Con dignidad, siempre en pie

.

Con rostro amoratado y cuerpo dolorido saltó al césped. Sangraba aún por los últimos golpes recibidos. Pero como en otras ocasiones supo demostrar que es casi imposible tumbarle. El escudo parecía polvoriento y la camiseta parecía sufrir costuras. No era así. El Córdoba estaba en pie y dispuesto a ofrecer una auténtica lección de orgullo. Lo hizo después de sus días más convulsos para cerrar su partido más plácido y lograr su triunfo más cómodo en lo que va de temporada. En ello tuvo buena parte de culpa un Javi Flores que de repente rejuveneció para volver a ser aquel chico que en 2006 comenzó a deslumbrar. El de Fátima se erigió en líder del equipo ante el Villarrobledo y abanderó el grito de los suyos, que fueron también los de la grada. Con dignidad, siempre en pie.

La rareza del ambiente desapareció en el instante en que comenzó a rodar el balón. El interés máximo este sábado estaba en realidad en lo que sucediera sobre el césped. Al verde saltó el Córdoba con un once muy distinto al que presentó en Talavera de la Reina. Hasta cinco cambios introdujo Raúl Agné, que modificó casi en pleno la zaga. Atrás sólo mantuvo a Fernández. Mientras, en la punta de ataque Juanto Ortuño fue el encargado de sustituir a Owusu, ausente al encontrarse con Ghana sub 23. Aunque la variación más significativa fue la que supuso el regreso de Javi Flores tras semanas de baja por lesión. También porque el de Fátima terminó por ser determinante.

Cierto es que la primera media hora de partido se desarrolló de manera cansina, sin que ninguno de los dos equipos lograra establecer un dominio claro. En éstas, fue el conjunto blanquiverde el que trató de generar acciones ofensivas. Así, De las Cuevas lo intentó en el minuto 8 tras una pared con Javi Flores. Su disparo lo repelió Salcedo. Nada tuvo que hacer el portero del Villarrobledo en el 20: el cordobés buscó el gol sin acierto en esta ocasión. Entre una oportunidad y la siguiente el fútbol fue escaso en el verde de El Arcángel, con ramalazos por parte de ambos conjuntos. Después ganó en ritmo el choque.

A los 25 el balón terminó por línea de fondo tras cabezazo de José Antonio González, que acarició el tanto en el 28. De hecho, sólo la madera impidió que el pontano lograra adelantar al cuadro califal. Su testarazo a centro de Fernández fue incontestable. Tras golpear en la madera, el esférico lo despejó Salcedo. El Córdoba parecía tomar al fin la iniciativa, si bien el Villarrobledo tuvo ocasión de mirar a puerta. Juanma Montero remató de primeras tras servicio desde la derecha. Repelió Isaac Becerra. Fue ya en el 41 cuando Javi Flores destapó el tarro de las esencias. Las suyas, las que tanto hicieron disfrutar a la afición blanquiverde en su juventud. El capitán cerró una brillante acción individual con galopada y un tiro que despejó el guardameta visitante. Juanto Ortuño apareció para en el rechace hacer el 1-0.

El tanto del yeclano permitió al Córdoba tomar oxígeno y a la grada aliviar la tensión de los últimos días. Pero quedaba la sensación de que aún podía suceder cualquier cosa si no se cerraba pronto el duelo. Éste fue el objetivo que persiguieron los de Raúl Agné desde el inicio de la segunda parte. Así, ya en el minuto 47 lanzó un aviso Zelu. Su disparo cruzado se marchó fuera por escasos centímetros. El segundo gol no se hizo rogar no obstante pues subió al electrónico sólo uno después. Fue obra del mejor futbolista del encuentro, Javi Flores. El canterano puso al servicio al equipo de su vida la magia que nació en Fátima. Sirvió Zelu y el cordobés bajó para a bocajarro batir a Salcedo. Resultó lógica la ovación que recibió al ser sustituido.

Definitivamente el conjunto blanquiverde se había hecho con el control. Y quiso más. En el 55 fue Zelu quien de nuevo procuro incrementar la ventaja del cuadro califal. Su disparo lo repelió Salcedo, que también intervino en el 68 a remate de Juanto Ortuño. El pase en esta última ocasión fue del jerezano que relevó a Javi Flores como hombre con rol más protagónico para el Córdoba. El yeclano por su parte estuvo próximo del 3-0 un minuto después. Esta vez el balón acabó por línea de fondo. Los de Raúl Agné dominaban por completo y sin embargo el Villarrobledo trataba de restar comodidad. En el 73, Chato remató y obligó a Isaac Becerra a intervenir para evitar el 2-1. En el tramo final los cordobesistas insistieron sin fortuna, de forma que cerraron con su plácido 2-0 y la celebración de la hinchada.

FICHA TÉCNICA

CÓRDOBA CF, 2: Isaac Becerra, Fernández, Chus Herrero, Fidel Escobar, Víctor Ruiz, Imanol García, José Antonio González, Zelu (Sebas Moyano, 88’), Javi Flores (Moyano, 64’), De las Cuevas (Gabriel Novaes, 78’) y Juanto Ortuño.

CP VILLARROBLEDO, 0: Salcedo, Pablo, Perona, Molina, José Carlos, Rubén Sánchez (Lozano, 57’), Chato (Toribio, 79’), Juanma Montero, Iñaqui, Pekes (Isma, 63’) y Agus Alonso.

ÁRBITRO: Sánchez Sánchez (Comité Extremeño). Mostró cartulina amarilla al local Imanol García y al visitante Rubén Sánchez.

GOLES: 1-0 (41’) Juanto Ortuño. 2-0 (48’) Javi Flores.

INCIDENCIAS: Partido correspondiente a la decimosegunda jornada del campeonato de Liga en el Grupo IV de Segunda B, disputado en El Arcángel ante 7.502 espectadores.

Etiquetas
stats