Días de trabajo y espera

.

La nueva normalidad también tiene sus plazos, y quizá estos sean más paulatinos que los anteriores. Y si no que se lo pregunten al Córdoba, cuyo entorno está sufriendo en multitud de frentes una espera absoluta. Así es como ha emprendido la plantilla de Juan Sabas el viaje a Jerez de la Frontera, donde permanecerá durante una semana para encarar el segundo stage de la pretemporada en clave blanquiverde. En efecto, los cordobesistas, que partieron en la jornada de este lunes hacia la provincia gaditana, se alojarán en el complejo de Montecastillo, donde entrenarán desde el mismo martes y hasta el próximo domingo 13 de septiembre. Por tanto, por delante tienen seis días para continuar una puesta a punto que no está resultando tan efectiva como se esperaba, al menos en lo meramente competitivo.

La falta de un protocolo sanitario aprobado por la Real Federación Española de Fútbol impide al club disputar encuentros, lo que ha conllevado que se hayan tenido ya que suspender dos encuentros programados, uno en Torrox y otro en El Arcángel. Por tanto, al cuerpo técnico no le ha quedado otra que planificar una atípica (más aún dentro de la controvertida situación que ya de por sí atraviesa la sociedad) etapa de preparación, pudiendo -al menos- jugar dos partidos ante el filial blanquiverde. Con todo, la plantilla, como ya vino haciendo también durante la primera escapada de la ciudad, se ejercitará en doble sesión, aprovechando además la bajada de temperaturas que supone la localidad jerezana con respecto a la capital cordobesa. Y todo ello con la esperanza, remota de momento, de poder programar algún partido para los próximos días.

Sin embargo, de momento sigue vigente la imposibilidad de disputar encuentros amistosos. De hecho, es particular su caso en comparación con el de otro de los clubes de referencia en la ciudad. El Córdoba Patrimonio de la Humanidad configuró esta misma semana una nueva relación de choques de preparación, que se iniciarán este mismo miércoles en Vista Alegre, y que fueron confirmados tras el visto bueno por parte de la Real Federación Andaluza de Fútbol y de la Junta de Andalucía, tal y como informó el digital Cordobadeporte.com.

Dichos organismos son los encargados de autorizar o no los encuentros, hasta que se apruebe el protocolo sanitario de la RFEF, supervisado a su vez por el Consejo Superior de Deportes. Con todo, mientras que la respuesta era positiva para el fútbol sala, la contraria le llegaba a los cordobesistas, que de momento no cuentan con la posibilidad de organizar amistosos -aunque volverán a solicitarlo-, al igual que otros clubes de Segunda B. En este sentido, para este nuevo stage, la entidad había planificado partidos ante el San Fernando y el Lincoln Reds, según adelantó @canblanquiverde, aunque todo indica que deberán suspender, salvo que finalmente llegue la autorización de la RFAF. Esa es la esperanza con la que aguarda el club, al tiempo que Sabas deberá seguir perfilando el tono de su plantilla, con especial atención a los fichajes, en concreto a Traoré, el único que aún no se ha estrenado en los partidos mencionados, debido a que aterrizó en el club lesionado.

Etiquetas
stats