De espíritus, remontadas y números

Jugadores del Córdoba festejan un gol en El Arcángel | ÁLEX GALLEGOS

¿Qué más se puede hacer? El cordobesismo se ha movilizado -lleva unos meses haciéndolo- para construir un milagro. Unido emocionalmente por la enmienda a la totalidad de la etapa anterior y excitado por una reacción deportiva formidable, se dispone a vivir con intensidad un puñado de episodios de esos que dan sentido a su historia. Ya saben de qué va esto. Se trata de bailar sobre el alambre, con los ojos cerrados y sin red debajo. Este sábado le toca épica ante la Sociedad Deportiva Huesca, un equipo que hace rememorar hazañas pasadas y que ahora llega con la vista puesta en un ascenso directo a Primera División, con el que pugna con el Sporting de Gijón y el Rayo Vallecano.

Durante los últimos días aparecieron en la escena mediática héroes del pasado para alentar en la lucha presente: el capitán Pierini, autor de un gol icónico, o el carismático Javi Moreno, goleador dentro y fuera del verde en aquel curso del 2007, lanzaron mensajes de apoyo a un Córdoba que hoy pelea por conservar lo que ellos ganaron. Una plaza en Segunda, que está en cuestión desde que hace seis meses el equipo blanquiverde entró en una zona de descenso de la que aún no ha salido. Está en ello. Y le resulta imprescindible ganar al cuadro oscense, construido por la mano de Emilio Vega Arias. Sí, el director deportivo de aquel Córdoba emergente de hace una década y una de las últimas víctimas de los González en su táctica de tierra quemada. Pero no está el asunto para sentimentalismos. Ni en un lado ni en otro. Ni Rubi, un tipo curtido, ni Sandoval, plenamente identificado en su papel de redentor cordobesista, están por hacer concesiones al adversario. Se avecina un pleito de cuchillos afilados y miradas torvas. A Sandoval le faltarán Alfaro y Álex Quintanilla, al que ha decidido reservar para peleas futuras porque "ahora necesitamos a todos al cien por cien".

Antes de la batalla habrá fiesta. Cerveza, tortilla y salmorejo gratis para abonados y blanquiverdes con el uniforme puesto. O sea, para todo el mundo. Desde las 13:00 habrá revuelo en los alrededores de El Arcángel, donde se preparará un recibimiento para los jugadores en su llegada al recinto. Se juegan la vida, como se encarga de recordar cada vez que puede Sandoval, así que los hinchas no encuentran mejor modo de apoyarles que mostrarles su latido desde que ponen el pie en El Arenal. Faltan cinco partidos, tres de ellos en casa, y las cuentas casi salen si se suman los nueve al calor del hogar. Los blanquiverdes, con 39 puntos, están tres por detrás del Almería, al que aún han de recibir.

Las gradas estarán casi llenas, después de agotarse el papel y buena parte de los asientos liberados por los abonados. "Ellos están haciendo un gran esfuerzo y creen en lo que estamos haciendo", indicó Sandoval en las vísperas refiriéndose a los seguidores, que jugaron un papel crucial en la remontada del equipo, que lleva cuatro victorias y un empate en sus cinco últimos encuentros caseros. Fortaleza mental, un plan -seguramente con la clásica "sorpresita" de Sandoval- y un factor cancha exprimido hasta la extenuación. No hay muchos equipos que llenen ocho veces seguidas su estadio estando en puestos de descenso, ni que recorten una desventaja de 14 puntos con la permanencia en apenas dos meses, ni que se reconstruyan por completo sobre la marcha desde la cúpula directiva hasta el cuerpo técnico... El Córdoba es esto. Entre invocación a espíritus, cuentas, cábalas y esperanzas, el fútbol vuelve a El Arcángel.

ALINEACIONES PROBABLES

CÓRDOBA CF: Kieszek, Loureiro, Aythami, Jesús Valentín, Josema, Javi Galán; Edu Ramos, Jovanovic, Reyes, Narváez y Sergi Guardiola.

SD HUESCA: Remiro, Alexánder González, Pulido, Jair, Akapo, Aguilera, Melero, Moi Gómez, Ferreiro, Chimy Avila y Cucho Hernández.

ÁRBITRO: David Pérez Pallás (Comité Gallego).

CAMPO Y HORA: El Arcángel (16:00).

Etiquetas
stats