Cinco datos clave para una permanencia épica en Primera

Celebración de la permanencia en Jaén

Tras ocho días es factible un análisis más detallado. Aunque el balance y el estudio de las estadísticas quedan habitualmente para la semana posterior al fin de temporada, la revisión de todas las cifras y dinámicas ha de esperar en esta ocasión a la siguiente. No en vano, la actualidad manda. Sea como fuere, las próximas fechas son propicias para el repaso a los principales detalles de una temporada realmente compleja. Esto es un curso con dos rivales más -18 en vez de 16-, una plaza de descenso añadida y además un puesto de play out, con múltiples aplazamientos por efectos de la Covid-19 u otras razones y con una carestía de puntos insólita. Todo eso lo deja atrás, por ser superado, el Córdoba Patrimonio de la Humanidad, que mira ya a la campaña que ha de venir mientras saborea una permanencia épica en Primera de la Liga Nacional de Fútbol Sala (LNFS). De hazaña se reviste por la exigencia, con números que pueden destacarse en cinco datos claves.

Hasta 11 victorias, un registro impropio de permanencia

De entrada, existe un apunte que puede pasar desapercibido -y de hecho, de manera incomprensible, queda en el desconocimiento, el olvido o la mínima valoración-. Éste no es otro que el guarismo de triunfos logrados por el equipo de Josan González. Son 11 victorias, nada más y nada menos, las que acumula el cuadro califal en el curso. Un registro impropio de la pugna por la permanencia. Ni siquiera el hecho de que hubiera cuatro partidos más que habitualmente -34 en vez de 30- o la circunstancia de que la diferencia con los mejor clasificados sea notoria resta importancia a la cifra. Con 33 puntos, normalmente, habría sido suficiente no sólo para mantener la categoría en la mejor liga del mundo sino para encontrar tranquilidad en la tabla. Sobre todo porque siempre va a haber empates que vienen a ayudar. Y el caso es que esa casi docena de triunfos queda prácticamente en nada dadas las circunstancias. Es un dato clave y además requirente de máximo reconocimiento.

Sólo cinco equipos reciben menos goles

Pasa desapercibido también, excesivamente además, una estadística. El campeonato termina para el Córdoba Patrimonio de la Humanidad con un envidiable registro en la parcela defensiva. De hecho, sólo cinco adversarios mejoran su estadística en cuanto a goles en contra. La escuadra califal tiene un total de 90, lo que establece una media de 2,65 por encuentro. Y el apunte podría ser mejor de no haber sufrido el equipo de Josan González algún que otro traspié en este sentido. Con mayor exactitud, apenas encajó más de tres tantos en siete duelos: ante el Burela (5-6), en Cartagena (6-0), en Valdepeñas (7-4), ante el Real Betis (4-6) y el Inter (3-7), en Santa Coloma (5-3) y en Ferrol (4-3). Bien es cierto que los dos últimos marcadores pueden excluirse de este análisis al ser ajustados y sin grandes daños atrás. Por cierto, su guarismo lo superan Barça, con 63 dianas recibidas; Palma Futsal, con 67; ElPozo Murcia Costa Cálida, con 79; Inter, con 84, e Industrias Santa Coloma, con 88.

Una segunda vuelta notable

Relación directa con la permanencia, por mucho que fuera sufrida pese a tanto mérito y una trayectoria tan positiva, tiene otro aspecto. Se trata del tercer dato clave para la continuidad en la máxima categoría, sin que el orden importe realmente. Esta vez se trata del formidable crecimiento del conjunto blanquiverde a partir de febrero. Después de un inicio de año complicado, el Córdoba Patrimonio de la Humanidad culmina esta temporada 2020-21 tras una segunda vuelta notable. Dicha idea tiene el fundamento en la suma de, nada más y nada menos, 24 puntos a lo largo de los 17 partidos del período decisivo de Primera. Tal cantidad es superior a la cerrada en la primera etapa de la competición, que acabaran los califales con 16 puntos -como es lógico si uno realiza el cálculo en base a los 40 finales-. De tal forma protagoniza la plantilla dirigida por Josan González un sobresaliente impulso al tiempo que otros rivales comenzaran a entrar en fases de estancamiento e incluso se mostraran casi incapaces de vencer. El registro destaca más si cabe al revisar la causa principal. No es más que la amplia colección de triunfos durante ese tiempo para alcanzar hasta siete, tres más que en los 17 encuentros anteriores. A estas victorias se añaden tres empates más de los que ya tuviera en el casillero el equipo.

Fortaleza en Vista Alegre

Aunque hasta febrero la estadística es bastante discreta para lo acostumbrado, el final del curso depara otro argumento de peso a nivel clasificatorio para la salvación. Éste es la solidez mostrada en el Palacio Municipal de Deportes Vista Alegre, lo que es más notorio justo antes de entrar en marzo. Desde entonces apenas una derrota aparece en el historial del Córdoba Patrimonio de la Humanidad. Se trata de la sufrida, como nota curiosa, en el último choque de la temporada como local, éste con ElPozo Murcia Costa Cálida (1-2). Por poner el ejemplo más claro de esa sensación de fortaleza, que se traduce en resultados y puntos, está el balance de los últimos siete encuentros en feudo propio. Cuatro victorias, dos empates y apenas un tropiezo son los resultados registrados en ese ciclo de contiendas. A nivel global, de toda la campaña, el conjunto blanquiverde cierra con más de la mitad de sus puntos logrados en casa: 25 de 40, y esto es un 62,5 % del total definitivo.

Necesaria reacción ante los rivales directos

No menos importante es el último punto de este análisis, aunque, en efecto, el orden de los factores no altera el producto en esta ocasión. Incluso puede considerarse el de mayor relevancia de todos. El Córdoba Patrimonio de la Humanidad sustenta en gran medida su permanencia en Primera en su respuesta ante los rivales directos. Se trata de una reacción muy necesaria tras una primera vuelta en la que el equipo de Josan González apenas fuera capaz de vencer a O Parrulo Ferrol (6-2) y empatar en la pista del BeSoccer UMA Antequera. El guion concluye con un giro radical en este sentido, ya que a lo largo de la segunda vuelta el cuadro califal cuenta por triunfos sus duelos esenciales: ante el Peñíscola (2-0) y el propio BeSoccer UMA (3-0) y en Tudela (3-4) y en Jaén (2-3). Otros dos choques trascendentales quedan con sendos empates a dos, en Burela y ante Osasuna Magna. Así, sólo la desagradable sorpresa en Ferrol (4-3) evita la casi perfección.

Etiquetas
Publicado el
7 de junio de 2021 - 05:30 h