De menos a más, pero sin culminar con el triunfo

Florin pelea con dos jugadores del Cádiz | MADERO CUBERO
El Córdoba empata con el Cádiz (2-2) con sendos tantos de Abel Gómez tras ir por detrás en el marcador por dos veces

Dos penaltis sirvieron para salvar la honra. Ésa que parece desaparecer si se pierde ante un rival de menor categoría. Porque en esto del fútbol uno quiere ganar siempre, aunque sea en un encuentro en que no hay puntos en juego y cuya función es buscar el mejor nivel de cara a la próxima competición. Al Córdoba no le salió bien la jugada ante el Cádiz en lo que se refiere al resultado, pero sí en lo que respecta al juego, ya que progresó levemente en la definición de su estilo. Con todo, sólo pudo igualar a dos ante los amarillos. Con dos penas máximas lanzadas por Abel Gómez. El segundo once de Albert Ferrer de esta pretemporada presentó algunas variaciones respecto del primero. El técnico aprovechó para dar minutos a otros jugadores y, por ejemplo, como era de esperar, optó por contar para la meta con Saizar y Razak. Fue el vasco el que defendió la portería de inicio. Además, entraron en defensa Iago Bouzón, en el doble pivote López Garai y en la línea de tres por delante Fidel. Ahí, la media punta quedó para Xisco, de forma que el nueve fue Florín. Hubo cambios en la alineación, pero no en la idea de juego. El conjunto blanquiverde buscó, igual que hiciera en el duelo con el Marbella, tener el balón, elaborar y generar peligro bien por bandas, bien con movimientos entre líneas.

El tanteo típico de los primeros minutos se prolongó hasta el cuarto de hora. Aunque en ese período, el cuadro califal gozó de un claro dominio del esférico. Trató de mimar el cuero para salir rápido de la mano de Fidel por la derecha o Matos por la izquierda. Por su parte, Xisco colaboraba en la creación de acciones entre líneas, con un Florín con mucha movilidad. Con todo, el equipo no encontraba la fórmula para ver puerta. El primer intento fue de Ekeng, si bien su disparo se marchó muy desviado. Lo mismo sucedió con un disparo unos minutos después de Navarrete. El Cádiz procuró una fuerte presión sobre los hombres de Ferrer y eligió casi siempre la vía directa en ataque, con balones largos o salidas rápidas por bandas. Pero tampoco lograba nada. Principalmente por el buen posicionamiento de la zaga del Córdoba y por la actuación de Ekeng en el centro. El camerunés apenas perdió una sola batalla por el balón y no se cansó de recuperar esféricos.

El gol blanquiverde pudo llegar a los 17 minutos debido a un error de Kike. Una cesión suya al guardameta, puso en algún apuro a Aulestia, que hubo de despejar de cabeza para evitar males mayores. Más clara fue la ocasión con que contó el Cádiz en el 23. Una colada por el flanco derecho estuvo a punto de ser aprovechada por Diego González, incorporado al ataque, en boca de gol. Saizar reaccionó y blocó. Desde ese momento, el Córdoba tuvo intervalos de juego más vistoso con otros en que anduvo un tanto desacertado. Lo importante era tener el balón y cuando eso no pasaba los amarillos procuraban una salida rápida para intentar hacer daño. A cuatro del final del primer acto, apareció Matos, que regaló una genialidad que bien pudo acabar en diana.

El brasileño recibió por la derecha y ganó en velocidad a su par. No se lo pensó y se internó para dejar atrás a dos rivales y sacar un tiro desde la frontal que obligó a intervenir al cancerbero cadista. Cuando parecía que el descanso llegaría sin que el marcador se moviera, una acción desafortunada de López Garai no la echó a perder el equipo de Calderón. El cuero lo ganó en la medular Jona, que subió rápido y sin encontrar oposición para que Fran Machado, ya en el interior del área, mandara el esférico a besar las mallas. Tras el golpe amarillo no hubo tiempo para más. Para la reanudación, Ferrer volvió a realizar otra importante tanda de cambios, entre ellos el de Gunino en el lateral derecho. El uruguayo gozó de sus primeros minutos dos días después de sumarse a la expedición y lo hizo con Campabadal por delante. Por su parte, Raúl Bravo pasó al centro de la zaga y dio cabida a Pinillos por la izquierda.

