Etiquetas

Todo objetivo llega a base de trabajo, esfuerzo y muchísima humildad. Los proyectos cordobeses, por más desgracia que por suerte, no están funcionando y la capital no sabe lo que es el deporte de élite a excepción de Adesal en el apartado femenino y el Córdoba Patrimonio de la Humanidad, en el masculino. Y es que este último club tiene el orgullo de clamar que compiten en la máxima categoría del fútbol sala nacional con tan solo siete años de vida. Una épica aventura que comenzó debido al talento cordobés que había en este deporte, pero que, sin embargo, todos estos futbolistas debían empezar su carrera fuera de la provincia cordobesa debido a la falta de oportunidades. Al ver este nicho, aunque sin intención de llegar a dónde está ahora, José García Román propuso crear un club desde cero, intentando crecer desde la humildad. Aun así, el trabajo y la buena planificación le ha hecho ser el presidente de un equipo de Primera División.

Y es que el presidente del Córdoba Patrimonio de la Humanidad tiene mucho recorrido en la ciudad. Tras conseguir la restauración de la Iglesia de San Agustín, García Román quería seguir dando a Córdoba de los recursos que él mismo piensa que merece. Aun así, el exárbitro de fútbol, impulsor de varios proyectos de medio de comunicación de ámbito local y funcionario como profesión, consiguió ascender a un club califal a la Primera División de fútbol sala, teniendo una plantilla íntegramente cordobesa. Un logro a la altura de muy pocos privilegiados y ahora se marca como principal objetivo consolidar al equipo en la élite. Con la serenidad y la ambición que le caracteriza, José García Román atendió a CORDÓPOLIS para repasar su trayectoria, la actualidad y el futuro a corto plazo tanto de la entidad como de su vida más personal.

PREGUNTA. Me gustaría haber empezado esta entrevista hablando del partido ante el Viña Albali Valdepeñas, pero otro más que se ha suspendido.

RESPUESTA. Van 9 suspendidos más el partido ante el Barcelona por la Champions League, pero eso significa que son 10 suspensiones ya. Eso también nos puede estar condicionando los resultados. De todas formas creo que tenemos que estar orgullosos de lo que se está haciendo en una temporada tan complicada.

P. Tengo todos los partidos aplazados: Betis, Movistar Inter, Valdepeñas, O Parrulo, ElPozo, Jaén Paraíso Interior, Burela, UMA Antequera, Barcelona y nuevamente Valdepeñas. ¿Crees que os ha pasado factura el no tener un ritmo de competición óptimo?

R. El ritmo competitivo es muy difícil siempre, aunque seas un crack como Josan González. Además de él también están los chicos de preparación física que hacen un trabajo magnífico. Esta semana atrás Josan me decía: "¿planifico para jugar o para la siguiente semana?" Y yo siempre le respondía que no sabía porque es muy difícil planificar sin saber si se va a jugar o no y el tener que planificar con sesiones de dos partidos en la misma semana es tremendamente difícil. Yo creo que lo hemos llevado muy bien y así estamos. Otra cosa que también influye es cuando llevas partidos atrasados. Eso te hace estar más abajo en la clasificación y muchas veces es muy significativo como es el caso de la UMA Antequera. Parecía que estábamos más abajo de lo que en realidad estábamos. Eso es una carga psicológica muy importante porque a veces te ves abajo y no es tan real si tuvieras el número total de partidos disputados.

P. Todas esas jornadas suspendidas sin una causa directa por parte de vuestro club. Solo hubo un positivo en la plantilla y no afectó a la totalidad de la misma. ¿Crees que se está siendo injusto con el equipo en este sentido?

R. No lo creo porque ninguno de los rivales habrá querido suspender los partidos y yo siempre digo que las balas nos están rozando y de momento no nos han dado. Otros no han tenido esa suerte y no han podido jugar. Yo creo que es mejor que digan que tienen un número determinado de positivos y se suspenda el partido. Es que ya ha pasado que finalmente un equipo ha jugado y ha contagiado al rival. Por mi parte y con respecto a nuestra plantilla, tengo que estarle agradecida porque también haremos algo bien porque ninguno se ha contagiado. Desear que esta tónica se mantenga y no tengamos positivos relevantes.

P. A pesar de estas 10 jornadas, el Córdoba Patrimonio de la Humanidad está con un colchón importante respecto al descenso.

R. Los tres puntos de la UMA Antequera han servido para abrir un colchón que es muy importante de cara a la recta final del campeonato. Seguimos con más de un punto por partido jugado y eso es importante. Esperemos no pasar apuros en lo que queda de liga.

