¿Qué es lo que habéis hecho?

Carlos González | MADERO CUBERO

Todos fueron protagonistas del 2016. Algunos, en acontecimientos internacionales televisados; otros, en recintos semiclandestinos. El 2016 dejó un puñado de nombres que marcaron su huella. Una agitada temporada de fútbol, unos Juegos Olímpicos y algunos éxitos en campeonatos de segunda fila -Córdoba permanece como un terreno vedado para las ligas profesionales- marcaron un curso cuyos picos emocionales estuvieron en las hazañas olímpicas en Río de Janeiro. Por lo demás, amagos y esperanzas. Debates sobre lo que pudo ser.

Carlos González | Hijo mío, ahí está mi legado

No hubo ningún terremoto ni el cielo cambió de color. Dijo adiós y se fue. "Hace cinco años tomé las riendas del Córdoba Club de Fútbol. Un reto ilusionante cargado de momentos inolvidables, unos con sabor agridulce y otros con sabor a gloria, de los que he aprendido y con los que he crecido hasta hacer del Córdoba CF un club a la altura de las exigencias del fútbol profesional, brindando al Cordobesismo la posibilidad de soñar con retos otrora lejanos como volver a jugar en Primera División", explicó Carlos González en una carta difundida por los medios oficiales del club hace un par de semanas. Atrás deja cinco años en los que el club salió del estado de ruina económica habitual y vivió su mejor etapa deportiva desde hace varias décadas: un ascenso a Primera y tres play offs, además de dos ascensos del filial a Segunda B. Nadie le va a hacer una estatua ni a dedicarle ningún homenaje. Parece que en esta ciudad sigue siendo más importante caer bien que hacer un buen trabajo. En la poltrona presidencial y la cabeza del consejo de administración le ha sucedido su hijo Alejandro González, el mandatario de un club de la LFP más joven que existe: 25 años.

Rafa Sanz | ¿Véis como era posible?

Dicen sus detractores -que los tiene y muy furibundos- que es mal entrenador. Si es así, lo disimula muy bien. En 2016, Rafa Sanz ha dejado claro que se puede montar un proyecto de futuro en el baloncesto cordobés -no lean ACB, ojo, que no tiene nada que ver con eso- con jugadores de aquí, buen ojo para pescar un par de refuerzos en el mercado y, principalmente, toneladas de sudor. Lo hizo con el Bball Córdoba, al que llevó al Top 16 nacional con el grupo más joven de su historia, y lo está repitiendo -y mejorando- con el Yosiquesé Cordobasket, con el que ha cerrado el año como líder del grupo y matemáticamente clasificado para la fase de ascenso. En medio de todo esto, un verano de fuerte polémica por la marcha de Sanz del Bball y, con ella, el trasvase del bloque de jugadores cordobeses hacia el club de la acera de enfrente.

Santiago Murillo | Ahí queda eso: el descanso de la bestia

Una de las personalidades deportivas más desbordantes de la historia del fútbol cordobés lo dejó en 2016. Pepe Santiago Murillo da un paso al lado y deja la Federación Cordobesa en manos de Pablo Lozano, un gestor de otro perfil. El de su antecesor, al que apobaban el Pavo, es inimitable. Después de 35 años al frente del organismo futbolístico y con un estilo de gobierno de lo más peculiar, basado en el cuerpo a cuerpo que aprendió en sus años de lucha política y sindical, José Santiago recibió su homenaje y salió de los palcos, donde siempre dijo que no le gustaba nada estar.

Lourdes Mohedano | Y tú reinarás por siempre en nuestros corazones

Su imagen, a la vez frágil y poderosa, forma parte de la memoria de los cordobeses especialmente desde este último verano. Lourdes integró la selección española de gimnasia rítmica que obtuvo la medalla de plata en los Juegos Olímpicos de Río. En 2016 se convirtió en la primera mujer cordobesa que logró una medalla olímpica. El año lo completó logrando una plata y un bronce en el Europeo. Su aventura fue seguida por sus paisanos y el regreso fue épico, con recibimientos masivos y homenajes tanto en la capital como en su pueblo natal, Peñarroya-Pueblonuevo, donde se bautizó con su nombre el polideportivo municipal.

Alfonso Cabello | Nunca habéis visto nada igual

Lo suyo es de otro mundo. El cordobés Alfonso Cabello marcó en 2016 un hito que será muy difícil de repetir: logró dos medallas en los Juegos Paralímpicos de Río en la modalidad de ciclismo adaptado. Ya tenía una de Londres 2012. Y con apenas 22 años. Brutal. La bala de La Rambla se ha convertido, sin pretenderlo, en un simbolo. Para hablar de capacidad de superación sólo hace falta echar un vistazo a su carrera deportiva, que es tan brillante en resultados como dura en cuanto a los medios disponibles. El tres veces campeón del mundo en la prueba de kilómetro en pista sumó un bronce en esta disciplina en Río y también subió al tercer cajón del podio en la prueba de velocidad por equipos. Se ha propuesto participar en pruebas de ciclismo en ruta junto a competidores sin ningún tipo de discapacidad. Tengan por seguro que lo verán pronto ahí.

