El 'factor Blati', a escena

Blati Touré, en un entrenamiento con el Córdoba | ÁLEX GALLEGOS

Le va a tocar. A Blati Touré se le presenta una nueva oportunidad para atornillarse en el Córdoba, que pasa por una fase extremadamente delicada en todos los órdenes: está penúltimo en la tabla, acaba de cambiar de entrenador y padece una plaga de lesiones brutal. Este sábado le llega un adversario directo, el Elche, así que tocará apretar los dientes y asumir que será una tarde para adultos en El Arcángel. Ahí puede encajar Blati, cuya trayectoria en el conjunto blanquiverde ha estado condicionada por sus llamadas para la selección de Burkina Faso, que cuenta con él para la fase previa clasificatoria para la Copa de África de Naciones. La última vez se marchó a Angola. Cuando regresó, el Córdoba tenía ya a otro entrenador, Curro Torres. Y el alemán, que apenas pudo contar con él en una sesión de entrenamiento, decidió dejarle fuera de la convocatoria para ir a Lugo.

Ante la avalancha de lesionados en el centro del campo, con Javi Lara y Álvaro Aguado sufriendo percances de consideración -no regresarán hasta 2019-, parece más que probable que Torres recurra a Blati para dar empaque a la zona. El ex jugador del Eskilstuna sueco pretende recuperar la relevancia que tuvo a su llegada, cuando Sandoval le hizo debutar en la Copa del Rey ante el Nástic. Los blanquiverdes ganaron su primer partido oficial (2-0) y el burkinés dejó algún apunte prometedor. “Le enseñas el capote y te hace dos verónicas”, relató muy gráficamente Sandoval sobre la actitud de Blati, del que elogió su disposición pese a venir de un partido con su selección. “Este hombre no ve el fin, va a todo”, manifestó el de Humanes.

Con el madrileño jugó siempre, exceptuando sus salidas para compromisos internacionales. En octubre se perdió el partido en El Sadar ante Osasuna y en noviembre el del Cádiz. Lleva ya tres citaciones con Burkina Faso y llegarán algunas más. En la fase final de Sandoval en el banquillo, Touré actuó más como revulsivo en situaciones puntuales. Aguado estuvo siempre, asumiendo labores más creativas. Para el corte y distribución quedaban otros como Bambock, Vallejo o el propio Touré, que fue por última vez titular contra el Depor. Desde el banquillo salió en los tramos finales de los duelos ante Sporting, Extremadura y Mallorca.

En este final de año puede llegar su momento. Tras forjarse en las divisiones base del Rayo Vallecano y el Recreativo de Huelva se fue al fútbol francés, enrolándose en el Evian, para pasar después por el Omonia Nicosia, de la máxima categoría de Chipre. En la temporada se enroló en el Athletic Eskilstuna, del que salió disparado en cuanto se le planteó la opción de ir al Córdoba. No le importó que la situación en su nuevo destino fuera complicada en todos los aspectos. Blati ha llegado a jugársela. Y ahora se le abre una oportunidad.

Etiquetas
stats