El segundo acto fue, en sus minutos iniciales, más de lucha que de otra cosa, si bien el Córdoba buscó nuevamente el protagonismo a través de la posesión. Fue más trabajado, pero lo consiguió. Aunque esta vez en ataque se abría la vía directa con Havenaar en punta. Con todo, la primera ocasión fue para el Cádiz, que en el 51 lanzó un aviso. Tras una recuperación y un balón al interior del área, Jona recibió para disparar cruzado. Razak detuvo sin problemas. El choque entró en una fase después en que los de Ferrer dominaron con claridad, mientras la escuadra gaditana decidió esperar atrás para salir con balones largos con que intentar ganar la espalda a la zaga califal. A pesar de eso de su control sobre el terreno de juego, el conjunto blanquiverde no lograba ver puerta. Sí lo hizo en el 64, cuando Luso recuperó un balón cerca de la media luna del área amarilla y disparó con toda la intención a la escuadra. Salvó Aulestia. En el córner, Havenaar volvió a dar muestras de su poderío y voló para rematar. A punto estuvo de hacer barraca también. Esas acciones dieron todavía más alas al Córdoba, que encontró premio en el 70. Un claro penalti sobre el delantero japonés lo ejecutó Abel Gómez para devolver el equilibrio a la contienda.

El empate despertó al Cádiz, que discutió la posesión en determinados instantes y procuró tener opciones en ataque. Esto último no lo tuvieron los de Calderón y tampoco el cuadro califal, que en todo momento mantuvo clara la idea de dar salida al balón sin prisas y al toque, así como elaborar a partir del centro. No fue hasta el 81 cuando volvió a existir peligro real en una de las dos áreas. La ocasión corrió a cargo de Abel Gómez, que en un lanzamiento de falta desde el vértice del área obligó a intervenir a Aulestia. La tuvo el Córdoba y sin embargo marcaron los gaditanos. Fue acto seguido, con una acción entre José Mari y Juan Villar. El primero lanzó un pase al hueco y el segundo respondió ganando la partida a Raúl Bravo y batiendo a Razak. La escuadra de Ferrer logró empatar de nuevo y otra vez de penalti. Tomás derribó a Campabadal y Abel Gómez no falló en la ejecución de la pena máxima. Desde ese momento no sucedió nada más reseñable y el choque concluyó con esa igualdad que quizá reflejó a la perfección lo que ocurrió sobre el campo.

FICHA TÉCNICA

CÓRDOBA CF, 2: Saizar, Campabadal, Iago Bouzón, Deivid, Raúl Bravo, Ekeng, López Garai, Fidel, Xisco, Matos y Florín. También jugaron Razak, Pinillos, Uxío, Gunino, López Silva, Luso, Abel Gómez, Adri Cuevas y Havenaar.

CÁDIZ CF, 2: Aulestia, Óscar Rubio, Diego González, Josete, Tomás, Mantecón, Navarrete, Juan Villar, Fran Machado, Kike y Jona. También jugaron Garrido, Kike López, Juanma, Servando, Galindo, José Mari y George.

GOLES: 0-1 (45´) Fran Machado. 1-1 (70´) Abel Gómez, de penalti. 2-1 (82´) Juan Villar. 2-2 (86´) Abel Gómez, de penalti.

ÁRBITRO: Melero López (Málaga). Mostró tarjeta amarilla a Xisco por el Córdoba y a Kike López, Garrido y Juanma por el Cádiz.

INCIDENCIAS: Segundo partido de preparación del Córdoba, disputado en el Marbella Football Center ante unos 800 espectadores, la mayoría aficionados blanquiverdes. La recaudación fue dirigida a Proyecto Hombre de Marbella. Antes del choque, el árbitro Melero López recibió un reconocimiento por su ascenso a Primera.

Etiquetas
stats