De Dubái al cuidado de los corderos: Antonio Moreno y su particular confinamiento

Antonio Jesús Moreno, ante su rebaño en Villanueva de Córdoba.

Cada historia es un mundo. Un millón de casualidades pueden formar un testimonio singular, pero este se lleva la palma. Después de trabajar para la Academia de LaLiga en Dubái, Antonio Moreno ha tenido un cambio radical de vida en cuestión de meses. Pasó de vivir en una de las ciudades más lujosas del planeta bajo las órdenes de una empresa multimillonaria y líder en el mundo futbolístico a volver a su pueblo natal, Villanueva de Córdoba. Actualmente, el técnico se encuentra ayudando a sus padres en el cuidado del ganado que tienen, pero con el Covid-19 todo se ha complicado. “Para mi familia es una inmensa alegría volver a estar juntos” ya que “nos hemos echado muchísimo de menos durante estos últimos años”, afirma Antonio Moreno a CORDÓPOLIS después de que su vida diera un giro de 180 grados.

Por ahora, ni él ni su familia han tenido ningún síntoma relacionado con el coronavirus y vive plácidamente en su antiguo hogar, aunque guarda un gran recuerdo de su estancia en Dubái. “Fueron unos años memorables, una etapa muy enriquecedora donde tuve la suerte de formar parte de un excelente equipo de entrenadores”, explica Antonio Moreno, que pudo disfrutar del fútbol con más categoría de los Emiratos Árabes con su novia, aunque toda historia idílica tiene sus problemas particulares. El técnico tuvo que dejar antes de tiempo esta ciudad, pues “quería volver a Villanueva al final de esta temporada”, pero el adelanto de la convocatoria para optar a ser maestro de Educación Física en Andalucía le obligó a volver dejando a su pareja en Dubái.

Todos los planes a corto plazo de Antonio Moreno se fueron al traste por culpa del Covid-19, incluida esa posible plaza para ser profesor, pero aquí no terminan los problemas. El entrenador tuvo que soportar la muerte de su perra Miska cuando el confinamiento solo había empezado. “Una triste noticia para todos”, ya que “fue el regalo que me hicieron mi familia y amigos en una fiesta sorpresa por mi 25 cumpleaños precisamente aquí, en el campo”, afirma.

Por otro lado, peligra también la boda que tenía programada para agosto. Antonio Moreno se prometió con su novia para casarse en Villanueva de Córdoba, pero el confinamiento está obligando a parar los preparativos, puesto que ella se encuentra sin poder salir de Dubái debido a su trabajo en la capital árabe. “Ella tenía planeado venir durante estos meses pero deberá esperar a la apertura de fronteras”, aunque “gracias a los medios digitales podemos estar comunicados diariamente”, explica un Antonio Moreno que admite que sus planes de futuro pueden verse afectados por esta pandemia.

Aunque no todo es malo en esta historia. La vuelta del cordobés a Villanueva alegra a su familia más cercana, pero sobre todo a sus padres. “Es una alegría inmensa ya que nos hemos echado muchísimo de menos estos años”, asegura un entrenador que podrá disfrutar de su nueva sobrina que ha llegado al mundo hace unos meses. Además, después de su particular relato, Moreno sigue teniendo motivos para mandar un “mensaje de ánimo a todo el mundo” y en especial a “todos aquellos que han perdido a un familiar, a los sanitarios y a todos los cuerpos de seguridad”. Es el testimonio de una persona que ha pasado muchísimos acontecimientos en apenas meses. Todo ello solo para volver a donde todo comenzó. Una vuelta a casa para ayudar a su familia.

Etiquetas
stats