El despertar de Borja

Borja Domínguez saluda a los aficionados del Córdoba en Oviedo | LOF

Se le veía desubicado, con la pila anímica casi en reserva, ansioso por demostrar cosas cuando le tocaba salir al verde en momentos en los que casi siempre todo iba con el rumbo torcido. No era sencilla la situación de Borja Domínguez, que en los últimos meses se vio inmerso en una dura transición profesional: de ser la estrella del Racing de Ferrol a un meritorio en Córdoba. Con Oltra solamente fue titular dos veces: en la Copa ante el Cádiz y en Elche, en la jornada 11, siendo sustituido. Ni un solo partido de Liga completo.

Borja, que jugó 36 partidos y marcó 9 goles el pasado curso en Segunda B, fichó este verano por dos temporadas en el Córdoba. Tuvo más ofertas, pero decidió bajar al Sur. Ahora vive sus mejores momentos con la camiseta blanquiverde. Su gol en Oviedo selló un triunfo que mantiene a su equipo fuera de la zona de descenso, un logro de extraordinario valor si se piensa en los efectos de una caída en esos puestos que no se catan desde hace años.

“El disparo mío lo desvía un jugador de ellos y entra. Hay que tener esa ocasión para intentar aprovecharla, como así ha sido. Ha entrado por suerte y eso nos benefició mucho, porque nos supimos defender hasta el final y conseguimos tres puntos muy merecidos”, dijo en la zona mixta del Carlos Tartiere, a modo de apresurado resumen, un Borja Domínguez que a día de hoy es un hombre de peso en los planes de Carrión. No es ningún chaval. Tiene 24 años y después de formarse en las categorías inferiores del Celta deslumbró la temporada pasada en Ferrol, a donde le enviaron cedido. Sin sitio con los vigueses en Primera -le ofrecieron quedarse-, se encontró con la propuesta del Córdoba. Con Oltra no consiguió cuajar. Ahora Carrión le ha dado un sitio, apostando por él en el centro del campo por sus cualidades como manejador de balón y su buen disparo. En cuatro partidos con el técnico catalán ya ha marcado dos goles: ante el Málaga en la Copa y en Oviedo este sábado en la Liga. Y ha sido titular en todos.

“La idea nuesta es tener el control del partido con la posesión del balón, pero esto es Segunda”, admitió tras el partido del Tartiere, en el que valoró “la intensidad”. “No sé cómo se habrá visto desde fuera, pero nosotros sabemos el trabajo realizado”, apuntó con un aire reivindicativo. Ahora le toca la Copa el próximo martes en Málaga. El Córdoba acude con una ventaja de 2-0 en la ida. “Tenemos que salir al campo como si el resultado fuera de 0-0 para llevarnos la eliminatoria”, apunta como receta de éxito para el duelo en La Rosaleda. A él seguramente le tocará ser una pieza importante. Con Carrión no se ha perdido ni uno. Borja eleva el vuelo.

Etiquetas
stats