Córdoba y Getafe, en lucha por reparar sus miserias

Ghilas lamenta una ocasión perdida en el Alfonso Pérez de Getafe.
Los blanquiverdes están inmersos en una espiral de seis derrotas seguidas, la peor marca de siempre | Los azulones no ganan fuera desde octubre y han sumado 2 de 21 en sus últimas siete salidas

Quieren ser valientes. Necesitan serlo. Al menos, parecerlo. El Córdoba y el Getafe se preparan para observar desde fuera todo el desarrollo de una jornada crucial antes de enfrentarse, cerrando la lista, el próximo lunes en El Arcángel (20:45, Canal + LIga y GolT). Para entonces sabrán dónde les puede llevar tal o cual resultado. Lo del Córdoba es más crudo y más claro. Debe ganar si quiere seguir respirando con cierto ritmo y no a bocanadas. No le queda otro remedio. Después de encajar seis derrotas consecutivas, en lo que supone el peor registro de la entidad en todos los tiempos, el cuadro de Miroslav Djukic irá a por los tres puntos con descaro. Así lo han ido diciendo todos los jugadores que han desfilado delante de los micrófonos desde que se consumó en Barcelona el revés ante el Espanyol (1-0).

"Hicimos un fútbol valiente en la segunda parte, pero no nos basta con eso. Tenemos que hacer un partido entero", dejó dicho Borja García, que volvio al once. Es probable que el madrileño siga. El técnico serbio se ha abonado a los cambios permanentes y no es descartable que haya cambios de hombre o de posiciones. De momento, le faltará Aleksander Pantic, sancionado, por lo que un puesto en el centro de la defensa recaerá, salvo sorpresa, en el riojano Íñigo López. El veterano 'stopper' fue titular dieciseis jornadas seguidas y luego desapareció por una lesión que se alargó más de la cuenta.

En el Getafe no andan finos. Están viviendo una temporada estrambótica, en la que van por su tercer entrenador sin haber despedido a ninguno. De hecho, el equipo solamente ha tocado en una jornada -y ya hace varios meses de eso- las posiciones de descenso. Cosmin Contra se marchó al olor del dinero de China y Quique Sánchez Flores, su sustituto, por una cuestión de honor personal en la que quizá tuvo bastante que ver que el club abriera la puerta a Míchel y sobre todo Sammir, una de sus piezas clave, para un traspaso que mermaba deportivamente a los madrileños. El caso es que Pablo Franco, responsable del filial, ha sido promocionado y lleva un par de semanas en Primera. Debutó en Málaga y el equipo perdió por 3-2. Ahora llega a Córdoba con el reto de sacar al Getafe de una penosa línea en sus desplazamientos. No ha logrado ni un solo punto en sus viajes en 2015. Su última victoria fuera la obtuvo en el mes de octubre, en Riazor (1-2), y el punto más cercano fue un empate en Granada (1-1) el 21 de diciembre. En sus cuatro partidos más recientes como forastero, nada: Éibar (2-1), Almería (1-0), Valencia (1-0) y Málaga (3-2).

Dos rachas pésimas frente a frente. A los getafenses les vendría de perlas un empate -en la primera vuelta fue 2-2 el resultado- pues mantendrían muy alejado al Córdoba y seguirían alimentando sus esperanzas de seguir en la élite, donde llevan ya más de un decenio afincados -quién se lo iba a decir- gracias a los resultados que consiguen en su feudo del Coliseum Alfonso Pérez. Con un promedio de siete mil espectadores -ni un tercio de El Arcángel- han conseguido una rutina ganadora que les ha dado excelentes resultados. El Córdoba, sin embargo, continúa sin encontrar el modo de devolver a su fiel afición -no bajan de los 14.000 cada día de partido- la alegría en forma de victorias. En todo el año 2014 sólo se celebraron tres triunfos oficiales. En Primera, el Córdoba sólo le ganó en El Arcángel al Granada (2-0). Una situación insostenible.

Etiquetas
Publicado el
6 de marzo de 2015 - 08:00 h
stats