Córdoba Futsal

El Córdoba Patrimonio y una bala clave para la ilusión

Jugadores del Córdoba Patrimonio antes de un partido

Mucho que ganar, pero también mucho que perder. El Córdoba Patrimonio de la Humanidad atraviesa su peor momento desde que llegara a la Primera División de la Liga Nacional de Fútbol Sala. Nunca tardó tanto en sumar su primera victoria en una temporada, y eso ha provocado que el cuadro blanquiverde se haya quedado atascado en la zona baja de la clasificación. En efecto, el plantel de Josan González, a falta de un compromiso para cerrar la cuarta jornada (el cual no va a afectar a los cordobeses), ocupa la decimoquinta posición con tan solo un punto de doce posibles. Por tanto, la franja del descenso se ha convertido en la zona de convivencia habitual desde que se iniciara este curso 2022-23. No terminan de cuajar las sensaciones en una campaña que está resultando realmente complicada para los blanquiverdes, que, entre lesiones y problemas burocráticos, aún no han podido completar una sesión con el grupo al completo y al 100% físicamente.

De hecho, tras recuperar el pasado fin de semana a Viana, que además se estrenó con gol, y a Zequi, al que se le vio aún lejos de su mejor versión, el equipo sigue todavía pendiente de las recuperaciones de Lucas Perin y Jesulito, mientras que Pablo del Moral, aunque entró en la convocatoria, no disputó ningún minuto. Por tanto, el preparador pontano espera poder recuperar más efectivos en esta nueva semana, que se presenta fundamental para los intereses de los cordobeses, que podrán de nuevo encadenar dos jornadas consecutivas al dejar atrás los parones por los compromisos internacionales. De este modo, la regularidad es la dinámica que pretende alcanzar un Córdoba Patrimonio muy castigado por los vaivenes, tanto físicos en sus jugadores como en lo que al calendario se refiere. Un caos del que pretende despertar con un bala que puede ser fundamental en la ilusión de su hinchada.

No cabe duda que el peso de Vista Alegre será imprescindible para reconducir el rumbo, así como para recuperar una ilusión que, tras los malos resultados, ha quedado dañada. Por tanto, la mejor oportunidad llegará este próximo fin de semana, pues los califas reciben en el feudo capitalino al Real Betis, en un derbi de máxima necesidad y del que se espera que el recinto cordobés se convierta en una verdadera caldera, teniendo en cuenta, además, que los verdiblancos, como ya ocurrió con el Jaén, contarán con un importante desplazamiento de sus aficionados.

Sumar el primer triunfo será el gran objetivo de un Córdoba Patrimonio herido en su orgullo pero hambriento de victorias. Y los béticos pueden ser la primera víctima de la temporada. Y es que el triunfo no solo permitiría tomar oxígeno en lo clasificatorio, sino que serviría como dosis extra de moral de cara a contar con una masa social cada vez mayor. Ceder de nuevo, por el contrario, podría suponer una losa muy difícil de levantar. Con todo lo que ello conlleva. Trabajo, trabajo y trabajo. No hay otra fórmula para escapar de la delicada situación en la que andan metidos los de Josan, que tratarán de recuperar lo antes posible el terreno perdido.

Etiquetas
stats