Uno enfrente del otro (y el Córdoba en medio)

Pedro García, en la grada de Preferencia | ÁLVARO CARMONA
Pedro García, alcalde en funciones, vio el partido en la zona de Preferencia | El concejal Emilio Aumente representó al gobierno municipal en el palco, al lado de Carlos González

Tú al palco y yo a Preferencia. La distancia física entre el presidente del Córdoba, Carlos González, y el responsable de la Gerencia de Urbanismo -y ayer teniente de alcalde-, Pedro García, en el estreno de la Liga en El Arcángel fue máxima. Situados en puntos opuestos del estadio, uno enfrente del otro, escenificaron de modo fiel la realidad de sus posturas a propósito del polémico asunto de la nueva Ciudad Deportiva. La instalación que pretende construir la Fundación CCF se ha convertido en motivo de debate entre la entidad deportiva y el Ayuntamiento, deparando episodios delirantes en las últimas semanas. Uno de ellos fue el veto en el palco del estadio -de propiedad municipal- de Pedro García -en esos momentos máxima representación del Consistorio- para presenciar el encuentro de presentación del Córdoba frente al Getafe. El club manifestó a través de una comunicación directa con el área de protocolo del Ayuntamiento que García no tendría acceso a la zona noble por los “perjuicios” que está causando, según los mandatarios cordobesistas. Ahí quedó eso. Las reacciones al caso no se hicieron esperar.

Ayer, en el primer partido de la Liga 2015-16, Carlos González y Pedro García no se cruzaron. El presidente siguió el partido en su lugar habitual, el palco, donde la representación del Ayuntamiento estuvo a cargo del concejal socialista Emilio Aumente. También acudió al lugar de honor del estadio el presidente del Instituto Municipal de Deportes (IMDECO), Antonio Rojas (PSOE). Y no faltó, como viene siendo habitual, la asistencia del exalcalde y jefe de la oposición, José Antonio Nieto, pieza clave en todo el proceso que llevó a la concesión de los terrenos para construir la nueva ciudad deportiva.

¿Y Pedro García? Pues retomó sus costumbres. El edil de Izquierda Unida vivió las horas previas del partido con sus amigos de la Peña Cordobamanía y luego se dirigió al estadio, donde ocupó su localidad en la Preferencia Alta. Allí siguió las evoluciones del Córdoba y pudo celebrar la victoria abrazándose a sus colegas, ajeno a los encorsetados códigos de los palcos de fútbol, donde se realizan auténticos concursos de contención de las emociones. Dentro de poco, al regreso de las vacaciones, todo volverá a la normalidad (si es que esa expresión se puede utilizar en un caso tan caótico como el que protagonizan Ayuntamiento y Córdoba a propósito de la Ciudad Deportiva). La alcaldesa, Isabel Ambrosio (PSOE), ocupará su lugar en el palco. Pedro García y Carlos González tendrán, así, una posibilidad menos de verse de cara. Ninguno lo desea y no se esconden a la hora de manifestarlo en público. Pero están condenados a que llegue el día en que tenga que ser así.

Etiquetas
stats