P. Imagino que cuando creaste el club no se te pasaría por la cabeza estar donde estás ahora.

R. Para nosotros era un sueño jugar en Segunda División B. Me acuerdo que una persona relacionada con el mundo del fútbol sala cordobés me dijo que Córdoba nunca podría tener un equipo en esta categoría. Por aquel tiempo, eran bastante relevantes en la provincia Bujalance, Santaella, Luque... En total eran cinco equipo y sin embargo en Córdoba nunca se había apoyado el deporte de élite y parecía que era imposible. Los jugadores eran cordobeses, pero se iban a jugar a los pueblos y esto hacía que no hubiera un equipo en Segunda B. Nosotros empezamos esto como una forma de colaborar con el deporte y formando un equipo, pero para nada esperaba llegar a donde estamos ahora.

P. Para que esta fuga de talentos no existiese, era importante colocar un equipo cordobés en la élite.

R. Cuando formo el club, todos los cordobeses, a excepción de César, estaban fuera. Me indignaba porque yo lo hablaba con gente de fútbol sala, ya que con el potencial que tenía Córdoba en este deporte era extraño que no tuviese un equipo ni en provincial. Esto me hizo tirar para adelante. En toda España se habla del talento que tiene el jugador cordobés. Es una alegría que un proyecto como este haya llegado a Primera División, pero ahora lo que nos toca es consolidarlo que tampoco es fácil.

P. ¿Por qué crees que Córdoba no tiene más equipos en la élite del deporte?

R. No hay conciencia de deporte de élite en la ciudad. No se apoya al deporte de élite. Yo lo achaco a la política deportiva que se instauró en los 80 por parte de Izquierda Unida debido a que el objetivo era apoyar mucho al deporte base, pero luego a la élite no. ¿Qué pasó cuando llegamos a Primera División? Pues que se duplicaron las fichas de chavales federados en fútbol sala. Es un asunto que en Córdoba no ha logrado entender nadie, principalmente las instituciones que no han apoyado al deporte de élite. Es lamentable que en los últimos 30 años, el deporte masculino solo haya tenido la experiencia en la élite del Córdoba y fíjate cómo ha terminado. Nosotros esperamos romper esa dinámica de Córdoba y demostrar que somos la duodécima capital de España. Es lamentable y para que alguien se lo planteara. A la hora de planificar la política deportiva de la ciudad, habría que plantearse que alguien está fallando. Los directivos no van a ser todos tan malos. Como es el caso del Cajasur de Balonmano que llevan muchos años trabajando muy bien y que no han logrado llegar a la élite. Será por falta de apoyos. Considero que a veces soy un loco luchando contra ruedas de molino porque te das cuenta de que hablas con las instituciones y no se dan cuenta de lo importante que es el deporte de élite. Ahora el ejemplo más claro es que estamos empatados con el Jaén Paraíso Interior en la clasificación (esta entrevista transcurrió antes de que sucediese la jornada 27 de Primera División). Ellos reciben de la Diputación de Jaén 500.000 euros y cuando lo reciben es porque lo ven rentable. De hecho, cuando oímos Jaén Paraíso Interior lo asimilamos al equipo de fútbol sala. El retorno económico que ha tenido esa institución debe ser mucho para seguir apoyando con esa cantidad. Y te digo, 500.000 euros frente a los 62.000 que nos ha dado este año el Ayuntamiento de Córdoba. Luego tenemos que luchar de igual a igual porque el aficionado dice que Jaén, por ejemplo, es más chica que nosotros y no nos puede ganar, pero nadie entiende el apoyo económico que tiene uno y otro. Esperemos romper moldes y que las instituciones poco a poco se vayan sensibilizando en este tema.

P. Lo importante es tener un equipo en la élite para que esa base sirva para algo.

R. Claro. El estudio de Kantar Media para saber cuál fue el retorno económico durante el curso pasado marcaba que esta cifra alcanzaban los 4 millones de euros para el Córdoba Patrimonio de la Humanidad y la liga fue suspendida en la jornada 23. Eso quiere decir que, ¿cuánto se oye y se lee a lo largo de la temporada la palabra Córdoba en los medios nacionales? Porque ya no es solo en tema local porque los medios cordobeses os portáis de maravilla con el club y cualquiera que viene se sorprende de la repercusión que tiene nuestro equipo dentro de la ciudad. Esta repercusión mediática la hace el deporte de élite. Todo el deporte de base tiene su trabajo y hay que cuidarlo también, pero no supone vender la marca Córdoba. También te digo que el deporte de élite también supone que los chavales a la larga quieran participar en el fútbol sala. No hay la misma ahora que cuando creamos el club porque estaba dormida por aquel entonces.

