Sabéis lo que os espera este inicio de año en El Arcángel

Los jugadores del Córdoba, en la Ciudad Deportiva | ÁLVARO CARMONA
El Córdoba recibe en las cuatro primeras jornadas de 2015 a Granada, Éibar, Real Madrid y Almería | El reto es asegurar los puntos ante los rivales directos

Ganar en poco más de un mes más partidos que en todo un año en El Arcángel. Y no en un curso cualquiera, sino en el del ascenso a Primera. Suena fuerte, pero el objetivo es ése. No hay más. En pleno proceso de reformas internas, con el mercado invernal en ebullición y caras raras en el vestuario -la incertidumbre sobre el futuro es lo que tiene-, el Córdoba debe agarrar imperiosamente los próximos partidos al calor de su hogar. En casa sólo pudo sumar tres triunfos en 2014, un año en el que la euforia del ascenso disipó la amarga sensación de haber salido triunfante sólo tres veces: la última, en mayo ante el filial del Real Madrid. Ahora, el listón de la exigencia sube en proporción directa a la magnitud del desafío.

Granada (lunes 5 de enero), Éibar (viernes 16 de enero), Real Madrid (sábado 24 de enero) y Almería (domingo 8 de febrero) son los equipos que desfilarán por el estadio ribereño en las primeras jornadas del 2015. Un análisis simple y realista indica que hay tres duelos en los que el Córdoba no se puede permitir deslices si quiere abandonar la zona de descenso o, al menos, mantener opciones razonables de salir. El choque ante los blancos, que revolucionará la ciudad, se encara con el mismo guión que la mayor parte de los equipos del mundo que se miden a este grupo fantástico. Competir, esperar la oportunidad, ser listo para detectarla y eficiente para aprovecharla. Todo lo contrario de lo que se hizo ante el Barcelona. Y si cae algo, pues mejor.

En el mes de enero sólo hay un viaje para el Córdoba. Será el lunes 12 de enero a Vallecas, donde le espera un Rayo inquieto por su situación y con Paco Jémez en el banquillo. No hace falta decir más. Un encuentro delicado y en el que no se puede descartar ningún desenlace. El siguiente desplazamiento será ya el 1 de febrero, a Balaídos. Para entonces, el equipo blanquiverde tendrá que haber clarificado su situación. Habrá cerrado una parte crucial del calendario y se habrán cerrado las persianas en el mercado de invierno. Y con lo que haya habrá que tirar hasta el final.

Tras entrenar en la mañana del día de Nochevieja, la plantilla tiene jornada de descanso el primer día de 2015. El retorno al tajo se ha fijado para las 10:30 de la mañana del viernes 2. Será en El Arcángel y, como viene siendo norma, a puerta cerrada. Miroslav Djukic empezará a ajustar las tuercas a un equipo que necesita responder de inmediato. Ya no está Mike Havenaar, una presencia intrascendente en los últimos meses, que rescindió su contrato. El técnico serbio tendrá que manejar opciones según sea la situación de Luso Delgado y Nabil Ghilas, dos fijos que no actuaron en las últimas sesiones. El maño, con problemas musculares; el argelino, con fiebre. Íñigo López, el futbolista de campo más utilizado en lo que va de campeonato, se lesionó en el Camp Nou y su concurso ante el Granada es dudoso. Dado que Bouzón, otro central, está lesionado, Djukic hará pruebas en la zona. Mañana se comprobará si el uruguayo Adrián Gunino ha vuelto finalmente de las vacaciones, un término que a partir de ya se borra del diccionario blanquiverde hasta nuevo aviso. Ya no hay momento de asueto. No será fácil. Djukic no debería necesitar demasiado para incentivar el amor propio de los suyos. Ya saben lo que les espera.

Etiquetas
stats