Doblete histórico del fútbol sala cordobés

Integrantes del Deportivo Córdoba tras lograr la Copa de Andalucía | RFAF

Quizá no tenga la relevancia de otros pero no deja de ser un título. Su valor emocional y también anímico es muy grande además. Aporta además una enorme satisfacción si el que lo alcanza es un club humilde. En definitiva, importante resulta siempre obtener un trofeo como la Copa de Andalucía. Curiosamente, este año la provincia, y más en concreto la capital, disfruta del éxito no sólo en una ocasión sino en dos. Por primera vez en la historia de la competición, Córdoba cuenta con un campeón masculino y otro femenino del torneo autonómico. Tan magnífica circunstancia se produce después de que el Deportivo Córdoba alcanzara el domingo su cuarta victoria final, que viniera a sumarse esta vez al primero del Córdoba Patrimonio de la Humanidad. Por tanto, la disciplina reivindica su porción de protagonismo -habitualmente menos del que ambas entidades merecen- en una ciudad que sueña con hitos mayores.

Histórico es el doblete del fútbol sala cordobés, en efecto. Hasta ahora desconocía de una felicidad tan mayúscula, principalmente por la ausencia durante años de un claro referente en la provincia. Los hubo, por supuesto. Entre ellos estuvo el Bujalance en la época en que intervenía como Maderas Miguel Pérez y soñaba, de la mano del actual seleccionador nacional, Fede Vidal, con llegar a la máxima categoría. Precisamente el conjunto del José Pérez Pozuelo -o Pepe Montalbán como se conoce su pabellón- era hasta hace un par de semanas el único cuadro masculino de Córdoba en conseguir la Copa de Andalucía. Sucedió en 2006, y desde entonces llovió en demasía hasta que el Córdoba Patrimonio de la Humanidad tomó el testigo.

La entidad presidida por José García Román, con apenas siete años de existencia, se hizo con el título este año después de estar cerca el anterior. En 2019 se le resistió al caer de manera clara ante el BeSoccer UMA Antequera -de inferior división entonces- en la final (1-5). Pero su voluntad fue todavía más firme si cabe en esta ocasión, en la que además el equipo dirigido por Josan González ejerció de casi anfitrión al disputar el torneo regional en Baena. Bien lo demostró en las semifinales, en las que superó al Real Betis (2-3) después de remontar un 2-0 adverso. Ya en la final se impuso a un rival de play off, como suele decirse, el Jaén Paraíso Interior. Venció en la tanda de penaltis, a la que obligó a acudir tras igualar un 4-1 en contra (4-4). Así, con el tinte épico que caracteriza al cuadro califal, el Córdoba Patrimonio de la Humanidad marcó un importantísimo hito en su aún corta historia.

Dos semanas después era turno para otro club con más experiencia en estas lides. El Deportivo Córdoba buscaba desde el pasado viernes resarcirse del mal sabor de boca con que terminó la anterior edición en la modalidad femenina de la Copa de Andalucía, cuando se le escapó el trofeo en la tanda de penaltis. Bien que lo hizo pues el equipo de Juanma Cubero se hizo con el título tras un torneo más que completo. Primero goleó al Polideportivo Cádiz en cuartos (4-0) y ya en semifinales venció, también con claridad, a El Ejido (4-2). En la final aguardaba el Atlético Torcal, al que superó en un choque vibrante cuyo resultado definitivo mostró una realidad diferente a lo visto en la pista, si bien una diferencia abultada no habría sido justa tampoco. La escuadra cajista ganó por 3-2 después de mandar en el electrónico por 3-0 y contar con tres o cuatro balones en la madera.

El título del Deportivo Córdoba no era precisamente el primero. De hecho, fue el cuarto que logró para colocar en sus vitrinas. Porque en el período más dorado de su historia alcanzó tres consecutivas. Justo después de celebrar su primera Liga se estrenó como campeón de Andalucía, un rango que volvió a conseguir en los años posteriores. Fue en 2009, 2010 y 2011. Lo cierto es que hasta ahora nunca se había dado la situación que esta vez, con doble campeón de la provincia -y de la capital en concreto-. Sobre la participación en la modalidad masculina sería necesario mencionar las dos ocasiones en que el Grupo Pinar Adecor estuvo en la final -en 2004 y 2005-, así como el hecho de que el Bujalance estuvo a punto de obtener otro trofeo regional en 2009. El UMA Antequera se lo impidió precisamente en el Pepe Montalbán.

Etiquetas
Publicado el
12 de octubre de 2020 - 08:10 h
stats