La felicidad del tranquilo reencuentro con el gol

Xisco celebra con Pacheco su gol al Hércules FOTO: MADERO CUBERO
Xisco se muestra contento por volver a marcar ante el Hércules, si bien aseguró que lo que sintió "no lo llamaría alivio", pues su sequía "no era algo que me quitara el sueño"

No marcaba desde que lo hiciera por partida doble ante el Girona. El domingo lo volvió a hacer. Su nueva víctima fue el Hércules. Seis jornadas transcurrieron entre un duelo y otro, si bien es cierto que se perdió dos de ellos. Con todo, desde que llegara a la disciplina del Córdoba no había estado tanto tiempo sin perforar las redes de la meta rival. Si a eso se le añade que falló dos lanzamientos desde el punto de penalti, todo hacía pensar que Xisco pudiera vivir en un estado cercano al agobio. El normal para un delantero, que vive del gol. Más si cabe cuando eres la figura más significativa de la vanguardia de tu equipo. El balear, rompió con su sequía para probar nuevamente el dulce sabor del tanto. Acabó con su racha el día en que precisamente el conjunto que dirige Pablo Villa explotó en ataque. Motivos suficientes tiene el punta para encarar la semana con una amplia sonrisa.

Porque, en efecto, dio por finalizado su período más largo sin marcar con la camiseta blanquiverde. Si se cuenta que no participó ante el Sporting ni en Alcorcón, Xisco llegó a las cuatro semanas sin fastidiar a algún portero rival. La pasada campaña, su mayor sequía alcanzó las tres jornadas. Así las cosas, era posible que existiera un pequeño grado de ansiedad en el jugador, algo que sin embargo no existió. "Ojalá pudiera hacer un par de goles todos los partidos, y que sirvieran para que el equipo ganara, pero la realidad es que no es así y se ha de llevar con total tranquilidad, sin agobiarse y sin dejar que afecte a tu rendimiento", expresó al respecto. No sentía una presión difícil de soportar y su sensación al volver a marcar quedó en la lógica felicidad. "No lo llamaría alivio, sino satisfacción, porque tampoco era algo que me quitara el sueño", aseguró.

El balear añadió que "el día que no haga ningún gol más estaré preocupado", algo que tiene la certeza no sucederá. "Sé que en el fútbol se tienen más, menos ocasiones… Un día la metes, otro la puedes fallar", indicó en este sentido. De esta forma, quiso dejar claro que si bien el reencuentro con el gol le produce felicidad, no se encontraba con ansiedad por ver portería. Así, recordó que aquello de la escasez anotadora no es algo nuevo ni sucede únicamente en Córdoba. "Año tras año se vive, no sólo aquí, sino en muchos equipos", comentó antes de agregar que "cuando no se marcan goles siempre se habla de sequía, pero esto son cosas que siempre han pasado en el fútbol y que seguirán pasando". Es la felicidad que produce el tranquilo reencuentro con el gol.

Etiquetas
stats