Ecos de Tokio: Rafa Berges, un cordobés de oro en Barcelona 92’

Rafa Berges, primero a la derecha y de pie, en Barcelona 92'.

¿Internet? Nadie -o poquísimos- sabe qué es. Aún no existe como casi tres décadas después -o lo que es lo mismo, como ahora-. Lo que desde luego no está ni inventado es el Digital Versatile Disc -o DVD-, como tampoco, por ejemplo, el MPEG Audio Layer III -o MP3-. En este momento, a diferencia de la actualidad, los trompos o las canicas reinan en las plazas de España. Cuán distinto es todo que hoy en día el balón se torna en duro superviviente del juego en la calle. Por si fuera poco, la televisión apenas deja cambiar de canal en el país tras la aparición de las primeras privadas -que son Antena 3 y Telecinco- y algunas autonómicas como Canal Sur. La 1 de Televisión Española (TVE), sobre todo, y La 2 -hasta hace poco la cadena conocida como UHF- dominan lo que ya ligeramente avanzado el siglo XX se llama share. En medio de este panorama, Barcelona se convierte en centro neurálgico del mundo en cuanto a deporte. Y en este panorama también, un tal Rafa Berges se erige en protagonista al lograr un oro aún en 2020 de valor histórico…

Hace ahora 28 años, Barcelona acogió una cita inolvidable. No sólo para España sino a nivel internacional en el plano deportivo. Se trata de los Juegos Olímpicos de 1992, que fueron junto con la Exposición Universal de Sevilla el impulso definitivo de un país todavía por modernizar. Precisamente en aquel evento la selección nacional marcó un hito con el mejor registro de medallas de todos los tiempos con un total de 22. Entre todas varias sobresalieron de manera destacada, una de las cuales fue la obtenida por el combinado de fútbol. Porque el equipo dirigido entonces por Vicente Miera consiguió proclamarse campeón tras un torneo en el que cerró con triunfo todos sus partidos. De aquel conjunto formaba parte un cordobés, que se alzó como el primer deportista de la provincia en subir al podio en una competición como ésta. Es Rafa Berges, en efecto, que además continúa como el único en colgarse la más importante presea pese a que otros siguieron su estela posteriormente.

Toni, Ferrer, López, Solozábal, Abelardo, Lasa, Guardiola, Berges, Luis Enrique, Kiko y Alfonso. Éste fue el once con el que España saltó al césped del Camp Nou el 8 de agosto de 1992 con motivo de la final de aquellos deslumbrantes Juegos Olímpicos. La selección se enfrentaba a Polonia y necesitó sudor y casi lágrimas para alcanzar la victoria. Tras adelantarse los magiares por mediación de Kowalczyk, Abelardo empató y Kiko volteó el tanteador, si bien muy pronto Staniek igualaría de nuevo. El jerezano fue el encargado de otorgar el oro a la talentosa Quinta del Cobi, que de tal forma se conoció a los futbolistas que integraron el grupo. Y a la hora de subir al primer cajón del podio ahí estaba también el lateral crecido en el Parque Figueroa y que entonces comenzaba a forjar una trayectoria admirable en la elite del balompié español.

https://www.youtube.com/watch?v=lJoHpQxbfT8

Rafael Berges Martín (Córdoba, 1971) tenía 21 años aquel verano de 1992 y llegaba a los Juegos Olímpicos tras una gran campaña con el Tenerife. En el cuadro chicharrero recaló tras dar el salto al primer equipo del Córdoba, con el que compitió durante dos cursos en Segunda B. La siguiente temporada ofreció otro magnífico rendimiento en Santa Cruz, motivo por el que no pasó desapercibido. Además ya contaba, nada más y nada menos, con un oro olímpico en su palmarés. El Celta de Vigo fue el club que se hizo con sus servicios y en Balaídos completó una carrera envidiable hasta 2001. De vuelta a Barcelona, el cordobés fue una de las piezas claves para el equipo de Vicente Miera. Tal hecho quedó demostrado en su participación en todos los choques. Por si fuera poco vio puerta hasta por dos veces.

Los goles de Berges tuvieron una explicación sencilla. Pese a ser lateral jugó en una posición más adelantada, junto al ataque. De ahí que en primer encuentro de España en los Juegos Olímpicos lograra ya su primera diana. Fue el tercero de los cuatro que le endosó la selección nacional a Colombia en el Luis Casanova. En la fase de grupos, intervino en otras dos victorias, las alcanzadas ante Egipto y Qatar, ambas con un 2-0 en el tanteador. Tras acabar con Italia en cuartos, el combinado español se enfrentó en semifinales a Ghana. Y en este duelo fue en que el cordobés anotó su segundo tanto del campeonato. Con él dictó sentencia y confirmó la clasificación ante el cuadro africano. El entonces jugador del Tenerife, por supuesto y como no podía ser de otra forma, disputó la final dentro del once inicial y luchó contra Polonia por lograr un oro que ninguna otra generación fue capaz de repetir.

Sólo en otra ocasión estuvo cerca España de subir al primer cajón del podio olímpico en la modalidad de fútbol. Fue en Sidney, en 2000, pero la Camerún de Eto’o igualó un 2-0 adverso y se colgó el oro en la tanda de penaltis. De esta forma, después de casi 30 años la medalla tiene el mismo valor más que el primer día. Lo cierto es que Rafa Berges se convirtió, como quedó dicho, en el primer cordobés en obtener presea en unos Juegos Olímpicos. Después siguieron Rafa Balita Lozano -en boxeo, con un bronce en Atlanta 96’ y Sidney 2000-, Juan Antonio Jiménez -en doma clásica, con una plata en Atenas 2004-, Víctor Sojo -en hockey hierba, con una plata en Pekín 2008-, Felipe Reyes -en baloncesto, con sendas plastas en Pekín 2008 y Londres 2012 y un bronce en Río de Janeiro 2016- y Lourdes Mohedano -en gimnasia rítmica, con una plata en Río de Janeiro 2016-. Ningún otro, eso sí, se alzó con el máximo trofeo. Por cierto, a todos ellos se podrían añadir los éxitos paralímpicos.

Etiquetas
stats