Ecos de Tokio: los que saborearon el metal olímpico

.

Son muchos los deportistas que cada año disponen de la oportunidad de participar en unos Juegos Olímpicos, la competición deportiva por excelencia. Sin embargo, solo unos pocos han logrado subirse al podio en alguna ocasión. Es más, muchos acumulan participaciones sin llegar a tocar la cima de su deporte. Es innegable que el solo hecho de estar ya es un logro mayúsculo, por lo que llegar a morder el metal de una medalla debe ser el culmen de toda una carrera. Y entre esos privilegiados se encuentra un pequeño y selecto grupo de cordobeses, que han dejado su sello propio en la historia de la provincia. Son solo seis los que han conseguido alcanzar una presea en alguna de sus participaciones, por lo que la historia les tiene guardado un lugar destacado. Y, sin duda, esos recuerdos habrán vuelto a brotar con fuerza esta semana, pues este viernes estaba programado como el día de inauguración de la cita en Tokio. La misma que tuvo que aplazarse a causa del Covid-19. Los otros ecos en clave cordobesa que llegan desde el país asiático.

El fútbol fue el encargado de inaugura la vitrina califal, y además, lo hizo por todo lo alto. En efecto, Rafa Berges, por aquel entonces en las filas del Tenerife, formó parte de la selección que consiguió la medalla de oro en los Juegos de Barcelona en 1992. La primera para un cordobés y, hasta la fecha, el único primer puesto. Y de esa competición en la ciudad condal podríamos dar el salto a los Juegos más recientes. Y no es que no haya habido más medallas en el camino, que ya se comprobará que sí, sino que igual que Barcelona 92 guarda un hueco de privilegio, Río 2016 no lo es menos.

En efecto, en la capital brasileña se produjo otro acontecimiento para el recuerdo. Ese fue el que protagonizó Lourdes Mohedano con el combinado nacional de gimnasia rítmica. La de Peñarroya desplegó una actuación sobresaliente para conquistar la medalla de plata y erigirse como la primera cordobesa de la historia en un podio olímpico.

Otro lugar de privilegio lo ocupa Rafa Lozano, más conocido como el Balita. El actual seleccionador nacional de boxeo cuenta con la distinción de ser hasta el momento el único deportista con una presea individual en unos Juegos. Y en su caso, además, por partida doble. Así es, el boxeador se estrenó en un podio con un tercer puesto en Atlanta 1996, para dar un paso más en su historial con la plata que se colgó en Sidney 2000. Actualmente sigue dando lecciones, aunque desde la esquina del cuadrilátero, pues recientemente logró clasificar a dos de sus pugiles para Tokio. Y podrían ser más en un futuro.

Unos años después del segundo puesto de Lozano, fue Juan Antonio Jiménez el que se llevó la plata en la categoría por equipos de la modalidad hípica en Atenas 2004, mientras que el pontano Víctor Sojo se hizo también con un subcampeonato con la selección española de hockey en Pekín 2008.

Finalmente, también en la capital China comenzó el exitoso sendero de Felipe Reyes. El histórico pívot cordobés, que ha renovado por un curso con el Real Madrid a sus 40 años, ha formado parte de la mejor generación de la historia del baloncesto español. Un ciclo que tuvo como dos momentos destacados las dos finales olímpicas ante Estados Unidos. Ambas con derrota pero un claro sabor a oro, dada la dimensión de la hazaña. Así, Reyes posee en su palmarés una doble plata en Pekín 2008 y Londres 2012, además de un bronce en Río 2016.

Etiquetas
stats