Muy fan de Florin, el chico al que todo el mundo quiere

Florin celebra el gol más rápido de la Liga ante el Éibar | MADERO CUBERO
El delantero rumano brilla en medio del tenebroso presente del Córdoba | La afición le ha encumbrado y le ve como un pilar para el futuro | Su caché se ha multiplicado en seis meses

Cánticos hirientes para todos y pleitesía a Florin Andone (Joldesti, Rumanía, 1993), el chico al que todo el mundo quiere. Lo que ocurrió tras la última jornada en El Arcángel fue un retrato de esa bella sinrazón que gobierna el fútbol. Un equipo acaba de firmar una horrible derrota en el descuento y sus jugadores, héroes diez minutos antes, son vilipendiados sin piedad por un graderío desconcertado. Todos menos uno. Sí, Florin. Un rumano de 21 años que ha irrumpido en Primera sin pasar por Segunda y al que todos aclaman por lo que hace, pero aún más por lo que representa. ¿Por qué todos quieren a Florin Andone?

BUSCA EL GOL Y LO HA ENCONTRADO

En el campeonato de Liga ha firmado tres tantos en nueve partidos disputados y sólo dos de ellos completos. Por minutos en juego y producción, el mejor del Córdoba. Antes de que Djukic le diera galones en la primera plantilla rompió redes con el filial en Segunda B, en un amistoso ante el Málaga en La Rosaleda y en la Copa del Rey frente al Granada. Se ganó la oportunidad y aprovechó un principio de año espectacular. Abrió la cuenta ante el Granada en la primera -y única- victoria del Córdoba en El Arcángel (2-0), lanzó el disparo que desvió Abdoulaye en Vallecas para marcar en propia puerta y firmar un 0-1 ante el Rayo. Seis días después marcó ante el Éibar el gol más rápido de la historia del club y de la actual Liga, y el cuarto en toda la historia del campeonato nacional. Tardó nueve segundos en batir a Irureta. Ante el Getafe, la afición le aclamaba mientras correteaba en la banda. Salió supliendo a Bebé y volvió a marcar el 1-0.

DEMUESTRA COMPROMISO CON EL CLUB

Después de debutar con éxito en Primera y haberse afianzado como una pieza relevante en los sistemas de ataque, fue descartado por Djukic para el partido en el Sánchez Pizjúan ante el Sevilla. El rumano pasó de ser titular ante el Real Madrid a volver al filial de Segunda B para jugar contra el Melilla en el campo de El Fontanar. Ni una mala palabra. "Soy un futbolista del B, ahí vine y es lo que pone en mi ficha", dijo. Fue titular en Cornellá ante el Espanyol porque el técnico castigó a Ghilas por una salida nocturna. Tuvo un notable desempeño, pero a la semana siguiente volvió a ser suplente. Cuando volvió ante el Getafe, marcó de nuevo. Está para actuar donde le llamen.

HUMILDAD ANTE TODAS LAS SITUACIONES

"Soy nuevo jugador del Córdoba CF para las próximas tres temporadas. Para mí es un sueño hecho realidad poder estar en un club tan grande y sólo quiero dar las gracias por darme la oportunidad de ser profesional y seguir creciendo como futbolista". Lo escribió Florin Andone en su cuenta personal de Twitter en agosto. El club nunca le presentó ante los medios. De hecho, el presidente Carlos González aclaró -sin pregunta previa- en la presentación de la campaña de abonos que el jugador llegaba para reforzar al filial y no era un fichaje del primer equipo. El chico, que había pasado por el Castellón y el Villarreal, llegaba desde el Atlético Baleares, del grupo III de Segunda B, donde había marcado 12 goles. El Villarreal le dejó libre. El Córdoba le fichó a coste cero por tres temporadas, hasta junio de 2017. Su cotización de mercado en la actualidad ronda los 800.000 euros. Y subiendo.

UN PILAR PARA EL FUTURO... DONDE QUIERA QUE ESTÉ

Aún existen posibilidades matemáticas de salvación y el Córdoba está peleando para que esas opciones aumenten también en lo futbolístico. Lo primero es salir de la nefasta espiral de derrotas -siete seguidas- y ahora toca Málaga. Allí marcó un gol Florin en un amistoso esta misma temporada. "El año que viene, Florin y diez más", cantaron los seguidores blanquiverdes en la última jornada. El internacional sub 19 -y seguramente absoluto a la mayor brevedad- rumano es uno de los pocos futbolistas con contrato en vigor en este imperio de cedidos que es el Córdoba actual.

ENCAJA EN EL PERFIL DE LOS ÍDOLOS LOCALES

"Florin no es Van Basten", dijo Djukic a propósito del rumano cuando en la sala de prensa se le cuestionaba por su descarte en una convocatoria. Efectivamente, no es el genial holandés, pero cuenta con todos los ingredientes clásicos de los jugadores que han alcanzado el rango de ídolos en Córdoba. Más allá de la calidad -después de varias décadas lejos de la elite, desgraciadamente no hay costumbre-, los seguidores valoran la actitud y los gestos. "Me gusta mucho jugar al espacio, a la fuerza, pelear mucho y correr. Mi defecto es calidad. No tengo mucha, pero me defiendo más o menos. Cada uno tiene sus virtudes", se define.  Florin recoge la estela de hombres como Javi Moreno o Pablo Villa, siempre cumplidores pese a que el físico, por edad o lesiones, no les respondiera al máximo. Florin Andone ha sido uno de los grandes descubrimientos de la secretaría técnica del Córdoba, donde Pedro Cordero ha debido bregar -a menudo bajo los disparos del "fuego amigo"- para componer una plantilla discutible, que pelea contra el tiempo y sus propias limitaciones.

Etiquetas
stats