Era, es y será de Primera

El Córdoba Patrimonio vence en Jaén y se garantiza seguir en Primera

0

Por si alguien las tuviera destroza las más mínimas dudas. Es de Primera. Y lo es por sacrificio, voluntad, constancia y, sobre todo, mucha fe en el trabajo propio. Lo es como lo era en los peores tramos de la competición y en los últimos días, cuando la incertidumbre creciera. Y no deja de serlo por la valentía de quienes comandan el proyecto: José García Román desde el primer día y Josan González desde hace poco más de un año, entre otros muchos. Era, es y, lo más importante, será de Primera. El Córdoba Patrimonio de la Humanidad continúa en la máxima categoría tras superar al Jaén Paraíso Interior en un partido vibrante, sin descanso y con dosis de calidad y esfuerzo del conjunto blanquiverde realmente admirables. El 2-3 final es sólo reflejo de la intensidad de un duelo que, por suerte y aun cuando el técnico local se mostrara un poco alejado al fair play, no supone mal mayor para el cuadro de la capital del Santo Reino. Porque en una tarde de absoluta locura el Palma Futsal envía en el último suspiro al Burela al play out con un empate a cuatro. Sí, será de la mejor liga del mundo.

Desde una hora antes del encuentro era totalmente perceptible la importancia del partido. Pero fue mucho más clara la sensación cuando más próximo estaba el inicio. El ambiente de La Salobreja, con una entrada máxima de 500 espectadores en esta ocasión, era el propio de las grandes citas, como se suele decir. La afición del Jaén Paraíso Interior caldeaba el pabellón, ya de por sí caliente por la temperatura, y de entrada ya resultaba gratificante vivir un espectáculo como éste después de más de un año de inactividad o recintos vacíos. Sea como fuere, en la pista los dos equipos aparecían como si nada sucediera a su alrededor. En juego estaba la permanencia directa, sin necesidad de padecer el insólito play out. Aunque ambos conjuntos dependían de sí mismos, pues con una victoria en cualquiera de los casos se evitaba la promoción, era el Córdoba Patrimonio de la Humanidad el que partía con ligera desventaja por aquello de ocupar la plaza que nadie quería.

Se dejó sentir esa circunstancia al comienzo del choque, con una fuerte presión que permitió un robo y una primera ocasión. Fue Shimizu quien lo intentó ante Marcao, pero sin fortuna. Tras la briosa salida al parqué del equipo de Josan González fue el Jaén Paraíso Interior el que tomó la alternativa en ataque, sobre todo por medio de Mithyuê, que obligó a intervenir a Prieto para impedir el gol. Vistas las intenciones del cuadro de la capital del Santo Reino, los blanquiverdes procedieron a una defensa a media cancha que les posibilitara gozar de mayor seguridad atrás. También porque antes de llegar a los dos minutos de juego acumulaban ya dos faltas. Había que andarse con cuidado en ese sentido. En cualquier caso, el Córdoba Patrimonio de la Humanidad no dejó de mirar a la portería rival, y con un par de buenas transiciones llevó el susto a la grada de La Salobreja. Primero la tuvo Jesulito con un disparo cruzado que se marchó por línea de fondo por muy poco.

Después de la oportunidad del gaditano surgió el otro ala de la vecina provincia, Zequi, quien sin embargo no supo finalizar. Entre medias, en un partido con un ritmo endiablado, Mithyuê acometió con peligro de nuevo con un tiro de media distancia. Aun así, la opción clara del conjunto jiennense fue la que tuvo poco después Campoy, ante la que tuvo que reaccionar Prieto. La contienda no ofrecía respiro y unos compases después hubo de salvar el equipo local bajo palos un remate de Shimizu. El guardameta de la escuadra califal estaba, precisamente, en uno de sus duelos de mayor concentración. Ejemplo de ello fue la oportunidad que salvó ate Alan Brandi, quien quedó solo ante el madrileño tras pérdida visitante en la línea central. Y a los segundos respondió con otra gran parada el portero ante el mismo jugador rival. En ese instante vencía el Palma Futsal en Burela, lo que favorecía al Córdoba Patrimonio de la Humanidad.

Pero no podía dependerse de otros resultados, así que en cuanto tuvo posibilidad se adelantó el equipo de Josan González. Otra gran transición la culminó Alberto Saura con un 0-1 que enfrió por unos instantes el ánimo de la afición local. El Jaén Paraíso Interior procuró reaccionar, pero el conjunto blanquiverde se mantenía bien en defensa y Prieto permanecía como un auténtico muro. Y de tal modo pudo llegar el segundo tanto visitante con un tiro ajustado al palo corto de Saura. Intervino providencialmente Marcão para evitarlo. El murciano pudo anotar también algún minuto después, pero le sobró un recorte y el guardameta local le tapó. En esa acción cayó el pívot y se generó cierta polémica porque los futbolistas amarillos iban a detener el choque pero su técnico, Dani Rodríguez, les reclamó que no lo hicieran. Tras un tiempo de más tensión que juego, pero siempre sin mayores problemas, resplandeció un hombre. Shimizu agarró el cuero cerca de la línea de doble penalti y sin pensarlo lo colocó donde anidan las arañas. Su golazo fue más que eso: una obra propia del Renacimiento.

