Incertidumbre en la zaga en el cambio de año

Rodas y Bijimine, junto a Rodri en un entrenamiento. | ÁLEX GALLEGOS

La maquinaria vuelve a ponerse en marcha. Tras ocho días de descanso, el Córdoba retoma el pulso a la normalidad de cara a un extenso y complicado segundo tramo de temporada. Poco a poco entra en fase de pleno rendimiento, de forma rápida además debido al intenso enero que tiene por delante. Un comienzo de año que encara, sin embargo, marcado por una gran duda, la que genera la situación en defensa. Porque el conjunto blanquiverde se encuentra escaso de recursos en la retaguardia. Tanto que en su regreso al trabajo, la tarde del jueves, no contó con ningún central puro de la primera plantilla. Una circunstancia que también se repitió este viernes y que levanta un aire de incertidumbre para los primeros duelos de 2017. En ese sentido, a la baja de Deivid, que continúa con el proceso de recuperación de su lesión de cadera, se añaden por el momento las ausencias de Héctor Rodas y Bijimine, cuyos interrogantes deben resolverse aún.

El retorno a los entrenamientos, por tanto, se produjo con cierta inquietud para Carrión en lo que se refiere a la parcela defensiva. En ésta mantiene la duda de Héctor Rodas, que en la jornada del jueves se ejercitó en solitario en el estadio. El valenciano sufrió una lesión de hombro en el encuentro de vuelta de los dieciseisavos de Copa ante el Málaga y se tuvo que retirar de manera prematura. El central aguarda, tras el período vacacional, unas pruebas médicas que determinen el alcance exacto de su dolencia. Por otro lado, está la particular situación de Bijimine. El zaguero no regresó a Córdoba tras la Navidad debido a que entre el 2 y el 6 de enero participará en una primera concentración de la selección de Congo de cara a la Copa África. Ese último día sabrá si forma parte de la lista definitiva del combinado nacional de dicho país para el torneo. De confirmarse su presencia en la competición continental, que comenzará el 14 de enero, se perdería como mínimo casi todo el primer mes de 2017 -la fase de grupos concluye para su conjunto el 24 del mes venidero-.

De esta forma, Carrión trabaja desde el primer día tras las vacaciones con la opción de una defensa de circunstancias. Esa doble ausencia, añadida a la de Deivid, abre la puerta del primer equipo a Pablo Vázquez, quien ya debutó en Copa ante el Cádiz. El joven defensa se ejercita estos días a las órdenes del técnico catalán, que al mismo tiempo aborda posibles soluciones ante la escasez de efectivos en la zaga. En ese sentido, la primera carta que tiene para jugar el preparador es la de Caro. El sevillano llegó con el cartel de jugador polivalente, que en el primer tramo de temporada fue real al participar tanto de lateral derecho como de central. También tiene otro comodín el entrenador del Córdoba, y es el de Luso. Al aragonés le correspondió, sin ir más lejos, suplir a Héctor Rodas en el último duelo del año en La Rosaleda. Lo cierto es que, visto el panorama, y dada la baja de larga duración de Deivid, el club debe mover ficha para reforzar la línea de retaguardia. En esa línea actúa ya la dirección deportiva, junto a su secretaría técnica, de cara al mercado invernal, de inminente apertura.

Etiquetas
stats