Los hermanos Leal: de Salesianos a Primera División (I)

Manu Leal, en el duelo con el Fútbol Emotion Zaragoza en Vista Alegre | MADERO CUBERO

Un sueño inimaginable. Una utopía. Una historia que bien podría ser motivo de un libro. Así se podría definir la historia de los hermanos Leal, Manu y David, dos jóvenes del barrio de San Lorenzo que han llevado a cabo una larga travesía por canchas de fútbol sala de toda la provincia para, pocos años más tarde, llegar a codearse con los mejores jugadores del mundo en Primera División. Ahora vistiendo la zamarra blanquiverde y como miembros importantes del Córdoba Patrimonio de la Humanidad, el camino hacia la LNFS no ha sido nada fácil y ha tenido desde viajes en coches particulares hasta la entrada de la vocación laboral en sus vidas.

Una lesión que cambió todo

En un principio, la historia del mayor de los Leal estaba destinada al deporte en el césped y no tanto al del parqué. Formado en las categorías inferiores del Córdoba, donde incluso llegó realizar algunos entrenamientos como jugador del filial a las órdenes de Paco Jémez en su primera etapa (2007-2008), Manu Leal incluso llegó a disputar dos partidos en Segunda B en el RSD Alcalá de Henares, en la 2010-2011. Una grave lesión de rodilla le llevó a apartarse de los terrenos de juego y descubrir el mundo del fútbol sala. Su primer año como sénior ya empieza en la Segunda B, en Bujalance y con su hermano David como compañero. En la campaña siguiente, la 2014-2015, ya recala en su actual equipo, que tenía la denominación del CD Minuto90 y que militaba en Tercera.

En esa misma temporada, el cuadro cordobés subió a Segunda B, se mantuvo dos años en esa división y ascendió a Segunda por la renuncia del Cerro Reyes a la plaza y por la llegada del capital del Córdoba CF a la disciplina de José García Román. Su quinta temporada en el club ya la juega donde están las estrellas del fútbol nacional y continental, en Primera División. “Haber vivido todo este trayecto con mi hermano siempre ha sido un plus de alegría”, comenta Manu Leal a CORDÓPOLIS. “Es mi mejor amigo. No vivimos juntos, porque yo ya estoy independizado, pero me da alegría ir a entrenar y verlo todos los días. Me siento muy orgulloso de haber vivido los mejores momentos de mi carrera deportiva junto a él. Es algo que llevaré siempre y que no lo voy a olvidar nunca”, añade el capitán cordobés.

El camino, sin embargo, casi nunca ha estado 100% marcado por el mundo futbolístico. Manu Leal, cuando el CD Minuto90 se encontraba en Tercera División, trabajaba en el Eurostars Palace de Córdoba. Aun así, esa no era su meta laboral. “Yo siempre he tenido un sueño, que ha sido dedicarme a las fuerzas y cuerpos de seguridad. Tengo el sueño de ser policía local, si Dios quiere, aquí en Córdoba o donde tenga la suerte de aprobar las oposiciones”, afirma el 10 blanquiverde a CORDÓPOLIS. Los estudios han copado en los últimos meses gran parte de su tiempo e incluso el coronavirus ha evitado que, pocos días antes de la declaración del estado de alarma, pudiera examinarse de dichas oposiciones. “Llevo dedicando un tiempo a los estudios y tenía el examen ahora justo cuando ha pasado esto, nos lo han pospuesto. Espero que para este verano o septiembre pueda hacerlo y ojalá aprueba pronto”, agrega.

Un sueño cumplido tras un arduo camino

En este contexto, los inicios en el futsal de Manu Leal no fueron los mejores y más viniendo de haber jugado en fútbol en campos de Segunda B y Tercera División, a un nivel casi profesional. Venir de eso a jugar en la cuarta categoría del fútbol sala “no era fácil para mí”, asegura el ala califa. “Conforme íbamos ascendiendo, te tenías que tomar en serio esto, de manera más profesional. No te esperas que en cuatro o cinco años el equipo esté en Primera División, que yo esté ahí, que yo sea el capitán. Es algo con lo que sueñas desde chico, que no te crees que eso pueda pasar de verdad”. El play off de la pasada campaña, a pesar de haber accedido como últimos clasificados a esas eliminatorias, demostró que “el equipo era capaz de todo”. Retrocediendo más atrás en el tiempo, Manu Leal reconoce que, en lo meramente deportivo, “el primer año de Tercera fue un paseo, en los años de Segunda B siempre quedábamos ahí arriba, pero Segunda División es muy difícil. Meterse en esa liguilla y conseguir el ascenso fue un éxito”, añade el jugador cordobés.

“De nada sirve que hayamos llegado a Primera División y vives de eso un año o dos y ya está”. Manu Leal lo tiene claro en cuanto al devenir del Córdoba Patrimonio en la máxima categoría nacional. “La cosa es que la ciudad tenga élite, Córdoba se merece tener a sus equipos en lo más alto posible. Córdoba es una ciudad que merece élite, que merece que todos los niños se vean reflejados en sus deportes. Soy un enamorado de Córdoba, por eso estoy aquí. Me veo muchos años vistiendo la camiseta del Córdoba Patrimonio, ojalá que volvamos pronto a vestir la camiseta del Córdoba, defendiendo nuestros colores, que sea en Primera División y que sea por muchos años”. Sienta cátedra el capitán del navío blanquiverde. Manu Leal, de 32 años, quiere que cuando él cuelgue las botas, “pueda sentirme orgulloso de que tenemos un equipo de fútbol sala en Primera División, y ojalá sea pronto el fútbol y todos los deportes posibles. Córdoba tiene que apostar por el deporte”. Palabra de capitán.

Etiquetas
stats