Días sin fútbol pero con mucha tarea

Alfonso Serrano y Raúl Agné conversan en un entrenamiento | ÁLEX GALLEGOS

Es tiempo para el descanso. Aunque éste se da sólo en parte, o más bien para unos sí y para otros no tanto. Con el amargo sabor que deja la derrota pero con la sensación de que va en buen camino, el Córdoba inicia sus vacaciones. Éstas son plenas para la plantilla, que tras el partido ante el Marbella tiene una semana de desconexión -así lo estipula el convenio de la Asociación de Futbolistas Españoles (AFE)-. En concreto, el conjunto blanquiverde no regresa al trabajo hasta el 30 de diciembre. Necesario es este período de relajación para los jugadores después de meses realmente difíciles. Menos opción de respiro va a haber sin embargo en los despachos y para el cuerpo técnico. Porque en el club tienen no poca tarea por delante. La intención es reforzar el primer equipo -así como otros- y para ello no sólo han de producirse fichajes. También tienen que darse bajas. Las primeras pueden conocerse a partir de este lunes.

Las Fiestas de Navidad arrancan con la pesadumbre de no haber alcanzado una zona de play off que se resiste desde la tercera jornada -y ya van dieciocho disputadas-. El domingo no fue menos después de perder ante el Marbella. Al menos, el cuadro califal continúa quinto y a un choque de distancia -a tres puntos del cuarto, el Yeclano-. El caso es que el plantel dirigido por Raúl Agné tiene desde justo después del encuentro ante los malagueños siete días -ocho si se cuenta gran parte de la jornada dominical- para no pensar en fútbol. La vuelta a los entrenamientos está fijada el 30 de diciembre. Hasta entonces, nada de balón en la Ciudad Deportiva o El Arcángel. Cabe recordar en este sentido que el conjunto blanquiverde retoma la competición en el Grupo IV de Segunda B el sábado 4 de enero, a partir de las 17:00, ante el Recreativo de Huelva en el Nuevo Colombino.

Pero las vacaciones no son iguales para todos. De hecho, dentro de la plantilla se van a dar casos en los que el domingo en realidad fuera un día de despedida. Es producto esta situación del siempre interesante -al menos por estos lares- mercado de invierno, en el que existe la intención de mover ficha. El Córdoba tiene marcado un objetivo en esta ventana de fichajes: como mínimo desea realizar tres incorporaciones, dos delanteros y un hombre polivalente en banda. Pero para que entren nuevos efectivos antes han de salir algunos de los que ya se tienen, siempre y cuando las llegadas no sean de jugadores sub 23. La razón no es otra que la falta de licencias para futbolistas con una edad superior. En este punto es necesario aportar un matiz. La hipotética primera contratación a nivel federativo es la de Luis Garrido, firmado en verano pero sin opción de jugar.

El hondureño aguarda su regulación federativa en enero, para lo que es obligatoria, sí o sí, una salida. También lo espera el propio entrenador, Raúl Agné, quien desea dar músculo al equipo y de eso tiene el centroamericano según las palabras del aragonés. Al igual que la primera llegada está prevista con antelación -mucha-, la primera salida es un secreto a voces. Gabriel Novaes no va a continuar en el Córdoba, salvo un giro inesperado de los acontecimientos. El delantero se encuentra en su país desde hace unas semanas, al inicio por un asunto burocrático y después -ya se supo- porque tenía la opción de regresar al São Paulo, su club de pertenencia. El consejero delegado de la entidad califal, Javier González Calvo, confirmó dicha circunstancia al asegurar que el brasileño "en teoría, no va a volver". Su ficha es sub 23.

Con todo, la baja de Gabriel Novaes no es la única que va a producirse. El escenario es el que es: faltan licencias de mayores de sub 23 y a eso se añade que hay jugadores que no rinden de la forma esperada. E incluso los que tienen opciones de salir y las ven de manera positiva, por mucho que González Calvo afirmara que no ha habido peticiones de marchas. Sea como fuere, son varios los jugadores que tienen serias opciones de despedirse del conjunto blanquiverde. En la lista se encuentra Sebas Castro, que llegó con ficha del filial y no ha tenido oportunidad con el cuadro califal ni siquiera en Copa. El costarricense es el principal nombre en lo que se refiere a las bajas, pero no el único. La ficha del centroamericano también es sub 23… Las dudas se ciernen sobre otros como los defensas Víctor Ruiz y Fernando Román, que no han gozado de confianza ni han sabido labrársela en lo que va de temporada. Aunque el malagueño completó alguna buena actuación tras el relevo en el banquillo.

A la lista puede sumarse Juanto Ortuño, no tanto por parte del club sino quizá por un posible deseo del yeclano de hallar más regularidad. El delantero está en la agenda de otras entidades y su trayectoria como blanquiverde se parece poco a la inicialmente prevista tanto por el Córdoba como por él. Ni siquiera tiene la titularidad garantizada después de marcar apenas tres goles -dos de penalti-. Y sin embargo es uno de los jugadores que en más partidos ha intervenido. Dicho lo cual, está claro que el director deportivo, Alfonso Serrano, y su secretario técnico, Jorge Rodríguez de Cózar, van a tener que desarrollar una ardua labor para reestructurar la plantilla dentro del condicionante que supone el impedimento de no superar las 16 fichas de futbolistas mayores de 23 años. Y también Raúl Agné, cuya opinión es, como no podía ocurrir de otra manera, tenida en cuenta en esta materia.

Etiquetas
stats