Cuando están los de siempre... y gracias

Markovic, fijo para Oltra. El serbio lo ha jugado todo | ÁLVARO CARMONA
Siete jugadores han intervenido en todos los partidos de Liga | Oltra, entre la vocación y la necesidad para componer el once

Oltra, como la mayor parte de sus antecesores en el banquillo del Córdoba, pidió una plantilla corta. Y ahí la tiene. Una lesión –la de Xisco– y una baja federativa –la de Caballero, hasta enero– le dejan con un margen de maniobra mínimo para componer una convocatoria. Lo del once va quedando cada vez más claro. En las últimas tres jornadas, el único retoque en la formación inicial ha sido provocado por causa de fuerza mayor: la sanción a Luso. El maño está a disposición del equipo para la próxima jornada, por lo que tocará mover piezas y señalar un descarte. Lo del equipo recitable, que quede en la memoria del cordobesismo, se está haciendo realidad ante las circunstancias. Oltra tiene a siete hombres a los que ha usado en todos los partidos disputados hasta ahora en el campeonato de Liga. Y seguirán. Porque los números acompañan pero, también, porque no queda otro remedio a no ser que el técnico valenciano eche mano del filial de Tercera, donde Abel Moreno y Fran Serrano aguardan a que les llegue el momento. Que les llegará porque, para bien o para mal, el campeonato de Segunda es larguísimo.

Domingo Cisma, Deivid, Héctor Rodas, Markovic, Nando, Pedro Ríos y López Silva han intervenido en las seis jornadas del campeonato. Los cuatro primeros no se han perdido ni un minuto. Razak y Florin Andone se cayeron de una cita por una buena causa: acudieron a disputar partidos con las selecciones nacionales de Ghana y Rumanía. De lo contrario, hubieran jugado. Stankevicius está atornillado al lateral derecho de la defensa desde hace cinco jornadas. En la primera, recién llegado, tuvo una moratoria para que, al menos, pudiera aprenderse el nombre de los compañeros. Luso también se ha ganado la confianza del técnico como compañero en el mediocampo de Markovic. Una expulsión ante la Ponferradina le sacó del equipo en la última jornada, aunque vuelve a estar disponible.

El Córdoba no mueve la línea de retaguardia, donde figuran siempre Razak bajo los palos, Stanke y Cisma en los laterales, con Deivid y Rodas en el centro. Si no ocurre nada (malo), no se moverá. El equipo lleva tres semanas sin encajar un gol, con siete puntos sumados y un par de visitas a estadios de alto rango en la división como La Romareda o El Sadar. Un buen motivo para la continuidad en la zaga. Por delante, el incombustible Sasa Markovic. El serbio es fijo y lo ha jugado todo. En el ataque, el protagonismo numérico de Nando, Pedro Ríos y Andone es evidente.

Raúl De Tomás, que ha llegado cedido del Real Madrid Castilla, ha sido titular en las últimas cuatro jornadas. Después de la baja por lesión de Xisco, su papel creció. Habrá que ver qué sucede cuando el balear se restablezca y se plantee la posibilidad de retoques en la zona de arriba, donde se echa de menos la capacidad de definición. En el medio también se suspira por un jugador con capacidad organizativa, un tipo capaz de mover al equipo y marcar ritmos. ¿Víctor Pérez? Aún no. El mercado sigue abierto. Mientras tanto, Oltra exprime a su plantilla corta y el cordobesismo se aprende de memoria una alineación calcada semana a semana.

Etiquetas
stats