Hazaña del sábado noche

Pakito celebra el 1-0 del Itea ante el Tenerife en Vista Alegre | ÁLEX GALLEGOS

Faltan seis partidos y el Itea CCF está metido de lleno en los puestos que dan opción a pelear por el ascenso. Atraviesa, con los números en la mano, el mejor momento de su historia. Los blanquiverdes se han metido en una espiral excelente. Jueguen mejor o peor, opositan a la victoria ante cualquier rival. Y suelen ganar a menudo. En su casa ya lo han hecho cinco veces seguidas, lo que les ha valido el ingreso en el paquete de los mejores de Segunda División. Todo el mundo mira con una pizca de incredulidad y toneladas de admiración a esta formación indomable e insolente, que cuando dice que no se rinde no lo hace por agarrarse al tópico y quedar bien. Van muy en serio. Ante el angustiado Tenerife les costó, pero finalmente cumplieron su propósito. Cuando los demás tiemblan, el Itea ofrece respuestas rotundas. Ese es su sello.

Pocos equipos se recuerdan en la historia reciente del deporte cordobés con más orgullo de pertenencia que este Itea Córdoba CF Futsal, que va camino de disputar los play offs de ascenso a la máxima categoría de su deporte por méritos contraídos en unas circunstancias extraordinarias. Hace apenas unos meses, ninguno de los que salió en la noche del sábado a competir a Vista Alegre podía llegar a imaginarse un escenario similar. Más de dos mil personas en las gradas, el escudo blanquiverde en el pecho, un objetivo muy distinto a los que se estilan por aquí -entre la intrascendencia y las dignas derrotas- y el exquisito aroma de las hazañas impregnando cada rincón del pabellón. El mensaje de este equipo es potente: todo es posible. Sobre todo si uno es consciente de estar ante una oportunidad única. Estos cordobeses -son todos de esta provincia, fogueados en categorías menores- saben, sin necesidad de que nadie se lo repita, que están en la temporada de sus vidas. Ya han hecho historia y quieren romper más techos. Son insaciables porque saben de su privilegio y lo que representan.

Ante el Tenerife no realizaron ninguna exhibición, ni falta que les hizo. El rival, cuyo descenso estaba certificado a la espera de firma, se comportó con esa mezcla de rebelde inconsciencia de los que se saben condenados. Con cierta marrullería y más ímpetu que método, los insulares tuvieron incluso alguna oportunidad de marcar en la primera parte. El Itea dispuso de muchas más, pero el caso es que solo materializó una. Su rival, ninguna. Con eso bastó para irse al intermedio con ventaja. El tanto lo firmó Pakito al recoger un rechace del portero, que había sacado con apuros un disparo bombeado que le llegó desde Agus, el meta contrario. Vista Alegre estalló con ese 1-0. En una acción anterior, Manu Leal estuvo a punto de marcar de tacón y poner boca abajo un Vista Alegre que estaba ansioso de ver un festival de goles similar al de otras tardes.

No lo hubo. El Itea venció pero por otra vía. Acumuló ocasiones de gol de todos los colores, pero parecía incapaz de perforar la meta tinerfeña. El equipo visitante, consciente de que se le iba la vida, defendió con todo y buscó su suerte a la contra. La encontró y empató, contra todo pronóstico, para llevar el partido a una suerte de ruleta rusa. Maca empezó con el portero-jugador a falta de cinco minutos. El asedio dio su fruto del modo más extraño: el Tenerife se marcó en propia puerta a poco más de dos minutos del fin. En los estertores del partido se desataron los nervios. El árbitro expulsó a los dos entrenadores y hubo algo más que miradas torvas en la cancha. Jesús Rodríguez vio doble amarilla y los forasteros erraron en un doble penalti ante la explosión de júbilo de un graderío fuera de sí. Las sensaciones entraron en colisión: uno toma rumbo al play off y mira hacia el ascenso; el otro, cabizbajo, consuma su marcha de la categoría. Ya no volverán a verse en mucho tiempo. Quizá nunca más.

FICHA TÉCNICA

ITEA CÓRDOBA CF FUTSAL, 2: Agus, Cordero, Jesús Rodríguez, Koseki y Manu Leal -cinco inicial, Pakito, Catiti, Cristóbal, David Leal, Antoñito y Thiago.

TENERIFE IBERIA TOSCAL, 1: José Luis, Marrupe, Guille, Joseba y Cristian -cinco inicial-, Aithor, Nauzet, Ixemad, Lorca, Gildo Hernández y Albert.

ÁRBITROS: Sánchez López y Sanclemente Elvira (Comité Valenciano). Mostraron cartulina amarilla a los locales Jesús Rodríguez (2), Antoñito, Cristóbal y Cristian, así como a los visitantes Marrupe, José Luis y Aithor (2). Expulsaron, igualmente, a Nauzet y Maca, técnico local.

GOLES: 1-0 (12') Pakito. 1-1 (30') Saúl Marrupe. 2-1 (38') Guille, en propia puerta.

INCIDENCIAS: Encuentro correspondiente a la 24ª jornada de Segunda División disputado en el Palacio Municipal de Deportes Vista Alegre ante 2.000 espectadores.

Etiquetas
stats