Un domingo en Espiel

Formación del Atlético Espeleño en su debut en Tercera División.
El Atlético Espeleño vivió arropado por 400 aficionados el estreno en la Tercera División | El club, fundado en 1982, disputó el primer partido de su historia en categoría nacional

No fue un domingo cualquiera en Espiel, una localidad de algo menos de 3.000 habitantes enclavada en la Comarca del Valle del Guadiato. Al norte de Córdoba está el que a día de hoy es el primer equipo de la provincia después del Córdoba CF, que compite en Segunda A y con su filial en Segunda B. Por detrás de los blanquiverdes, sólo el Atlético Espeleño. Muchos históricos cayeron destruidos por la crisis o se encuentran en fase de reformas. En Espiel aguantaron, desde la modestia, y alcanzaron el éxito casi sin proponérselo. Ahora están en Tercera División. Este domingo, unos 400 espectadores acudieron al estadio para ver cómo el equipo del pueblo jugaba el primer partido de su historia en categoría nacional. Llegaba el Écija Balompié, un equipo de cierto renombre, y el ambiente de fútbol se percibía de un modo singular. Los más viejos del lugar rememoraban vivencias en el Mundialito, aquella Tercera Regional para equipos de las zonas más alejadas geográficamente de la capital y con unas comunicaciones por carretera que convertían cada desplazamiento en una odisea. Era en los años ochenta. En 1982 se fundó el Atlético Espeleño. En 2016, 34 años después, se estrenó en Tercera.

Molero, Gutiérrez, Germán, Dani, Siles, Agus, Chechu, Diego (Montero, 68’), Guti (Ito, 65’), Sergio García (Cristian, 65’) y Ángel. Ésa fue la alineación que presentó el Espeleño frente al Écija. En el banquillo cordobés permanece Rafa Navarro, que está dejando su sello en una población en la que el fútbol siempre tuvo seguimiento, aunque no despertó pasiones desatadas. El ex jugador del Córdoba ha conseguido inyectar al grupo un espíritu combativo que se dejó sentir el año del ascenso, en el que dominaron la Primera Andaluza, y que ha permanecido vivo a pesar de los cambios que se han realizado en la plantilla durante el verano. El debut despertó expectación. Había inquietud por comprobar si las sensaciones positivas que desplegaron los espeleños durante los amistosos veraniegos se mantenían ya con fuego real, ante un adversario de los considerados favoritos. La aventura no fue nada mal.

A los dos minutos, Diego marcó el 1-0 y provocó el primer grito de júbilo del curso 16-17. Todo iba encarrilado en un duelo áspero, que registró nueve amonestaciones y un par de expulsiones. La primera, la del visitante Adri Crespo a los 35 minutos. La superioridad numérica de los anfitriones apenas duró algo más de diez minutos, porque en los primeros instantes del segundo tiempo enfiló el camino de los vestuarios el local Germán. Con diez por bando, el choque discurrió con intensidad hasta que, a falta de cinco para la conclusión, Núñez puso el empate en el marcador. Uno a uno. El Municipal de Espiel ya se bautizó como campo de Tercera en un domingo de agosto.

Etiquetas
stats