P. ¿Qué supuso para ti que el Córdoba se interesase en el proyecto?

R. No es por nada, pero quien lo consiguió fui yo -entre risas-. En ese sentido, estoy tremendamente agradecido a Carlos González por apoyar en su momento a este proyecto. Creo que hemos ido de la mano y tengo que agradecerle a Javier González Calvo por seguir apoyando este proyecto. Yo creo que tenemos que unir más nuestros caminos para que todo el mundo sienta los colores blanquiverdes ya sea fútbol o fútbol sala. Aunque sean diferentes disciplinas, todos los que sentimos estos colores pues que sintamos estas dos entidades como un mismo club. Ahora que el Córdoba no está pasando su mejor momento, yo me ofrezco a ayudar a aquellos aficionados para que se sientan orgullosos del escudo. Como cordobesista que soy, orgulloso de poner ese granito de arena en este sentido.

P. Lo que es difícil de comprender es que el Córdoba os diese la espalda justo después de ascender a Primera División en Mengíbar.

R. Jesús León se encontró esto y no era muy partidario del fútbol sala. Solo vio el clamor de la calle y que todo el mundo pedía que siguieran nuestros caminos. Muchas veces el Córdoba tiene problemas tan inmediatos que a veces hace que pues no se pueda llegar a eso.

P. ¿Dónde te ves tú en un plazo de 10 años?

R. Metido en más berenjenales y básicamente porque creo que la ciudad nos ha dado mucho y yo creo que hay que devolverle a la ciudad. No podemos ser simplemente un equipo de fútbol sala y que estemos en Primera División. En cuanto a resultados deportivos se refiere pues es difícil porque esto al final se resume en dinero. Los equipos que están arriba pues tienen un gran mecenas detrás llámale Movistar, ElPozo o Jimbee o tienen un gran equipo de fútbol detrás que esté en Primera División. Prácticamente con lo que cobra un jugador de ese calibre tienes para hacer prácticamente todo esto. Estamos dando pasos y yo creo que hay que dar mucho mérito a lo que hicimos la temporada pasada porque con la plantilla que teníamos logramos mantenernos. Este año se ha dado un gran salto y ojalá podamos conseguir la permanencia con unas jornadas de margen. El objetivo es seguir progresando y luchar por la Copa de España o entrar al play off por el título. Estamos trabajando en ese sentido y no te digo que el año que viene, pero en un plazo de tres años y si conseguimos apoyo del sector privado como lo estamos teniendo, pues creo que podemos luchar por entrar entre los ocho primeros. Aun así, el club no se puede quedar en ser solo un equipo de fútbol sala. Tenemos que seguir llevando la marca de Córdoba por todo el mundo. Por otro lado, no descarto meterme en otros deportes, aunque no tengo yo la varita mágica para ascender todo, pero al menos para seguir creando marca como club y como ciudad. Parecerá que soy un friki, pero tengo la fiel idea de que tenemos muchísimo margen de mejora. Tenemos los eSports, los Atómicos o el Club Atletismo Córdoba Patrimonio de la Humanidad. Cosas que nos ayuda a seguir creciendo como club.

P. Por todo lo que estás diciendo y demostrando en tu día a día, ¿sigues creyendo que Córdoba te ha dado más que tú a ella?

R. Yo soy un enamorado de Córdoba. Estoy muy orgulloso de haber ascendido a Primera División, pero el logro más importante de mi vida fue conseguir la restauración de la Iglesia de San Agustín. Yo estaba estudiando Historia del Arte y me metí a dar por saco. Cree una asociación llamada Prisa -Asociación Pro Restauración de la Iglesia de San Agustín- y total que lo conseguimos. Yo creo que los cordobeses no valoramos la ciudad que tenemos porque muchas veces la gente de fuera la valora más que los propios cordobeses. Cada barrio es un museo en sí. Yo sigo convencido de que la ciudad nos ha dado más todavía. Hemos tenido una racha donde han surgido las críticas hacia nuestro club, pero, en general, el 95% de lo que se habla sobre el club es positivo. Es difícil que un club transmita tanta noticia positiva y que la gente esté tan aferrada. No es lógico que un club que se creó hace siete años sea la envidia de toda España en cuanto asistencia al pabellón. Córdoba nos ha dado más y yo creo que todos los cordobeses, ya sean o no aficionados al fútbol sala, tienen que sentirse orgullosos del equipo, del club y por eso creo que nos tenemos que abrir más a la sociedad. El Córdoba tiene 60 años y nunca había sacado una carroza en el día de los Reyes Magos, por ejemplo. Llegamos nosotros y antes de la pandemia sacamos la carroza. Es abrirte a la ciudad y hay multitud de formas para conseguir que la gente esté orgullosa del club.

