El Fontanar, una historia de colas y malestar

Usuarios de El Fontanar esperan para acceder al recinto.

Probablemente sea uno de los lugares más adecuados ya a la nueva normalidad, que es la forma en que se denomina el tiempo tras el estado de alarma. Sin embargo, está muy lejos de mostrar una imagen no sólo próxima a la habitual antes de marzo y de lo que pueda considerarse un correcto funcionamiento. La razón es la prevención ante el riesgo de contagio de Covid-19 pero también, según quienes sufren la situación en no pocos momentos, a la escasez de recursos. El caso es que El Fontanar aparece casi todas las mañanas, a primera hora, con colas -más o menos largas, depende del día- para acceder a su interior. Un hecho éste que, en ocasiones, genera no sólo molestias entre los usuarios a nivel horario sino significativos atrasos a la hora de entrar en unas instalaciones, que, como las demás, se rigen por estrictas normas sanitarias.

La escena se repite con demasiada frecuencia, tal y como apuntan a CORDÓPOLIS usuarios de las instalaciones. Pero es mucho más llamativa los lunes y los miércoles, jornadas en las que algunas personas necesitan incluso media hora de espera en el exterior hasta tener posibilidad de acceso. “Parece un concierto de U2”, afirma Belén Recio respecto de esta circunstancia. La atleta, una de las grandes figuras recientes del deporte cordobés, es una de las afectadas por la falta de agilidad en El Fontanar. Ella, que fue internacional en numerosas ocasiones entre 2003 y 2007 o que se alzó campeona de España más de una decena de veces -en distintas pruebas- sigue muy ligada a la que fue su vida años atrás y entrena en la pista del recinto.

Por ejemplo, el lunes volvió a darse la imagen de colas a las puertas de la instalación. Muchos, como Belén Recio sin ir más lejos, tuvieron que aguardar media hora para entrar. Tal problema se produce a pesar de que cada atleta tiene reservada plaza para entrenamiento. Al parecer, el contratiempo tiene lugar por falta de recursos humanos pues suele haber una sola persona encargada de atender el paso al interior de todos los deportistas. Este detalle, unido a que ya no se utiliza el pase de torno, provoca que practicar deporte, sobre todo atletismo, en El Fontanar resulte una tarea complicada. “Hay poca agilidad a la hora de acceder”, señala la histórica campeona de España.

De ahí que sea creciente el malestar entre los usuarios de las instalaciones. Y éste no se da únicamente por el padecimiento que significa alcanzar la pista sino por alguna otra razón. Básicamente porque los deportistas se sienten agraviados con la condición de uso -en relación al pago concretamente- del recinto. En base a las reglas marcadas para la nueva normalidad, cada atleta tiene la posibilidad de reservar un máximo de tres días a la semana -esto es doce en total cada mes-. Sin embargo, se mantiene la cuota completa -es decir, abono de carácter mensual-. Dicha circunstancia termina de generar enfado entre quienes pretenden continuar con su rutina saludable. O también a nivel competitivo, que no falta esto.

Las instalaciones deportivas de El Fontanar se reabrieron el lunes 18 de mayo, con la ciudad -así como la provincia y la región, al igual que el resto del país- en el proceso de desescalada del estado de alarma. Por tal motivo, y aún dentro de la denominada nueva normalidad, el Imdeco ideó, como resultaba conveniente, un plan de utilización del recinto. Las medidas sanitarias son necesarias y permanecen, tales como aforo máximo de corredores en la pista. No es esto, lógicamente, lo que conlleva la molestia y las correspondientes quejas de los usuarios. Son, precisamente como se expuso, los errores en el funcionamiento.

Etiquetas
stats