Corta recompensa a la constancia

Pablo del Moral, en el duelo con el Peñíscola | PEÑÍSCOLA GLOBEENERGY

Está destinado a hacer historia. Aunque ya la escribe para la disciplina a nivel provincial e incluso autonómico desde hace tiempo. La seguridad en que debe alcanzar cotas mayores aún de aquellas que logra hoy por hoy está en su hoja de ruta. El proyecto es largo plazo desde que José García Román creara la entidad, que además no varía lo más mínimo su línea de trabajo en los despachos. Pero sobre todo el Córdoba Patrimonio de la Humanidad tiene como rasgo su carácter de equipo irreductible, lo entrene quien lo entrene, juegue quien juegue. Demostración de ello es el empate obtenido este miércoles, en otra jornada entre semana en Primera de la Liga Nacional de Fútbol Sala (LNFS). Los blanquiverdes regresan de Peñíscola con un valioso punto (3-3) gracias a que es indómito, a que nunca se rinde. Así es cómo puntúa aun después de verde 3-1 por debajo tras haber iniciado el duelo con ventaja. Y lo peor es que la recompensa a su constancia se antoja corta. Con todo, lo importante es hacer camino, y eso nunca de practicarlo el cuadro califal.

La ambición del discurso mantenido desde el primer día en el vestuario, sobre todo por parte del entrenador, la demostró el Córdoba Patrimonio de la Humanidad al inicio del encuentro. Porque el equipo dirigido por Josan González salió impetuoso para tomar el control del balón. El dominio fue absoluto casi hasta el ecuador de la primera mitad, lo que sin embargo no se tradujo en demasiadas ocasiones. De hecho, apenas se pudo contabilizar un primer lanzamiento de falta de Saura que no sobrepasó la barrera local y otro disparo de Jesulito que despejó el portero del Peñíscola. La alternativa la puso Bruno Gomes con un tiro que supo repeler Prieto para evitar el tanto. Después tocó el turno a Paniagua, actual máximo goleador de Primera. El ala estuvo a punto de dar un disgusto al cuadro califal, que pasó un peor trago con una acción en la que el balón se paseó por la portería. Rahali buscó el segundo palo pero no encontró rematador.

En ese momento el control parecía tenerlo el Peñíscola, si bien el choque acabó por entrar en un equilibrio que por instantes se convirtió en un auténtico tuya mía. Fue al comienzo de este período cuando el Córdoba Patrimonio de la Humanidad gozó de la oportunidad más clara del encuentro hasta entonces. Una gran jugada la culminó Jesulito con servicio para Shimizu, que en su remate se topó con el palo. Igor contestó poco después con otro pase al segundo palo, donde Paniagua lo tenía todo a su favor para anotar. Sin embargo, el pichichi de la mejor liga del mundo no acertó y encontró la oposición de Prieto, que se había rehecho tras quedar vencido. Tras varios intentos de los dos equipos, el conjunto blanquiverde halló premio a través de Pablo del Moral. El cierre completó una gran combinación con Boyos con un derechazo ante el que nada pudo hacer el guardameta local. Pero la sonrisa se torció pronto, ya que Rahali devolvió la igualdad al electrónico no tras mucho tiempo.

Con el empate a uno en el tanteador se marcharon ambas escuadras a vestuarios, a cuya salida volvió a ser el Córdoba Patrimonio de la Humanidad el que tomó el control del duelo. A pesar de ello fue el Peñíscola el que golpeó de nuevo en ataque. Durante el segundo minuto de la reanudación, David Señoret recogió un rechace de Prieto y estableció el 2-1 para el cuadro castellonense. El tanto de los locales no afectó a los de Josan González, que enseguida se lanzaron al ataque. Lo hicieron sin fortuna, que le dio la espalda además en parte trasera. Porque en el 23 Tuli abrió diferencias tras una magnífica acción individual. El tercer gol de los levantinos sí pesó ligeramente al cuadro califal, que tuvo una breve fase de pesadumbre en la pista. Aunque si algo le hace especial al conjunto blanquiverde es su carácter, que nunca se rinde. Esta vez no iba a ser una excepción y después de varias opciones los cordobeses gozaron de un penalti. Ahí no falló el máximo anotador esta temporada, Saura.

Gracias a la diana del murciano, que era ya la cuarta en sus cuatro partidos oficiales con la elástica blanquiverde, el Córdoba Patrimonio de la Humanidad se vino arriba. Y de ahí que apenas un puñado de segundos después lograra el empate. El balón lo puso en movimiento Zequi desde la banda. El ala buscó a Jesulito, que culminó con el 3-3. La conexión gaditana terminó por dejar grogui al Peñíscola y dar impulso a los de Josan González con aún más de diez minutos por delante. Tanto fue así que el técnico de la escuadra castellonense, Manuel Collado, tuvo que solicitar tiempo muerto para tratar de rebajar el vendaval andaluz. Sobre todo porque poco antes Molina, el portero, tuvo que actuar para impedir el 3-4. El cancerbero también salvó a los suyos después del asueto. Los califales generaban un temporal incontenible en territorio levantino.

Fue la señalización de la quinta falta, y la conveniente entrada en bonus, lo llevó a los de Josan González a contenerse en sus salidas al ataque. Aun cuando unos cuantos segundos después el Peñíscola también vivió idéntica situación. Lo cierto es que esta circunstancia significó que el cuadro castellonense aprovechara para presionar en la pista contraria y que el califal fuera prudente a la hora de buscar la portería rival. Así, Paniagua contó con dos ocasiones para desequilibrar la balanza del lado local, lo que no consiguió el ala. En éstas, con el partido totalmente enloquecido en el tramo final, Prieto tuvo que aparecer para salvar al Córdoba Patrimonio de la Humanidad a poco más de un minuto del final. Mucho mejor fue la opción de que gozó precisamente el cuadro califal a 33 segundos de que sonara la bocina. Una infracción sobre Zequi supuso, como es lógico, un doble penalti. Se encargó de ejecutarlo Saura, que se topó Molina bajo palos. El 3-4 no llegó en un momento ideal para que ese resultado tomara presencia en el electrónico.

FICHA TÉCNICA

PEÑÍSCOLA GLOBEENERGY, 3: Molina, Igor, Tuli, Rubén Orzáez y David Señoret -cinco inicial-, Rahali, Bruno Gomes, Paniagua, Iván Rumbo, Miguel Fernández y Luciano Gauna.

CÓRDOBA PATRIMONIO DE LA HUMANIDAD, 3: Prieto, Pablo del Moral, Zequi, Jesulito y Saura -cinco inicial-, Ricardo, Jesús Rodríguez, Koseky, Shimizu, Manu Leal, Boyos y Cordero.

ÁRBITROS: González Moreta y Sánchez Chamorro (Comité Castellano Leonés). Mostró cartulina amarilla a los locales Iván Rumbo y Molina; y a los visitantes Shimizu, Manu Leal y Cristian Ramos.

GOLES: 0-1 (14’) Pablo del Moral. 1-1 (17’) Iván Rumbo. 2-1 (21’) David Señoret. 3-1 (23’) Tuli. 3-2 (28’) Saura, de penalti. 3-3 (29’) Jesulito.

INCIDENCIAS: Partido correspondiente a la quinta jornada del campeonato de Primera de la LNFS, disputado en el Pabellón Municipal de Peñíscola ante 110 espectadores.

Etiquetas
stats