El Córdoba de hoy: progreso con cara B

Once inicial del Córdoba en Zaragoza | LOF

Fabular con que habría podido ser peor es el pensamiento más positivo que a día de hoy ronda en la mente del cordobesismo, mayormente hastiado y sin apenas asideros emocionales -a falta de futbolísticos- hacia un equipo que tiene ya claro que terminará 2018 tal y como lo empezó: en puesto de descenso a Segunda B. Después de un cambio de entrenador -y muchos más de jugadores y de sistema-, los resultados siguen siendo los mismos o parecidos. ¿Está progresando el Córdoba? Los constructores de este proyecto parecen convencidos de que sí, aunque el ritmo es insuficiente y, en cualquier caso, cada avance tiene un reverso oscuro. Este martes vuelve la plantilla al tajo. Preparan la despedida del año en El Arcángel ante la UD Las Palmas, un candidato al ascenso con su etiqueta en entredicho y muchas urgencias.

Cambió de entrenador, pero...

Cuando Sandoval fue despedido, tras la derrota ante el Cádiz (1-3), el Córdoba abordaba una serie de partidos de los considerados de “su liga”. La llegada de Curro Torres, un técnico que llevaba ya tiempo en la recámara y tenía estudiado al equipo, se aguardaba como la oportunidad para protagonizar una reacción inmediata. No ha sido así. En cuatro partidos de Liga, el Córdoba ha logrado tres puntos gracias a sus empates ante Elche (1-1) en casa y Zaragoza (0-0) y Reus (1-1) a domicilio. Perdió en el estreno en Lugo (2-1). En la Copa del Rey hubo malas sensaciones y peor resultado: 5-1 en Getafe. En la ida, aún con Sandoval, el Córdoba cayó por 1-2.

No pierde fuera, pero...

El Córdoba ha puntuado en sus dos últimas salidas, que han sido consecutivas. En Zaragoza, frente a un grande venido a menos, y en Reus, contra un equipo al borde de la desaparición por deudas. Esos dos puntos suponen dos tercios de toda la cosecha de la presente temporada. Con Sandoval, el Córdoba solo sacó un punto -un empate sin goles en El Molinón ante el Sporting- en seis salidas. Es evidente que aquí hubo mejora, pero ha resultado insuficiente. El equipo cordobesista es el que menos puntos ha logrado fuera de toda la competición (3) y aún no ha ganado ningún partido, un triste récord que comparte con Tenerife y Numancia. El Elche y el Nástic, que tenían vacío su casillero de triunfos como forasteros, se estrenaron en la pasada jornada.

Encaja menos goles, pero...

Exceptuando la debacle en la Copa ante el Getafe, el Córdoba ha mejorado su balance defensivo. Ha recibido cuatro goles en cuatro partidos de Liga con Torres y en Zaragoza mantuvo por segunda vez su portería imbatida. Hay mayor orden y concentración en la retaguardia, con más apoyo de los pivotes para proteger la portería. No ha ido demasiado mal en este aspecto. Aún así, el Córdoba sigue siendo el más goleado tanto en casa (15, compartiendo con el Extremadura y el colista Nástic) como fuera (19). Las taras están arriba. La poca producción ofensiva no le está sirviendo para compensar la balanza. Ha firmado tres goles en Liga en la etapa con Curro Torres. El técnico ha cambiado la fisonomía del ataque, dando protagonismo a Sebas Moyano y a Jaime Romero como punta, dejando fuera de lista a Expósito y como revulsivo desde el banquillo al veterano Piovaccari.

Recorta distancias con la permanencia, pero...

El punto en Reus permitió al Córdoba recortar la ventaja con el equipo que marca el límite de la permanencia, que tras la jornada 18 es el Extremadura con 17 puntos. El equipo de Torres tiene ahora 14. Solo uno menos suma el Nástic, que es colista y dio la sorpresa del pasado fin de semana derrotando a los de Almendralejo en el Francisco de la Hera (0-1). Aqui nadie se rinde. Las diferencias son muy estrechas en la zona baja y no hay ningún equipo que, como el año pasado sucedió con el Lorca y el Sevilla Atlético -además del Córdoba durante buena parte-, se haya quedado muy atrás. Por delante del Córdoba están Zaragoza (16), Reus y Extremadura (17), Tenerife (18), Elche, Lugo y Rayo Majadahonda (20). De todos esos vecinos del sótano, el Córdoba solo ganó al Extremadura. Al Rayo lo visitará en enero.

La afición le apoya, pero...

El Arcángel nunca bajó de los diez mil espectadores esta temporada hasta el último partido. El Córdoba se enfrentó al Elche con una asistencia oficial de 9.875. Más allá del menor número de butacas ocupadas, se detecta un estado de hastío en la hinchada por la frustración que ha supuesto la presente campaña. Después de la milagrosa salvación del pasado curso, con el estadio siempre repleto y una reconciliación con lo esencial del cordobesismo -salir airoso de situaciones dramáticas-, el seguidor blanquiverde observa con estupor una espiral catastrófica que va más allá de lo deportivo. La salida de los referentes, la falta de fichajes, el déficit económico, los rumores de venta y la falta de alegrías para la afición han convertido al Córdoba actual en un equipo a la deriva.

Etiquetas
stats