Resistencia y recompensa

Al descanso la situación era la mejor posible para el Córdoba Patrimonio de la Humanidad. Mandaba, y no sólo en el marcador, en su partido y además el Burela cedía ante el Palma Futsal (0-1). Restaban 20 minutos para garantizar la presencia un año más, el tercero consecutivo y en la historia, en Primera. Era necesario mantener la calma para seguir con el control del duelo e impedir que el Jaén Paraíso Interior reaccionara. Pero no iba a ser fácil y quedó demostrado en el 22 con un potente lanzamiento de falta de Felipe Mancha. De nuevo, Prieto repelió con total seguridad. La opción del ala fue una declaración de intenciones del equipo de Dani Rodríguez, que elevó el ritmo y la presión para recortar diferencias. Así, en el 24 Campoy rozó el 1-2. La suerte se alió con los califales, ya que el cuero golpeó en la madera. El mismo rival fue el que probó al madrileño un minuto después. Ahí el escenario era un tanto más complejo pues el cuadro gallego, tercero en discordia, igualó su encuentro. Aun así el average particular favorecía a la escuadra de la capital del Santo Reino.

Mientras la tarde proseguía con máxima tensión, el conjunto blanquiverde estuvo cerca de hacer el tercero. Sólo una meritoria intervención de Marcão, que mandó a córner, lo evitó ante duro disparo de Zequi. La oportunidad del gaditano fue sin embargo un espejismo dentro de una segunda parte en que el Jaén Paraíso Interior apretaba cada vez más. Attos intentó también reducir la distancia, pero otra vez Prieto actuó. Los amarillos se mostraban insistentes en ataque, si bien el Córdoba Patrimonio de la Humanidad estaba bien armado atrás. En ese instante, un hipotético empate en La Salobreja significaba para los de Josan González jugar el play out. Había que aguantar por lo civil o lo criminal, como suele decirse. Al tiempo, tocaba arremeter contra el marco contrario si surgía la ocasión. Lo hizo Zequi y bien, pero otra vez el cancerbero local abortó el peligro. Los arqueros sostenían a sus equipos, como se comprobó con el madrileño del cuadro califal a tiro de Felipe Mancha y también tras el rechace, ante Alan Brandi.

La presión era creciente por parte del Jaén Paraíso Interior, que acarició el 1-2 con un difícil remate de Felipe Mancha. Era instante de suspirar con alivio. Por si fuera poco, a falta de ocho minutos en La Salobreja el Burela remontaba ante el Palma Futsal. Ahí el cuadro amarillo se veía en play out. El choque entraba en una nueva dimensión: ya sí era a vida o muerte, aunque del todo pues sólo suponía competir por la salvación en otros tres partidos -o dos-. No quedaba más remedio que sufrir. Sobre todo porque el equipo de Dani Rodríguez, como era lógico, persistía en materia ofensiva. A poco menos de siete para el final, Mithyuê envió el balón al palo. Otro momento de respiración profunda. El ritmo vertiginoso del encuentro quizá hizo obviar el peligro de la acumulación de faltas y de repente, en una rara acción, el Córdoba Patrimonio de la Humanidad llegó a bonus. Y la posibilidad de gozar de un doble penalti quiso explotarla la escuadra local con juego de cinco. Míchel tomó la camiseta negra. Quedaban 5:48 para la conclusión.

Sin embargo, los jiennenses no supieron aprovechar ni la acumulación de faltas del rival ni el juego de cinco. De hecho, le salió cara la jugada a Dani Rodríguez. En una recuperación, con la puerta vacía, Zequi disparó y anotó el 0-3. La resistencia tras el buen juego comenzaba a a otorgar el justo premio al Córdoba Patrimonio de la Humanidad. Incluso el gaditano pudo marcar de nuevo a portería libre, pero esta vez se marchó fuera por muy poco. Ricardo también acarició el 0-4, pero se topó con Marcão. El Burela vencía por 4-3 al Palma Futsal y todo continuaba igual: al Jaén Paraíso Interior le tocaba acudir al play out. Pero la escuadra de la capital del Santo Reino no estaba dispuesta a rendir armas y a falta de 44 segundos recortó diferencias con un trallazo cruzado de Felipe Mancha. El panorama se complicó aún más a menos de nueve segundos para el sonido de la bocina. Felipe Mancha, otra vez, hizo el 2-3 y se tensaba la cuerda. Pero el Palma Futsal equilibró la contienda en Burela (4-4) y ambos equipos se salvaban. Esto no impidió que el juego estuviera detenido por una tangana en la pista. Principalmente porque Dani Rodríguez insistía en igualar el resultado pese a que el peligro había pasado.

Etiquetas
Publicado el
30 de mayo de 2021 - 19:57 h