Crónica

Y pudo ser mejor para el Bujalance

Lance de un partido del Bujalance.

0

No está mal. Aunque tampoco bien después de lo vivido. Probablemente ésta sea la sensación de todos los componentes de un equipo cuya seña de identidad comienza a ser la capacidad de sacrificio. Si bien encadena tres partidos sin conocer la victoria, el Bujalance logra un valioso punto en la pista del Cádiz Virgili. Importante sobre todo por el hecho de que no se le escapa definitivamente en la tabla. Los rojillos consiguen un empate cuando todo hiciera pensar en un severo castigo. Esto es tras remontar un 3-0 adverso al descanso pero después de conceder el 4-4 definitivo. También con la gran opción del triunfo en el último suspiro. La madera lo impide ante Antoñito en un penalti ejecutado a siete décimas de la bocina. En resumen, el equilibrio es positivo pero bien pudiera haber sido mejor el resultado para el cuadro cordobés.

Comenzó el partido con el Cádiz Virgili mucho mejor en la pista. De hecho, apenas dio opción al Bujalance de entrar en juego. Mucho menos le permitió generar acciones en ataque. Durante el período inicial el dominio amarillo se percibió sobre todo a través de las obligadas intervenciones de Zafra bajo palos. El guardameta rojillo realizó una gran parada al segundo minuto tras disparo de Iván. También tuvo que el cancerbero unos instantes después para evitar el tanto de Quique. Imposible para su respuesta fue un lanzamiento de falta por parte de Andresito, que adelantó al equipo de Pepe Narváez en el 6. El tiro se produjo al borde de la línea de área tras infracción de Pedro Catiti. El cuadro de Fermín Hidalgo trataba de rehacerse pero no lo conseguía ante el ímpetu del conjunto local, que buscaba el segundo tanto.

Ese 2-0 bien pudo llegar en el minuto 9. Sin embargo, la madera prestó colaboración a la escuadra cordobesa en esta ocasión, con intento ofensivo de Mario. Poco después pudo al fin el Bujalance poner la alternativa. Fue con un lanzamiento de falta por parte de Julio, que estuvo muy cerca de igualar la contienda. Lo impidió el portero gaditano con una parada que fue refrendada en el electrónico con el segundo gol de los suyos. Andresito obtuvo beneficio de un rebote que despistó a Zafra bajo palos y anotó otra vez en el duelo. Sin duda, el guardameta era el mejor de los rojillos, lo que demostró con dos nuevas intervenciones ante sendos chuts de Mario. Poco menos de tres antes del descanso, Fermín Hidalgo optó por el juego de cinco, con el que apenas ocasionó peligro. Lo contrario sucedió en el 19, cuando Mario logró perforar las redes visitantes de una vez por todas. Marcó tras girar y en caída, con un balón que se marchó a toda la escuadra. Con el 3-0 llegó el asueto.

La situación era muy compleja para el Bujalance, que quizá debía apostar rápido por el portero jugador. No lo consideró así su técnico. Y acertó. Los rojillos salieron mucho mejor que en la primera parte y fueron superiores desde el inicio. Así, en el minuto 21 se produjo un primer aviso por parte de Julio. El cancerbero local desvió a córner, que tuvo una magnífica consecuencia para su adversario. Porque los de Fermín Hidalgo recortaron diferencias por mediación de Jesús Medina. Tras el tanto, el equipo del Alto Guadalquivir siguió por encima del Cádiz Virgili tanto a nivel defensivo como a la hora de salir a la vanguardia. Aun así, los amarillos tuvieron oportunidades para anotar. Las tuvo también el conjunto cordobés, que estrechó el cerco en el electrónico gracias a un disparo de Antonio Catiti que despistó al cancerbero tras tocar en Isra Richarte.

Dicha diana abrió otro escenario, en el que los bujalanceños decidieron ir a por todas. Y ni un minuto, dentro del 30, les costó empatar un marcador que era muy adverso en la reanudación. Un libre directo lo convirtió Cristóbal en el tercer gol rojillo. El Cádiz Virgili parecía descompuesto, y en realidad lo estaba. Hasta el punto de que se vio con cinco faltas en el 30. En la quinta se produjo el aldabonazo definitivo con un remate de inteligencia de Antonio Catiti. El veterano futbolista estableció el 3-4 en un descuido de los amarillos tras el lanzamiento. El equipo de Fermín Hidalgo ya tenía premio y era capaz de manejar el choque. Sin embargo, en el 31 Andresito surgió de nuevo para marcar su tercero de la tarde y el 4-4 con que concluyó la contienda. Desde entonces hasta el final, el conjunto local estuvo más volcado en ataque. El equilibrio bien pudo romperse en el último suspiro, cuando la escuadra del Alto Guadalquivir tuvo un penal. Faltaban siete décimas para la bocina, pero Antoñito envió al palo.

Etiquetas
Publicado el
28 de febrero de 2021 - 05:20 h
stats