El Deportivo Córdoba sueña con la permanencia

.

El Cajasur Deportivo Córdoba demostró que el buen juego que asustó al líder la anterior jornada no era un espejismo. El conjunto de Pablo García doblegó al Torreblanca (6-3), segundo clasificado del Grupo 3 de Segunda División Nacional, en un partido marcado por el desgaste físico y el gran sacrificio de las cordobesas, sobre las que se erigió como heroína su portera Helena, que incluso se anotó para su cuenta particular el último tanto del choque.

El encuentro comenzó con un Melilla muy incisivo, que desplegó una fuerte presión. Sin embargo, las cordobesas tardaron poco en superarla y encontrase cada vez más cómodas en la pista. Fruto de esa situación favorable llegaron las primeras ocasiones del partido, que tuvieron únicamente la firma de las cajistas. A pesar de ser las locales las que llevaron el peligro desde el principio, serían las melillenses las encargadas de abrir el marcador con un gran tiro de Sousa ajustado al palo, ante el que nada pudo hacer Helena. El Deportivo Córdoba siguió presionando, y a falta de 11 y medio para el descanso, Marta puso las tablas con un tiro alto que no se antojaba tan complicado, pero ante el que la portera visitante se confió demasiado. A raíz de este momento se vivió un minuto completamente loco, en el que las locales volvieron a adelantarse tras un saque de falta de Neiva, que Marta remató al segundo palo, para que 30 segundos después las melillenses empataran el partido con un robo de balón y posterior materialización de María Soto.

Tras este periodo de anarquía, el Torreblanca dispuso de varias ocasiones para adelantarse de nuevo, pero la guardameta local salvó a su equipo hasta en cuatro ocasiones. A pesar del empuje visitante, las de Pablo García fueron capaces de aguantar el asedio y, a falta de dos minutos para el descanso, se volvieron a adelantar. Paula sacó de banda con un centro dirigido a puerta que, por suerte, tocó en una contrincante y se alojó dentro de la red.

A la vuelta de vestuarios se pudo ver cómo las locales pudieron sacudirse totalmente del asedio melillense y equilibrar un poco la balanza para seguir por delante en el marcador. Todo iba bien para el Deportivo Córdoba hasta que Paula vería la segunda amarilla en el ecuador de la segunda mitad, y las cordobesas se quedaban así con una menos cuando más cómodas estaban en el partido. Un minuto más tarde de la expulsión, el Torreblanca empató un encuentro que se ponía de cara a las visitantes. A pesar de la gran presión y el nivel marcado por el cuadro melillense, las locales no cesaron en su sacrifico ni bajaron los brazos en ningún momento. Un esfuerzo que tuvo sus frutos, puesto que, a falta de seis y medio para el pitido final, Neiva sacó una falta en corto para que Celi pusiera a las suyas de nuevo por delante con su potente zurda.

Este gol encendió las alarmas del Torreblanca, que vislumbró que el partido se le podía escapar. Las visitantes empezaron a jugar de cinco, pero la gran defensa de las cordobesas hacía que una y otra vez los balones se estrellaran en las piernas de las defensas, o en las manos de Helena, que se mantuvo inconmensurable. Y ahí llegó la sentencia. Un saque de banda golpeó en Neiva, y Celi, esperando en el segundo palo, aumentó la ventaja. El partido murió con el Torreblanca asediando la portería de las cordobesas y Helena parando sin flaquear. Ni un momento dudó la portera local, que en la última jugada del partido fue capaz de realizar una parada antológica, reaccionando a tiempo para tirar a portería contraria y culminar un partido de ensueño que llena de ilusión y moral a las filas cordobesas. Con esta victoria, el Deportivo Córdoba se acerca cada vez más a la permanencia, y se sitúa a cuatro puntos de la zona de descenso debido a la derrota del Martos FS en Elche.

Etiquetas
stats