P. Volviendo al apartado deportivo, otra cosa que no sea consolidar al equipo en Primera División sería un error.

R. Yo siempre he sido optimista en que íbamos a mantener la categoría, pero cuando peor estábamos pensaba que era muy triste descender porque evidentemente sería un paso atrás relevante. Todo esto se agranda cuando ves el dinero que se está moviendo en Segunda División y que retornar a Primera División iba a ser muy difícil. Es verdad que este año es muy difícil porque descienden tres, promociona uno y veníamos de un año donde normalmente los que suben son más flojos, pero aquí subió el Real Betis con un gran proyecto. Era un año muy difícil y yo creo que si esta temporada lo conseguimos, podemos seguir creciendo y no debemos pensar en dar pasos atrás sino en adelante.

P. El proyecto de este año ya ha dado un gran paso con respecto al pasado.

R. Maca tiene mucho mérito por lo que hizo la temporada pasada y con el ascenso. El año pasado llegamos los últimos, económicamente no teníamos nada y entonces el equipo se reforzó con lo que se pudo. Este año hemos dado un paso hacia adelante y los resultados lo están demostrando. El año pasado ganamos cuatro partidos en 23 jornadas y dos porque los pillamos desprevenidos -entre risas-. En la actualidad llevamos el doble de victorias. Eso quiere decir que se ha trabajado en un año muy complicado porque económicamente no tenemos el apoyo importante de las instituciones ni de una empresa privada fuerte. Nuestro principal activo es el público y este año el apoyo económico que estamos teniendo en ese sentido es muy pequeño.

P. Aun así hicisteis un gran mercado invernal, incorporando a Caio César y Lucas Perin.

R. Eso es un trabajo de nuestro cuadro técnico. Eran dos jugadores con distinto perfil porque Caio lo conocía Juanda en concreto cuando coincidieron juntos en aquel Gazprom que llegó a ser campeón de Europa. Entonces sabía todo lo que nos podía dar como así ha sido finalmente. Luego, Lucas Perin nos sorprendió más porque fue una apuesta de futuro. Lucas es un chaval joven, que nos gustaba y lo decidimos fichar, pero siempre se habla de que los brasileños necesitan un tiempo de adaptación. Entonces dijimos de incorporarlo pensando para el año que viene. Una vez que estaba ya fichado nos llegó el interés del Movistar Inter por hacerse con él. Yo dije que lo habíamos fichado para que nos ayudara a mantenernos, no lo hacía con ganas de ganar dinero con él. Nuestra situación era complicada y por nuestra parte no quisimos negociar con ellos, en todo caso que pagara la cláusula, pero nosotros no nos íbamos a deshacer del jugador. Por ello, Lucas, en teoría, que venía como una apuesta para el año que viene, pues ya ha marcado tres goles muy importantes para él porque es un chaval que ha cambiado de cultura muy joven y no es fácil la adaptación.

P. Pase lo que pase en esta temporada y sin olvidar que la salvación no está cerrada, también imagino que trabajaréis con vistas a la próxima campaña.

R. Los representantes te hacen mirar. El hecho de que hagas una buena temporada también significa que los clubes se interesen en nuestros jugadores. Lo principal sería retener a esos jugadores que están siendo importantes. Somos conscientes de que esto será difícil porque alguno se marchará. Además, los equipos ya tienen muy adelantadas sus plantillas y puede ser que el que más atrasado esté seamos nosotros por el simple hecho de que hasta que no tengamos claro dónde vamos a estar, no vamos a negociar. En ese sentido, algún representante nos está premiando para saber lo que pasará con su jugador. También estamos mirando el mercado y si hay algún jugador importante. No quiero ocultarlo tampoco porque salió hace unos días, pero Rafa López estaba en nuestros cálculos como cualquier cordobés que pueda estar a tiro y sea de primer nivel. Lo que pasa es que evidentemente ante una oferta de Movistar Inter poco podemos hacer nosotros. Nuestra modestia es esta y no podemos competir a día de hoy con Movistar Inter por un jugador, pero esperamos que poco a poco esa diferencia que tenemos contra los equipos de arriba se vayan limando.

Publicado el
21 de abril de 2021 - 05:30 h
stats