conjunto blanquiverde. No en vano, nuevas incógnitas le surgen de la mano de otros dos de sus futbolistas cedidas. Estos son Jona y Josema, cuyo futuro inmediato está en el aire. El delantero se encuentra a un paso de dejar atrás el Lugo y el central no va a permanecer en el Sochaux francés. Son otras dos preguntas a la espera de respuesta.

Las dudas se ciernen de nuevo sobre la doble J del Córdoba. Eso sí, cada uno de los dos casos es distinto. Seguro es el regreso de Josema, al menos por el momento, tras su experiencia en la Ligue 2 -segunda categoría- de Francia. Del país galo, y de dicha competición, se despide una vez está rota -de días atrás- su vinculación a préstamo con el Sochaux. Esta circunstancia es resultado de la ruptura del acuerdo entre el club francés y el Alavés, pues a través del mismo encontró destino el pasado verano. Salió cedido con la esperanza de recuperar el tiempo perdido y lo hizo. Disputó más de una decena de encuentros en el campeonato vecino y llegó a marcar un gol al comienzo del curso. Cierto es que en las últimas jornadas, antes del cierre de año, salió de los planes de su técnico. Su periplo, con todo, no resultó negativo.

El retorno de Josema no es, aun así, una certeza. El panorama es difuso, ya que su realidad de cara a la segunda vuelta de la temporada es parte de una ecuación mayor. De entrada, el futbolista cuenta con contrato con el Córdoba hasta 2020 -un año más tras éste-. Con este asunto ha de jugar también la entidad califal, que conoce el interés de otros conjuntos de Segunda A para hacerse con los servicios del zaguero a través de una cesión. Es una opción presente en los despachos de El Arcángel, donde sin embargo desean estudiar la situación y no dar un paso en falso. Más que nada porque los principales equipos que andan tras los pasos del central son rivales directos. Una alternativa a un segundo préstamo es que el defensa complete la campaña vestido de blanquiverde. Para ello antes habría de producirse alguna salida en su línea, aspecto éste en el que aparece otro nombre.

Jesús Valentín no logra entrar en los planes de Curro Torres, lo que provoca que esté la puerta entreabierta para él. En caso de que el canario salga, el joven zaguero es un más que probable recambio. Los acontecimientos van a dictaminar, al igual que en el caso de Jona. El delantero protagoniza, junto con Sergi Guardiola, el peor trance de los cedidos por el club el pasado verano. Entonces cambió de aires para enrolarse, a modo de préstamo, en el Lugo. En principio debía ser pieza importante, si no clave, en el conjunto gallego. Pero la realidad muy distinta a la que hubiera deseado, también el Córdoba y su hasta ahora equipo. Si bien comenzó la campaña con el rol de titular, su participación decreció hasta el punto de convertirse en testimonial. Apenas disputó en lo que va de curso ocho partidos de Liga y tres de Copa.

A su discreta presencia sobre el campo ha de sumarse el hecho de que no logró ver puerta. Su contador de goles está a cero, lo cual es el detalle definitivo para un Lugo que desde tiempo atrás baraja la opción de revocar su cesión. La entidad del Ángel Carro está insatisfecha con el trabajo de hispano hondureño, motivo por el que está más cerca de abandonar su disciplina que de continuar en ella. El atacante, al igual que Josema, tiene otro año de contrato -hasta 2020- con el Córdoba, donde además cuenta con una de las fichas más elevadas. Por ambos motivos el conjunto califal ha de trabajar ya en la búsqueda de una solución a su caso. La del ariete es una nueva incógnita y, tras abrirse, una de las mayores para el club que preside Jesús León de cara al próximo mercado invernal.

Etiquetas
stats