Un frío hasta pronto

Moha trata de superar a un jugador del Granada B. | TONI BLANCO

La despedida, que en realidad no lo es, resulta desagradable. El deseo no se cumple y la desazón aparece. Con mayor intensidad si cabe debido a las circunstancias. Porque la derrota duele siempre, pero en ocasiones es más dolorosa. En el Córdoba B saben del efecto de una caída que es consecuencia de determinados condicionantes y no de una causa clara. Varias ausencias, todas notables, y dos penaltis en contra suponen detalles que esta vez el conjunto blanquiverde no consigue superar. Los de Carlos Losada no fueron capaces de responder a las dificultades ante un Granada B al que le fue suficiente estar en el lugar adecuado y en el momento oportuno. No en vano, poco ofreció el cuadro nazarí para llevarse un triunfo tan cómodo de El Arcángel. Se marchó con un 1-3, una felicidad desmedida y con algún gesto un tanto desacertado que terminó con una pequeña polémica y dos expulsiones, una por contendiente. También es cierto que la escuadra califal tampoco hizo más en un partido que significó un frío hasta pronto. Al menos, el filial entrará en 2017 fuera de la zona de peligro.

De entrada, el Córdoba B llegó al choque con cuatro bajas sensibles. Losada no pudo contar con el sancionado Quiles, ni con el lesionado Sebas Moyano. Tampoco con Javi Galán y Esteve Monterde, que estuvieron con el primer equipo en Oviedo. Así, el conjunto blanquiverde saltó al verde con un once reconstruido y con recursos poco habituales en el banquillo. Un hecho éste que en principio no sintieron en exceso los blanquiverdes, dado que el partido resultó de todo menos interesante. El Granada B quiso proponer, pero no lo consiguió. Cierto es que el conjunto nazarí mantuvo el control del esférico, si bien no lo es menos que apenas intimidó a Marc Vito. Eso sí, en el minuto 6 supo martillear la esperanza local con un gran tanto de Aly Malle, que cabeceó a la perfección un buen lanzamiento de falta de Tomás. Los califales trataron de reaccionar acto seguido, cuando Soler intentó sin acierto el empate. El premio lo encontró en el 13 el juvenil Alberto, que aprovechó un rechace en el interior del área para de potente disparo batir a Pol.

El choque volvía a su punto de partida, con equilibrio en el tanteador. Y de repente comenzó a entrar en fase anestésica. Nada de interés sucedía en las áreas. Sólo tras la primera media hora de juego merodeó el Granada B el territorio de Marc Vito, quien en el 31 blocó sin problemas un tiro lejano de Hongla. Más clara fue la ocasión que vino en el 34, ya que el cuadro nazarí contó con un penalti para volver a tomar ventaja en el marcador. No lo consiguió. Tomás asumió la responsabilidad y no acertó, ya que mandó el esférico a la madera. El balón golpeó en el larguero y salió despedido hacia afuera. Respiró Carlos Losada. Tras esas efímeras hostilidades la nada volvió al césped por parte de los dos equipos, de forma que alcanzaron el descanso con tablas en el tanteador.

La reanudación no trajo consigo un despertar del fútbol en El Arcángel, donde el frío se hacía cada vez menos soportable. Es lo normal por estas fechas. Ninguno de los dos equipos fue capaz de sacar de la somnolencia un partido que en 45 minutos sólo deparó dos apuntes significativos. Los dos en contra del Córdoba B. El primero llegó con el 1-2 de Tomás. El atacante del Granada B tomó un balón tras una pérdida local y con un perfecto tiro cruzado batió a Marc Vito. El filial blanquiverde no daba sensación de haberse roto, pero tampoco se recompuso de tal forma que pudiera advertir a su rival de la intención de voltear la realidad existente.

Así, hasta el 82 nada más ocurrió. En ese instante, Matheus buscó el tercero tras una buena salida a la contra y Vito le derribó en el interior del área. Penalti y, esta vez sí, gol del delantero que sufrió la infracción. La forma en que anotó el punta no gustó al portero, que le desairó. Mucho menos agradó dentro y fuera del campo el baile de todos los jugadores visitantes, a pesar de que su técnico les exigió que dejaran la desafortunada celebración. Al final, polémica y doble expulsión: primero vio la roja directa Hongla y después el propio Vito. Ahí terminó el duelo, pues ninguna acción más digna de mencionar se dio.

FICHA TÉCNICA

CÓRDOBA CF B, 1: Marc Vito, Soler (Leto, 67´), Fran Serrano, Pablo Vázquez, Víctor Mena, Jordi Ortega, Alberto, David Moreno (Raúl Garrido, 78´), José Antonio González, Vera (Víctor Díaz, 56´) y Moha Traoré.

GRANADA CF B, 3: Pol, Corozo, Pawel, Hongla, Estupiñán (Entrena, 59´), Pol Llonch, Navarrete, Aly Malle (Sulayman, 69´), Clifford, Tomás y Matheus (Marc Nierga, 85´).

ÁRBITRO: Chavet García (Comité Andaluz). Expulsó con roja directa al local Marc Vito (82´) y al visitante Hongla (82´). Mostró cartulina amarilla a los locales José Antonio González y Marc Vito; y a los visitantes Estupiñán, Navarrete, Matheus, Tomás y Pol Llonch.

GOLES: 0-1 (6´) Aly Malle. 1-1 (13´) Alberto. 1-2 (52´) Tomás. 1-3 (82´) Matheus, de penalti.

INCIDENCIAS: Partido correspondiente a la décimo novena jornada del campeonato de Liga en el Grupo IV de Segunda B, disputado en El Arcángel ante unos 250 espectadores.

Etiquetas
stats