El fichaje de mayo: la afición juega

Córdoba - Reus (1-0) en El Arcángel | MADERO CUBERO

No encuentra el cordobesismo mejores momentos para mostrar su verdadera esencia que estos que viene coleccionando su equipo en los últimos tiempos. Después de una brusca bajada desde el cielo de los sueños de ascenso al barro de la lucha por la permanencia, la hinchada del Córdoba ha decidido jugar su papel. Por encima de las críticas a la gestión de la entidad -que se mantienen y se expresan públicamente-, los seguidores más fieles han aparcado cuestiones extraportivas para abanderar la lucha por la salvación. Ante el Reus, el rol de la grada resultó clave. No acudió, sin embargo, en las cantidades que se podían pensar dada la promoción lanzada por el club. Muchos abonados -más de cinco mil- siguen quedándose en casa. Los asientos no se ocuparon -un síntoma que exige reflexión sobre la calidad del producto que se ofrece-, pero el ambiente, aún sin lleno, resultó conmovedor. Y tremendamente útil, según reflejaron los propios protagonistas.

“Cuando esto es así, es la hostia. Los rivales ven cómo está el público con nosotros y a los chicos, si están en un mal momento, les viene bien sentir palabras de aliento”, admitió en la sala de prensa un emocionado Carrión. Al catalán le llueven silbidos, pero esa circunstancia la obvia porque pone por encima al Córdoba, un club “en el que he sufrido, llorado y reído durante muchos años, dejándome el alma hasta en Tercera”, dijo en las vísperas del choque frente al Reus. La visita de miembros de la plataforma CCF Somos Nosotros al entrenamiento para expresar su “confianza” a los jugadores de la plantilla y la tregua de Incondicionales en su huelga de animación por su conflicto con los rectores del club fueron detalles reveladores. Los aficionados se han movilizado para defender a su equipo.

Carrión conoce de primera mano los códigos de comportamiento del cordobesismo y sabe qué es lo que se necesita en estos momentos. Ya vivió un ascenso a Segunda en 2006 como futbolista blanquiverde. Ahora sufre “como el que más” una situación que parece salvable después del apurado triunfo del sábado. “Buena parte de la victoria ha sido por el apoyo que hemos tenido durante la semana y en el partido como colofón. Solo podemos agradecer y esperar devolverlo en Cádiz”, apuntó. A Carranza irán seguidores cordobesistas en varios autobuses de peñas.

El Arcángel, con 13.750 espectadores -según los datos oficiales de la Liga de Fútbol Profesional-, registró en esta última jornada su mejor entrada en lo que va de año. El club regaló una localidad a cada abonado y vendió packs de dos entradas por cinco euros, en una promoción que se notó en la afluencia de público. Es más que probable que para las dos próximas citas caseras -ante el Oviedo y en la última jornada frente al Girona- se repitan estrategias similares. Además de la rebaja en los precios, la trascendencia de los partidos supone un buen reclamo. Y, evidentemente, la línea de progresión de los de Carrión al calor de su hogar, donde han sumado 17 de los últimos 21 puntos. Todos ellos, además, con desenlaces taquicárdicos y goles -para bien o para mal- en los últimos instantes.

https://twitter.com/JaviLara2/status/863715973496524800

El gol de Rodri ante el Reus a falta de cuatro minutos provocó el delirio en el estadio. “Siempre suman al equipo y eso nos viene muy bien. Les damos las gracias en nombre de la plantilla y les pedimos que sigan así, como hoy, porque nos han ayudado mucho”, reconoció el delantero soriano. Muchos seguidores, ante el reclamo de los miembros de las Brigadas Blanquiverdes, permanecieron en la grada una vez que finalizó el partido hasta que los futbolistas salieron del vestuario para volver al césped. Allí protagonizaron escenas de unión. Deivid, Javi Lara o Pawel fueron especialmente ovacionados. El Arcángel superó la prueba. Después del mazazo del empate ante el colista Mirandés y la frustrante derrota en Getafe, el Córdoba se reconcilió con su gente en un momento clave. La relación se ha anudado de nuevo. Que no se rompa.

Etiquetas
stats