Gunino y Pinillos, dos alas para un vuelo imposible

Dani Pinillos, en el Real Sociedad-Córdoba | LOF
Los dos laterales del ascenso volvieron a actuar juntos ante la Real Sociedad | No coincidían desde noviembre de 2014 | El riojano fue expulsado en Anoeta

Forman parte de la historia del club. Estuvieron en Las Palmas en aquel mágico 22 de junio de 2014 que desembocó en el ascenso del Córdoba a Primera División después de 42 años. Adrián Gunino y Dani Pinillos, las alas del equipo que subió a la élite, no han encontrado en la máxima categoría la prolongación de la gloria que vivieron en Segunda. Empezaron bien, como titulares en la formación que que Albert Ferrer presentó en el Santiago Bernabéu ante el Real Madrid en la jornada inaugural, aunque en aquella oportunidad Pinillos actuó más adelantado para dejar el puesto en la zaga a Crespo. Tanto el uruguayo como el riojano fueron perdiendo paulatinamente protagonismo al ritmo de las contínuas derrotas del equipo. No se libraron -como nadie- de que la pésima racha les pasara factura. De hecho, estuvieron en los lugares destacados de las quinielas de descartes en el mercado invernal. Miroslav Djukic les tenía en su lista de ausentes permanentes en las convocatorias. José Antonio Romero les rescató para la titularidad.

Gunino y Pinillos no coincidían en la alineación desde el Elche-Córdoba del pasado 23 de noviembre. Los blanquiverdes sacaron un punto en el Martínez Valero que les supo algo amargo: iban ganando por 0-2 y dejaron escapar una ocasión excelente. El uruguayo pasó directamente a la grada después de aquella tarde en Elche. Pinillos aguantó tres partidos más, hasta que el Córdoba visitó el Camp Nou y fue apalizado por el Barça (5-0). Los dos laterales no volvieron a coincidir hasta el pasado domingo en Anoeta. Romero decidió sacarles del ostracismo para incluirles en una convocatoria condicionada por las bajas.

En su estreno como entrenador de Primera, José Antonio Romero optó por la experiencia de Gunino en detrimento de Edu Campabadal, al que dejó en el banquillo. Para la banda zurda no le quedaba más opción. Edimar, el brasileño fichado en el mercado invernal, se quedó en Córdoba por una lesión. El reconvertido Fede Vico, ocupante del puesto, también quedó descartado por el mismo motivo. En su retorno al once no tuvieron una tarde agradable. Se vieron con un compañero menos a los seis minutos y asistieron a una dolorosa remontada del equipo donostiarra (3-1). El retorno del dúo de laterales del ascenso resultó una experiencia irrepetible. En el tiempo añadido en Anoeta, en pleno desbarajuste, Velasco Carballo expulsó -ya lo había hecho antes con Pantic e Íñigo López- a Dani Pinillos por insultar y realizar gestos de reprobación a un juez de línea. Ya no podrá el ex del Orense compartir alineación con Gunino ante el Atlético de Madrid, próximo adversario del Córdoba. Quizá más adelante.

Etiquetas
stats