Frenazo en seco del Cajasur CBM

.

Los resultados positivos del Cajasur CBM se vieron frenados en el barrio de Fátima. Los cordobeses fueron vencidos por el Ford Alisauto BM Torrelavega (26-28), cuarto clasificado de la División de Honor Plata, el cual demostró una capacidad ofensiva eficaz ante los de Jesús Escribano, en el choque aplazado y correspondiente a la jornada decimocuarta. A pesar de ello, la escuadra cajista dio la cara en todo momento, manteniendo casi siempre la ventaja negativa de dos goles en el electrónico y, por ende, viva la fe para el triunfo cordobés. Pero no pudo darse.

Con gran intensidad se vivió en el barrio de Fátima el encuentro. Tras unos primeros minutos de dominio cordobés, los torrelaveguenses tomaron la iniciativa con ofensiva tras fallo local. Murillo Araújo, guardameta del Balonmano Torrelavega, fue vital para los suyos y rechazaba varios intentos del Cajasur CBM. Rafa León, tras una serie de intervenciones del arquero visitante, aprovechaba un balón suelto en el lateral del área para marcar un tanto que sería respondido por los cántabros. El extremo cajista sería también tremendamente incisivo en siguientes acciones, aprovechando huecos en la defensa rival, naranja en el día de hoy. Por parte del Torrelavega, Nicolai Colunga tuvo un tramo realmente estelar adentrándose en la zaga rojilla y destacando como playmaker del equipo cuando se le necesitaba.

Tras unos primeros minutos de igualdad, esto precedió a un vaivén entre ambos conjuntos, donde el Córdoba BM salió ganando y trayéndose de botín una ventaja de tres goles a poco de terminar el primer tiempo, con Nano como protagonista. También se dio la primera aparición en el partido en la faceta goleadora de Filipe Martins, zafándose de su par en el costado izquierdo del territorio cántabro. Aun así, Lombilla adelantaba a los suyos tras un fallido ataque total de los locales y puso el 11-13 en el electrónico de Fátima. Superioridad ofensiva de los pupilos de Álex Mozas, que se aprovecharían de la tardía aparición de Jorge Nazario en jugada colectiva, aunque a la postre sería el máximo anotador local (7 goles).

Con 6-5 en el marcador, sonaba la canción Beat It, de Michael Jackson, en el Pabellón de Fátima, algo que finalmente se pudieron atribuir los cántabros y así lo demostraron en gran parte del encuentro. El Cajasur CBM sufrió desde las esquinas con Cangiani, aunque también, pero en pequeña manera, con el extremo José Carlos Hernández. Jorge Nazario, lanzando las ofensivas cordobesas, ponía la igualdad en el marcador sacando a relucir su capacidad efectiva desde los siete metros. Tras ello, Nicolai Colunga comandaba los ataques del Torrelavega, erigiéndose como la base de las jugadas ofensivas de los visitantes en el Pabellón de Fátima y ordenando las acciones de sus compañeros. A pesar de su condición de favoritos, los cántabros no se despegaban más de dos tantos en el marcador, lo que alentaba siempre las esperanzas del cuadro cajista, que encontró en Aitor Gómez uno de sus principales argumentos en ataque. Una pérdida en el centro del campo posibilitó la ventaja de dos en beneficio de la escuadra visitante tras aprovechar el ataque de siete de los granates.

Lo cierto es que los de Álex Mozas estuvieron casi siempre en el alambre, ya que el empuje de los cordobeses en parte superaba la capacidad ofensiva -de sobra conocida- de uno de los equipos punteros de la categoría, e incluso ponía más cerca la victoria local. Sin embargo, las indecisiones en defensa condenaron a los cajistas, ya que el virus del error se propagó también en la faceta ofensiva en los últimos minutos. De nuevo Murillo Araújo se impuso en los duelos uno para uno y certificó la victoria visitante en un feudo que rozó el lleno absoluto.

Etiquetas
stats