El ejército cordobés, y andaluz, de blanco y verde en Primera

Manu Leal, en un partido del Córdoba Patrimonio de la Humanidad en Vista Alegre | ÁLEX GALLEGOS

Córdoba siempre ha sido una de las ciudades más importantes a nivel español si se habla de fútbol sala. Sin embargo, no ha habido equipos que se hayan consolidado en Primera División y peleen año tras año por el título liguero o por competición europea. Después de dos temporadas mágicas, el Córdoba Patrimonio de la Humanidad afronta su segunda campaña consecutiva en la mayor categoría que tiene la Liga Nacional de Fútbol Sala (LNFS). La entidad presidida por José García Román siempre ha querido resaltar el trabajo que se hace en este deporte tanto en el ámbito provincial como en la capital. Por ello, desde su periplo en las divisiones más modestas -desde Minuto 90 hasta llegar a Primera División-,  la plantilla siempre ha tenido representación cordobesa en su mayoría. De hecho, en la temporada que debe suponer el asentamiento en Primera División, el técnico Josan González tendrá a su disposición hasta siete jugadores nacidos en Córdoba.

Y es que la vena cordobesa siempre ha sido la referencia en el actual Córdoba Patrimonio de la Humanidad. En su segunda temporada en Segunda División -bajo el nombre de Córdoba Futsal-, los chicos de, por aquel entonces, Miguel Ángel Martínez Maca eran en su totalidad nacidos en la provincia o capital. Aunque su objetivo era seguir consolidándose en la categoría de plata del fútbol sala nacional, el plantel blanquiverde vio la posibilidad hacer historia dentro de este deporte y no la desaprovechó. Consiguió un ascenso muy meritorio en Mengíbar e hizo ver a la ciudad califa que tenía muy buena cantera para este deporte y que el talento -como Boyis, Bebé o Andresito, entren otros- no tenían por qué buscar su lugar fuera de este territorio ante la falta de oportunidades que había en su ciudad natal.

Al conseguir el ascenso, la directiva blanquiverde sabía que el equipo debía de dar un salto de calidad en busca de la permanencia. Para ello, se olvidaron de una plantilla completa de cordobeses, aunque siempre serían mayoría a lo largo de la temporada. El Córdoba Patrimonio decidió no renovar a Catiti, Cristóbal, Cordero y Pakito al principio de la campaña y a Juanra y Keko en el mercado invernal, mientras que incorporó a Gonzalo Puebla, Zequi, Pablo del Moral, Cristian Cárdenas, Giasson, Javi Sánchez, Daniel y Shimizu. En total diez cordobeses consiguieron dejar al conjunto califa en Primera División sin tocar ni siquiera los puestos de peligro y con una pandemia que acechó al deporte nacional a mediados del mes de marzo.

Mientras tanto, el futuro de la entidad presidida por José García Román sigue siendo prometedor. Tras una temporada que transmitía ilusión a todo el aficionado apegado a este deporte, el trabajo que ha realizado el departamento técnico para otorgarle una plantilla de calidad a Josan González ha sido espléndido. Se han reforzado posiciones importantes y las debilidades de los blanquiverdes parecen haber sido paliadas. Sin embargo, el total de cordobeses en la escuadra ha bajado hasta siete, aunque el número de andaluces ha vuelto a subir. Esto hace que el plantel califa siga teniendo una alta representación de su comunidad autónoma sin perder esa esencia a su propia tierra. Una fusión que seguro dará el rendimiento esperado por todos los entendidos del 40x20. Un ejército cordobés y andaluz que quiere consolidarse en Primera División.

Etiquetas
stats