Florin Andone | El chico al que le sobran las presentaciones

Empezó 2016 ampliando su contrato con el Córdoba el día de Reyes. Un regalo al cordobesismo... con fecha de caducidad. Florin Andone protagonizó en 2016 el año crucial de su carrera. Se convirtió en el traspaso más alto en la historia blanquiverde: el Deportivo de La Coruña pagó -o al menos eso está haciendo- 4'5 millones por él. Y el club de González se reserva una porción del pastel en un futuro traspaso. Florin ha sido la mejor inversión del Córdoba. El jugador llegó libre en verano de 2014 después de que el Villarreal le descartara tras un buen año cedido en el Atlético Baleares. El club blanquiverde le reclutó para el filial, recién ascendido a Segunda B. Ni siquiera le presentaron oficialmente. Fue el propio futbolista quien anunció su llegada a Córdoba a través de su cuenta de Twitter. Lo que sucedió después lo conoce bien el cordobesismo. Debutó en Primera y fue uno de los pocos que se salvó del desastre general, triunfó en Segunda con 21 goles, llegó a la selección absoluta de Rumanía, disputó la Eurocopa de Francia... Su salida era una cuestión natural. El Córdoba no subió y Andone se marchó. A Primera.

Oltra | La elegancia incomprendida

Fue un hombre de club hasta el final. Su manera de ser, entre la elegancia y el bienquedismo, fue interpretada de manera dispar. Hubo quienes la alababan y otros que le acusaban de tibio, de estar aliado con la dirección y no reclamar los refuerzos que -eso parecía y lo parecía mucho- reclamaba el equipo. Con él al frente, el Córdoba logró rehacerse después de su ridículo paso por Primera y sus efectos inmediatos. Pocos consiguen rehacerse al desastre de un descenso y convertirse en candidatos más o menos fiables al retorno a la élite. A primeros de 2016, el Córdoba era líder de Segunda y había realizado la mejor primera vuelta de su historia en la categoria. Once meses después, el valenciado era destituido tras una racha lamentable de nueve jornadas sin victorias que había puesto al equipo cerca de los puestos de descenso. No entró, pero el riesgo provocó miedo y se tomaron decisiones drásticas. ¿Qué hubiera sido del Córdoba si Oltra hubiese tenido refuerzos en 2016? Nunca se sabrá. Y el técnico, seguramente, jamás lo va a decir en público. Así que capítulo cerrado.

Rafa Navarro | Como en los viejos tiempos

Después de mucho tiempo en la sombra, Rafa Navarro brilla como entrenador. El ex jugador del Córdoba CF fue el jefe desde el banquillo en una temporada histórica para el Atlético Espeleño, que logró el ascenso a la Tercera División. En 2016 se vivió un episodio memorable en la localidad serrana, donde los aficionados al fútbol se frotaron los ojos ante la visión de un acontecimiento inédito. El Atlético Espeleño se garantizó subir a falta de dos jornadas para el final del campeonato de Liga en la Primera División Andaluza. Con su goleada ante el AD San José en el Municipal de Espiel por 4-0, el conjunto de Rafa Navarro dio el salto. Luego acabó proclamándose campeón. Y en su estreno en la categoría de bronce, tras un arranque espectacular, está logrando cumplir las expectativas. Y Rafa Navarro tiene mucho que ver en ello.

Carrión | Un hombre de casa para sostener el edificio

Como Berges, Villa o Romero, Luis Carrión sale desde el filial para intentarlo con el primer equipo. El sustituto de Oltra ha vivido un 2016 excitante. Logró llevar al Córdoba B al título de campeón de Tercera División y al ascenso a Segunda B. Tras ser reclutado de urgencia por González -a propuesta de Emilio Vega, según indicó el club como si fuera necesario hacerlo-, el catalán logró hacer reaccionar a un Córdoba encallado. Con cuatro victorias en cinco partidos, incluyendo entre ellas un doble triunfo en la Copa ante el Málaga con pase a octavos incluido, Carrión ha conseguido terminar el año en una posición más que interesante. "Es el perfil que buscamos, el idóneo para el club", dicho de él Alejandro González, el recién llegado presidente. Joven, de la casa, a precio asequible y con criterio firme a la hora de echar mano de los talentos del equipo. Nada más llegar él al banquillo, el club renovó los contratos a cuatro jugadores del filial (Vito, Galán, Esteve y Jordi). Por ahí van los tiros.

Bebé | Un héroe de barrio por el mundo

En Cañero, donde hay una escuela de fútbol sala que apadrina, le siguen los pasos con veneración. Pero no solo allí. También en Adecor, el club de base en el que se formó y del que dio un salto al estrellato cumpliendo todos los pasos. En 2016, Rafael García Aguilera, conocido con el apelativo de Bebé, hizo historia para su deporte. A sus 26 años, este cierre de El Pozo Murcia se convirtió -junto a Andresito, compañero suyo ahora- en el primer cordobés que ganó el Campeonato de Europa de Fútbol Sala de Selecciones. Lo hizo en Belgrado, en una memorable final frente a Rusia (7-3). Además, también disputó el Mundial de Colombia. A día de hoy, una de las grandes referencias del fútbol sala nacional. También ganó la Copa del Rey con su club. 2016 fue su gran año.

Etiquetas
stats