El Grucal Adesal ofrece su enésima lección de casta

Carrera Solidaria Sonrisa de Lunares. | TONI BLANCO
Las fuensantinas realizan otro ejercicio de supervivencia para doblegar al Leganés (23-22) y mantener intactas sus opciones de fase pese a sufrir las lesiones de Espe López y Lulú Dascalu

Hay cosas que tienen difícil explicación. Sólo se pueden ver. Lo del Grucal Adesal esta temporada es eso. Verlo para tenerle fe. Verlo para comprobar cómo es capaz de levantarse de una colección de “más difíciles todavía” y seguir. Por eso, la próxima semana en Villaverde podrá hablar sin tapujos de que juega una final por disputar la fase de ascenso, algo a lo que se hace acreedor cada vez que pisa una pista esta campaña en el Grupo D de la División de Honor de Plata.

Para ello ha tenido que superar muchos encuentros como el de este domingo ante el Leganés, muy parecido, por cierto, al de la ida. Porque ante las pepineras también sufrieron las fuensantinas. Pero éstas no se cansan en hacer ejercicios de supervivencia. Y ahí reside su mérito. Resumiéndolo: el equipo entrenado por Paco Bustos se quedó sin cambios antes de empezar (como ocurrió en Murcia) porque Espe López tenía problemas en la rodilla y a eso se sumó un fuerte golpe de Lulú Dascalu a pocos minutos para el final. Pero el Adesal ganó, empleando el recurso de volver a poner sobre la pista a Olga Solana, la segunda portera. Toda una señal de lo que se podría catalogar como una plaga desde que comenzó el curso.

Y, hablando de comienzos, el del Grucal fue bueno ante el Leganés. Una defensa bien armada que llevaba al cuadro madrileño al límite del pasivo. Sin embargo, no terminó de concretar en los ataques para haber provocado una hemorragia de dimensiones considerables a su rival. Precisamente, eso fue lo que mejor le vino al conjunto visitante. No inmutarse, seguir y seguir. Fuerte en defensa y efectivo en ataque. Sin florituras. Poco a poco fue reduciendo hasta que borró el 3-0 de salida para poner el 7-7 en el marcador. Había pasado medio tiempo y era la señal inequívoca de que algo no terminaba de funcionar en el Adesal. Obviamente, las pepineras trataban de tapar todas las comunicaciones con Andreea Marin y eso afeaba el buen partido de Alba Sánchez en la dirección. Al menos, las fuensantinas sólo se fueron al descanso perdiendo por la mínima.

Por lo tanto, el partido era casi nuevo. Un gol de Ángela Ruiz en el primer ataque de la segunda parte lo confirmó. Poco después, Arantxa Hernández devolvía la delantera en el marcador con el 15-14. Fue el comienzo de otra historia, alimentada por una doble mixta sobre Jiménez y Ureña. Y, además, Marin ya había desbloqueado sus interferencias. Así, el Grucal llegó a ponerse cinco arriba (20-15). Podía ser el final, pero no. Porque a este equipo afincado en La Fuensanta le gusta lo difícil. Sus ataques perdieron fluidez y el Leganés volvió a superar al Meriem. Y, sobre todo, Lulú quedaba fuera del partido por un fuerte golpe en la rodilla. Bustos echó mano de Olga Solana, a quien situó en el extremo derecho. Y esperó a que la rumana volviera. En ésas, el Leganés apretó hasta empatar. Otro partido nuevo a poco más de seis minutos para el final.

Y hubo tensión y locura. Pocos goles, defensas infernales. Pero, sobre todo, incertidumbre. Andreea Marin y Arantxa Hernández marcaron los goles de la “verdad”, mientras que el Leganés se quedó en errores y exclusiones, una de ellas con 40 segundos por jugarse al intentar situar a una séptima jugadora sobre la pista. Su problema es que el peto de falsa portera no lo tenía bien puesto. Sentenció Arantxa y el último gol fue testimonial. El Grucal había hecho su trabajo por enésima vez esta temporada.

FICHA TÉCNICA

GRUCAL ADESAL, 23: Meriem Ezbida; Alba Sánchez (2), Arantxa Hernández (6), Ángela Ruiz (4), Andreea Marin (8),  Isa Moreno (1) y Lulú Dascalu (2) –siete inicial-, Raquel Guirao (p) y Olga Solana.

LEGANÉS, 22: Esther, Lucas (6), Ureña (3), García (1), Jiménez, Xotchilt (2) y Barrio (1) -siete inicial-, Navarro (2), Martín (4), Caballero, Patricia (3), Sánchez (p) y  Casa.

ÁRBITROS: Vega y Peris. Excluyeron a las locales Moreno, Hernández y Ruiz; y a las visitantes Casa (2), Jiménez, Patricia, Lucas y Caballero.

PARCIALES: 2-0, 3-0, 5-2, 7-6, 8-9, 9-10 (descanso), 11-11, 15-14, 18-15, 20-18, 20-20 y 23-22.

INCIDENCIAS: 150 espectadores en la Sala de La Fuensanta para el partido correspondiente a la decimoquinta jornada de Liga en el Grupo D de la División de Honor Plata Femenina.

Etiquetas
stats