El Córdoba Patrimonio progresa adecuadamente

Los jugadores del Córdoba Patrimonio hacen piña antes de un partido | ÁLEX GALLEGOS

Con un cambio de entrenador, la directiva de cualquier club, en situación de inestabilidad o cuando los resultados no acompaña, busca un giro radical a los acontecimientos. Una vuelta de 180 grados para cambiar un destino que, de no cambiar la dinámica, podría significar el hundirse en un pozo con fondo oscuro. Esa fue la situación en la que estuvo el Córdoba Patrimonio de la Humanidad hacia el mes de febrero, cuando destituyó a Miguel Ángel Martínez Maca, tras un empate a cuatro en Vista Alegre ante Fútbol Emotion Zaragoza, y puso en el cargo a Josan González para enderezar el rumbo de la nave. El coronavirus impidió que el técnico pontanés debutara esa misma temporada pero inició la siguiente con el mismo fin: la permanencia en Primera División. Y había que hacer varios retoques.

El principal defecto del equipo de Maca era la defensa. Hay que tener en cuenta primeramente que, en cuanto a partidos de liga, el Córdoba Futsal del año pasado disputó 15 encuentros y el de Josan solo ha disputado 12, con dos partidos aplazados ante Viña Albali Valdepeñas e Inter Movistar y el programado para la semana que viene ante O Parrulo -los dos primeros se jugarán ya en 2021-. Por tanto, la media de puntos es la medida más efectiva para comparar ambos conjuntos y el de Josan sale ganando: 14 puntos cosechó el cuadro cordobés hasta el último partido de diciembre, con una media de 0'93 puntos por partido; por su parte, la cifra de la actual campaña asciende hasta el 1'08 por partido -13 puntos en 12 jornadas-. Aun así, comparten la similitud de que ambas cantidades de puntos sirvieron a ambas escuadras para estar fuera de los puestos de descenso tras el último encuentro de la temporada -si consigue un mejor resultado que UMA Antequera y Ribera Navarra, sus inmediatos perseguidores, podrá confirmarlo-.

Sin duda alguna, en lo que ha mejorado sustancialmente el Córdoba Patrimonio respecto a la temporada pasada es su defensa. En la 2019-20, el Córdoba llegó a Nochebuena con 57 goles encajados, sumando una media de 3,8 tantos por partido. Sin embargo, Josan González, a través de su trabajo desde lo táctico, ha conseguido reducir esa cifra hasta los 31, bajando hasta los 2,58 por encuentro jugado, aunque el balón parado defensivo siga siendo un dolor de cabeza y un mal endémico durante los años en Primera División. En lo único que es superior Maca, aunque por unas centésimas, es en los goles anotados. El equipo de Maca anotó 32 goles en sus 15 jornadas disputadas -media de 2,13 por encuentro-, mientras que el de Josan, con 25, obtiene una cifra de 2,08, una diferencia poco notable. En resumidas cuentas, el Córdoba Patrimonio de la 2020-2021 aprendió a defender pero siguió sin atacar demasiado, algo para lo que se ha fichado a los brasileños Caio César y Lucas Perin.

Cuatro victorias, dos empates y nueve derrotas fue el balance del entrenador de la pasada campaña, mientras que Josan acumula menos victorias -tres-, más empates -cuatro- y menos derrotas -cifra que no igualaría aun perdiendo los partidos que le quedan por disputar-. Con el partido frente a O Parrulo el próximo 29 de diciembre, de una relevancia transcendental para la supervivencia en la elite del fútbol sala español, podría mejorar las cifras de un Córdoba Patrimonio mejorado y que ya piensa en el futuro en la máxima categoría, con mejores números y con la pretensión de que cada año se vaya mejorando algo en todos los estamentos del club.

Etiquetas
stats