Un diciembre poco dulce para el Córdoba

Caballero protesta al árbitro en el duelo entre el Córdoba y el Huesca | LOF

Cada vez más difícil. Es cierto que todavía tiene mucho tiempo por delante, y que las distancias no son insalvables. Pero no lo es menos que la situación se complica una jornada tras otra. Simplemente porque es una menos para hallar soluciones y porque, de este modo, el margen de error disminuye. Tanto es así que el Córdoba necesita de manera urgente un triunfo. Y más de uno. A poder ser, antes de que termine el año. En esa tarea se encuentra en la actualidad el conjunto blanquiverde, al que le aguarda un diciembre poco dulce. Por su realidad en la tabla de Segunda A y por la dificultad de los duelos que le restan en el 2017 que se marcha.

De entrada, el cuadro califal ya es colista en soledad. El Sevilla Atlético logró sumar el domingo ante el Lugo y aventaja en un punto a los de Juan Merino. Al filial hispalense, que apenas cuenta con una victoria en lo que va de campeonato, se le escaparon dos puntos tras adelantarse en el tanteador (1-1). Como continuación, el Almería confirmó su línea ascendente y superó al Tenerife (2-1), algo que afecta muy directamente al Córdoba. El cuadro rojiblanco ya está fuera de la zona de descenso gracias a una rápida reacción tras la contratación de Lucas Alcaraz. Desde que llegó el granadino sacó siete de nueve puntos. Así, los blanquiverdes ven la permanencia levemente más lejos que antes de arrancar la jornada: a seis puntos.

En contra del Córdoba juegan también sus propios guarismos. Los califales, con doce puntos, son los que más pierden en la categoría de plata. Un total de once derrotas que hace que la capacidad de maniobra sea menor cada nueva semana. Necesita al menos diez victorias -con ocho empates en este caso- para alcanzar los cincuenta puntos que teóricamente son imprescindibles para conseguir la salvación. Es decir, apenas puede encajar un número de derrotas que suponga poco menos de un tercio de los partidos que restan por jugar hasta final de curso.

Para evitar que la situación se agrave aún más, al conjunto blanquiverde no le queda otra que comenzar a sumar desde ya. Un deber que es complicado para la escuadra de Juan Merino, que tiene por delante tres duelos realmente duros antes de celebrar la Navidad. Sin ir más lejos, el próximo domingo recibe a un Rayo Vallecano que vive un buen momento. Los madrileños, que esta semana se impusieron al Granada de José Luis Oltra, son cuartos y están a sólo dos puntos del ascenso directo -del Lugo, que es segundo-. Además, están entre los más anotadores de Segunda A con 24 goles y apenas encajaron 18 hasta ahora. Por cierto, su portería la defiende el exblanquiverde Alberto García.

Una semana después le toca, precisamente, rendir visita al Almería. Ese duelo resulta más importante si cabe, puesto que a pesar de que los rojiblancos salen poco a poco de la quema siguen en la pelea. Ese choque será el sábado 16 a las 20:00. Por último, para despedir el año en lo deportivo el conjunto blanquiverde debe recibir a un Reus que, en cierto modo, es una de las sorpresas positivas de la temporada. Al frente del cuadro catalán se encuentra otro exblanquiverde, López Garai. El vasco consigue por el momento mantener a su equipo alejado del peligro y es un hueso duro de roer: si bien sólo suma trece goles a favor, apenas encajó catorce. El partido que cierra 2017 se disputará el miércoles 20 a las 21:00.

Etiquetas
stats