González reingresa el millón de fianza y aguarda fecha para el juicio contra León

Carlos González, en la Ciudad de la Justicia de Córdoba | MADERO CUBERO

La situación está igual que al comienzo. Aunque en realidad no es así pues desde el pasado mes de enero los hechos se suceden en una línea quizá bien definida. El caso es que la batalla judicial entre Azaveco (Carlos González) y Aglomerados Córdoba (Jesús León) vuelve a un punto anterior al último conocido. Ocurre después de que la jueza encargada del proceso haya devuelto al primero de los empresarios (González) el millón de fianza que entregara en febrero para dar validez a las medidas cautelares con el segundo (León). El reingreso de dicha cantidad supone, de entrada, que acaba el embargo preventivo a los bienes del último propietario y presidente del Córdoba CF SAD. Este frente se abre en relación a la propiedad de la sociedad, en discusión tras el incumplimiento del último pago de compraventa por parte del cordobés.

Como antecedente sirva recordar que el 28 de enero el Juzgado de Primera Instancia número 102 de Madrid acogió una vista oral entre las partes -en la que Azaveo estuvo representada por el hijo del anterior propietario y presidente de la Sociedad anónima deportiva (SAD), Alejandro González-. Tras esa cita, el propio Carlos González admitió a CORDÓPOLIS que “es difícil” que haya medidas cautelares. Entonces mostraba al mismo tiempo una confianza absoluta en el triunfo en el juicio que tenía -y tiene- que celebrarse. A la fecha del mismo aguarda hoy por hoy el tinerfeño, que mantiene el mismo pensamiento que hace ahora casi cuatro meses.

Pero la jueza Isabel Ochoa, titular del Juzgado de Primera Instancia número 102 de Madrid, adoptó las pertinentes medidas cautelares solicitadas por Azaveco. Éstas no eran otras que el embargo provisional de bienes y patrimonio de diferentes empresas y propio de Jesús León. Tal hecho debía de darse hasta los 4,5 millones de euros que dejó de abonar el montoreño, en último plazo, para certificar definitivamente la compra del Córdoba CF SAD. Es decir, el litigio es para definir en quién recae la propiedad de la anterior sociedad. Eso sí, para que el auto tuviera validez Carlos González había de trasladar un millón de euros de fianza. Lo hizo.

Sin embargo, la emergencia sanitaria por Covid-19 y el estado de alarma declarado a partir de ella llevaron a la inactividad en sede judicial. Por ello, el empresario tinerfeño solicitó a la jueza la devolución del mencionado millón. Fue el 21 de abril cuando hubo conocimiento de dicha decisión por su parte. Después de un mes, Carlos González ya tiene reingresada la cuantía, que reclamó, lógicamente, por la paralización de toda la actividad judicial -salvo la esencial- pero también por el difícil trance económico que significa la ausencia de acción de su empresa como la de otras muchas por la falta de movimiento laboral y comercial durante gran parte del estado de alarma.

Así, tras solicitar premura en la decisión, la jueza Isabel Ochoa aprobó la devolución del depósito hecho. De esta forma, Carlos González obtuvo el millón de euros que ha de aliviar su situación empresarial y aceptó la invalidez del embargo preventivo a Jesús León. Con todo, el tinerfeño se muestra más que tranquilo de cara a la batalla judicial por la propiedad del Córdoba CF SAD. Este frente está a punto de abrirse de nuevo, toda vez que el proceso de desescalada ocasiona la vuelta a la actividad en el ámbito de la Judicatura. Cabe matizar, eso sí, que aún no se sabe de qué forma o en qué tiempos se va a producir en Madrid, dado que la comunidad entra el lunes en fase 1 -en principio sólo para procesos esenciales- Por tanto, el canario aguarda desde ya la fecha en que el litigio sea total en la capital de España.

Etiquetas
stats