Javi Flores, un líder sobre el que construir

.

El Córdoba trabaja desde hace semanas en su próximo proyecto en el Grupo IV de Segunda B. Mucho trabajo tiene por delante la entidad, de cara a confeccionar una plantilla de garantías para su ambicioso objetivo, aunque lo cierto es que ya cuenta con un paso importante sobre el que trabajar. En efecto, la piedra angular sobre la que girará un curso el plantel será Javi Flores, sin duda el futbolista con más peso dentro y fuera del césped. No hay otro que despierte mayor ilusión en la afición blanquiverde, y tampoco que sepa con mayor acierto lo que significa defender dicha elástica. El de Fátima es el más experimentado de toda la plantilla en cuanto a su relación con El Arcángel, pues ahí se forjó y creció hasta pasar de ser una joven promesa a la gran estrella del club durante varias campañas. Y precisamente ese vínculo sentimental fue el que lo trajo de vuelta el pasado año, con la idea clara de devolver al equipo de su tierra al fútbol profesional.

Como ya ocurriera el curso anterior, Flores se erige de nuevo como el líder sobre el que edificar, aunque en esta ocasión con nuevos agentes al mando de operaciones y con la experiencia del primer intento fallido. Además, según se ha querido transmitir, el propósito de ascenso es mucho más sólido incluso este año, de cara a sanar la herida que ha dejado el agrio desenlace. Y argumentos teóricos no le van a falta a la entidad, que debe rodear al cordobés de materia prima suficiente para desplegar su mejor virtud, pues cuando esto ocurre, la maquinaria blanquiverde funciona a pleno rendimiento. Así se ha demostrado este año, pese a que el centrocampista ha estado más centrado en la construcción desde atrás durante un buen tramo de temporada, lo que no hacía más que debilitar su excelente olfato en las inmediaciones del área.

De hecho, como verso libre en la mediapunta es donde más cómodo se siente, tal y como ha reconocido el propio jugador en más de una ocasión, y es lo que se ha demostrado sobre el terreno de juego. Asimismo, aprovechando su veteranía, el cordobés ha sabido dar un paso al frente en materia goleadora. Eso fue lo que le pidió Enrique Martín, técnico que inició el curso en el Córdoba el pasado año, y Flores respondió apuntándose el primer tanto de la temporada, a los 20 minutos de juego y frente al Recreativo Granada en el feudo ribereño. A partir de entonces llegarían las turbulencias y el cambio de posición, auspiciado aún más con las consiguientes variaciones en el banquillo.

Aún así, siempre que estuvo sano, Flores se mantuvo como pieza imprescindible, lo cual demuestra que ha sido titular en 22 de los 23 encuentros disputados por su parte, para un total de 1.926 minutos, en los que ha conseguido anotar cuatro goles. Una marca que le deja como el segundo mejor artillero del plantel, después de que Owusu (6) abandonara la disciplina en el mercado invernal. Así las cosas, a partir de su figura habrá que construir un equipo que ya cuenta con varias piezas confirmadas. Un seguro atrás y más futbolistas de asociación, objetivos ineludibles para reforzar el centro del campo alrededor del talento de Fátima.

Etiquetas
stats