David no pudo contra Goliat

Los jugadores del Córdoba lamentan un gol de la Real Sociedad | ÁLEX GALLEGOS

Sueño sobre el césped. Tras un final de año ilusionante, el Córdoba afrontaba este principio de 2021 con la mayor emoción posible. El técnico Pablo Alfaro le ha dado el aire fresco necesario a una plantilla que está ofreciendo una cara totalmente opuesta a la de la primera vuelta. Un juego vertical e incisivo que les ha llevado hasta los dieciseisavos de final de la Copa del Rey, venciendo por el camino a Albacete y Getafe -rivales de Segunda y Primera División, respectivamente-. Aun así, la entidad blanquiverde se encontraba ante un reto gigante para medir su nivel real fuera de la Segunda División B. La Real Sociedad aterrizaba nuevamente en El Arcángel una semana después de perder la Supercopa de España ante el Barcelona. Por ello, los pupilos de Imanol Alguacil salieron a por todas en el feudo ribereño, pero no fue hasta la segunda parte cuando Willian José marcó un doblete en su cuenta particular. Mientras tanto, los califas realizaron un partido muy serio, poniendo contra las cuerdas en más de una ocasión al finalista de la edición pasada.

Un juego intenso y de toque. La Real Sociedad salió al césped de El Arcángel con todo para no dar vida en ningún momento al Córdoba. El conjunto donostiarra, aún con bajas en el once inicial, tenía una sorpresa llamativa entre los titulares. Y es que Asier Illarramendi reaparecía tras más de quince meses lesionado sobre el verde califa. Noticia muy positiva para el conjunto vasco ya que, aunque le falte algo de ritmo competitivo, recupera a una de sus piezas clave en el vestuario. Asimismo, la escuadra visitante gozó de la primera ocasión del partido en las botas de un Merquelanz que lo intentó desde lejos, pero su disparo se marchó muy desviado de la meta defendida por Edu Frías. Mientras tanto, los blanquiverdes intentaban presionar la primera línea txuri urdin y salir rápido al contragolpe para sorprender a los de Imanol Alguacil.

Aun así, la Real Sociedad seguía con su poderío y no daba opción a los blanquiverdes en los primeros compases del encuentro. De hecho, Roberto López probó nuevamente fortuna desde el borde del área, pero Edu Frías despejó con solvencia. La tensión y el manejo del choque era totalmente de un cuadro txuri urdin que, conforme pasaba el tiempo, se acercaba con más peligro al área califa. Entretanto, la plantilla vasca en su totalidad pidió una mano dentro del área de Álex Robles que Cuadra Fernández no quiso pitar debido a la no intencionalidad del canterano sevillista. Mientras que el frio acechaba y la lluvia comenzaba a aparecer, los chicos de Pablo Alfaro resistían en tres cuartos de su propio cambio. El técnico maño daba aliento a los suyos desde el banquillo, pero es cierto que los donostiarras no daban opción a los califas en la zona ofensiva.

Una vez entrado en el tramo final de la primera mitad, el Córdoba fue despertando poco a poco desde mediocampo hacia arriba. Alain Oyarzun se instauró delante de Djak Traoré y Mario Ortiz, logrando desplegar el juego blanquiverde, ausente hasta el momento, por dentro. Una vez que el jugador cordobesista entró más en juego, Moutinho y Willy volvieron a participar, lo que facilitaba que el cuadro dirigido por Pablo Alfaro no concediese demasiado en la línea defensiva. Gracias a esta actuación, la Real Sociedad se vio desactivada en los últimos cinco minutos del primer periodo e incluso Willy a punto estuvo de hacer el primero en el marcador, pero el delantero pacense no llegó por muy poco al centro medido de Mario Ortiz por el carril diestro.

El paso por vestuarios alentaba un cambio en la tónica del encuentro. De hecho, Imanol Alguacil desde el banquillo comenzaba a preocuparse seriamente por la poca mordiente arriba de sus chicos. Por ello, Illarramendi dejó su sitio a un Guridi que tuvo la ocasión más clara del partido. El centrocampista visitante aprovechó un pase atrás de Willian José, pero Manu Farrando puso el cuerpo para desviar el disparo a saque de esquina. Este paso adelante de la Real Sociedad fue determinante. Tanto fue así que Barrenetxea puso un centro magistral al segundo palo para que Willian José rematara a la meta defendida por Edu Frías en el que posiblemente sea su último partido con la elástica donostiarra según la información recogida por los compañeros de El Diario Vasco. Un tanto merecido por un conjunto txuri urdin que comenzó el segundo tiempo con una marcha más.

Después de que el ariete brasileño abriese la lata, el Córdoba no se quedó atrás y volvió a ser el mismo equipo que en la primera mitad. Berto Espeso robó en campo rival y dejó para un Piovaccari que lo intentó con su tiro cruzado, aunque Álex Remiro atajó seguro abajo. Más tarde y debido a la poca iniciativa atacante de ambos equipos, tanto Pablo Alfaro como Imanol Alguacil seguían moviendo el banquillo en busca de soluciones rápidas y eficaces. En el caso del cuadro vasco, Oyarzabal y Le Normand se enfundaron la elástica visitante para tener contundencia y precisión en los metros finales, mientras que los blanquiverdes dieron entrada a De las Cuevas por un Djak Traoré que estuvo muy bien defensivamente, pero algo corto en las transiciones ofensivas.

El encuentro llegaba a sus instantes finales y la grada de El Arcángel se mantenía muda. Qué hubiera pasado si los aficionados hubieran ocupado su asiento en una noche histórica para los blanquiverdes. Una sensación de incertidumbre y nerviosismo que se acrecentaba por el silencio incómodo. Esta presión, dada su experiencia en competiciones europeas, la supo llevar mejor una Real Sociedad que gozó de una oportunidad clara para hacer el segundo en el electrónico. Barrenetxea no acertó a disparar entre los tres palos un despeje de Edu Frías tras un duro disparo de Merquelanz. Dada la escasez de minutos, el Córdoba se fue arriba, dejando un espacio grande en sus líneas que finalmente lo aprovechó Willian José para marcar su doblete particular, terminando así de cerrar el encuentro y las ilusiones califas en una noche mágica para el cuadro cordobés.

FICHA TÉCNICA

CÓRDOBA CF, 0: Edu Frías, Álex Robles, Manu Farrando, Xavi Molina, Berto Espeso, Alberto del Moral, Djak Traoré (De las Cuevas, 64'), Mario Ortiz, Alain Oyarzun (Valverde, 50'), Moutinho (Luismi, 81') y Willy (Piovaccari, 50').

REAL SOCIEDAD, 2: Álex Remino, Joseba Zaldua, Modibo Sagnan (Zubeldia, 78'), Aritz Elustondo (Le Normand, 67'), Aihen, Martín Zubimendi, Illarramendi (Guridi, 45'), Roberto López (Oyarzabal, 67'), Barrenetxea (Guevara, 84'), Merquelanz y Willian José.

ÁRBITRO: Cuadra Fernández (Comité Balear). El colegiado amonestó a los locales Xavi Molina y expulsó por doble amarilla a Alberto del Moral; y por parte de los visitantes a Illarramendi y Aihen.

GOLES: 0-1 (57′) Willian José. 0-2 (87′) Willian José

INCIDENCIAS: Encuentro correspondiente a la eliminatoria de dieciseisavos de final de la Copa del Rey disputado en El Arcángel a puerta cerrada.

Etiquetas
stats