Hazaña en el reino del frío

La selección española de fútbol sala para sordos que se ha proclamado campeona de Europa en Finlandia.

Cuando le llamaron para la selección dijo que se sentía “en una nube”. Meses después, aún no ha bajado. El cordobés Antonio Arellano ha vivido, junto a su paisano Josemi Luque, un episodio histórico para el deporte español de personas con discapacidad. Ambos han formado parte del cuerpo técnico de la selección española de fútbol sala para sordos, que se ha proclamado campeona de Europa en el torneo que se ha disputado durante esta semana en la localidad finlandesa de Tampere. El conjunto nacional doblegó en la gran final a Rusia por 3-1 y rubricó con éxito meses de duro trabajo en los que hubo sello cordobés.

La selección de España describió una trayectoria impecable, sumando victoria tras victoria hasta proclamarse campeona continental. En la fase de grupos superaron de manera sucesiva a Bielorrusia (3-6), Holanda (8-4) y Noruega (2-5), pasando como primera clasificada a la ronda de cuartos de final. Ahí se cruzó con Israel, a la que doblegó con rotundidad por un 6-1 ganándose el billete para las semifinales. Ahí tuvo su prueba más dura, puesto que tuvo que sudar para dejar atrás a Suecia en un intenso partido que finalizó con 4-3 para los españoles.

Tras el duelo que condujo a España a la final, el cordobés Josemi Luque destacó el valor de una victoria ante “una de las grandes de Europa”, lo que vino a reflejar el talento de una selección española que “no tiene techo” porque “da hasta la última gota de su esfuerzo, es esfuerza y lucha por cumplir sus sueños”. “Este grupo humano hace de la selección una verdadera familia”, destacó en declaraciones a los medios oficiales de la FEDS el técnico cordobés, que se encargó de la parcela física del equipo.

Después de escalas de preparación en Madrid y Castellón, la selección española de fútbol sala para personas sordas también realizó su puesta a punto en Córdoba con sesiones en el Parque Cruz Conde, las instalaciones de la Universidad Loyola y las pistas de UCO Deporte, donde se celebró un partido amistoso entre el combinado de España y el de Andalucía. El ensayo concluyó con 8-2 para el equipo nacional. Ahí se vio ya el nivel de este combinado de jugadores en el que hay mayoría de Huelva, provincia en la que mayor rango tiene esta especialidad deportiva, y también hay almerienses para completar la representación andaluza.

Arellano, con amplia experiencia en el entrenamiento deportivo de alto nivel para personas con discapacidad -trabajó también con la selección de ciegos-, ha dejado la impronta de su labor con la selección autonómica y eso le abrió las puertas en la Federación Española de Deportes para Sordos, cuyo vicepresidente deportivo es el cordobés Antonio de la Rosa.

Etiquetas
stats