El Córdoba gana con oficio donde jamás lo hizo

Pedro presiona en el Depor-Córdoba.
Un gol de López Silva noquea al Deportivo de La Coruña en Riazor y homologa los sueños de grandeza del orgulloso equipo de Villa

Ocurrió. El Córdoba venció en Riazor y espantó otro fantasma histórico. Nunca había salido de este escenario con los tres puntos en su poder. Ni siquiera en sus mejores épocas. Un gol de López Silva, tras una magistral acción de pizarra, y el esfuerzo solidario de una formación ilusionada obraron el milagro. En la primera jornada, el equipo logró ante la Ponferradina debutar con triunfo en Segunda después de casi cuarenta años sin hacerlo. Pablo Villa no ha venido a destrozar estadísticas, pero a base de hacerlo ha homologado los ambiciosos planes de la entidad. Van sólo dos jornadas, de acuerdo, pero este Córdoba está enseñando virtudes fundamentales para ser alguien importante en la categoría. En sus dos primeros partidos no ha encajado ningún gol. Ha marcado dos y ha sumado seis puntos. Pleno. Y en la próxima jornada, el Alavés en El Arcángel.

Con una alineación idéntica a la que presentó en el estreno liguero ante la Ponferradina, el Córdoba se plantó sin complejos en Riazor. El conjunto local, ansioso por ofrecer buenas sensaciones a una afición desconcertada por la crisis institucional que vive su club, no se encontró cómodo ante los de Pablo Villa. El técnico alcorconero no iba de farol cuando advirtió en las vísperas que acudiría a La Coruña a ganar. Lo hizo, obviamente, sin locuras y desde la defensa. La retaguardia del cuadro cordobesista rozó la perfección. Los centrales, con Bouzón especialmente eficiente, impusieron sus normas ante un Depor timorato. También Raúl Bravo volvió dejar muestras de su calidad en un escenario de los de mayor rango del campeonato. El Córdoba asustó a los cinco minutos, con una ocasión de Xisco -cada vez que agarraba la pelota provocaba un ataque de pánico en la grada local-, y el Depor entendió que no iba a tener una tarde sencilla.

A medida que transcurrían los minutos, el Deportivo se hacía con el control. Sin crear demasiado peligro sobre el marco de Mikel Saizar, eso sí. El joven Luis Fernández pudo cazar un pase medido para rematar con ventaja, pero se interpuso en su camino un providencial Iago Bouzón. El Córdoba trataba de mantener juntas las líneas, con mucha presión para agobiar las combinaciones de Depor. El Córdoba aguantaba el tipo del mejor modo posible, siempre buscando en punta a Xisco. Con equilibrio en el marcador y sin goles se llegó al intermedio.

Fernando Vázquez retiró a Arizmendi, que no había dado una a derechas, para introducir a Juan Carlos, quien aportó mayor dinamismo al ataque deportivista. Saizar tuvo que intervenir en un peligroso disparo del portugués Rudy y el Córdoba pasaba por momentos de apuro. Sin embargo, ahí surgió el chispazo que lo cambió todo. Kaká cometió falta sobre el joven Joselu, que había salido poco antes supliendo a un fatigado Pedro, y se fue hacia el balón Abel. Éste la tocó para López Silva, que se acomodó la pelota y la envió lejos del alcance de Germán Lux. Delirio blanquiverde y desesperación deportivista. Faltaban veinte minutos y llegaba el momento de los tipos con oficio.

Villa reforzó la estructura de contención sacando del campo a López Silva para colocar al defensa Samu, y con el Depor apretando lo suyo, envió a la caseta a Xisco Jiménez -Riazor le tributó una hermosa ovación en su retirada- para colocar al francés John Ayina con la misión de alborotar todo lo que pudiese desde la salida del balón. El Córdoba lo pasó mal, pero sin perder nunca el control. Atrincherado atrás, más por el empuje del Depor que por vocación, tuvo que resolver unas cuantas situaciones angustiosas en los dominios de Saizar. Un trallazo de Juan Carlos pudo llevar la igualada al marcador. El Córdoba resistió con orgullo y pundonor. Durante el final del partido y los cuatro de alargue que dio el árbitro. Con el pitido final, la alegría se desbordó. No es para menos. Este Córdoba tiene algo.

FICHA TÉCNICA

DEPORTIVO DE LA CORUÑA, 0: Germán Lux, Laure, Kaká, Insúa, Manuel Pablo, Álex Bergantiños (Dani Iglesias, 77'), Wilk (Bicho, 59'), Arizmendi (Juan Carlos, 46'), Juan Domínguez, Rudy y Luis Fernández.

CÓRDOBA CF, 1: Saizar, Janse, Iago Bouzón, Fran Cruz, Raúl Bravo, Luso, Abel, Pedro (Joselu, 64'), Caballero, López Silva (Samu de los Reyes, 78') y Xisco (Ayina, 81').

ÁRBITRO: Valdés Aller, del Comité Castellano-Leonés. Mostró tarjeta amarilla a Kaká y a López Silva.

GOLES: 0-1 (68') López Silva.

INCIDENCIAS: Partido correspondiente a la segunda jornada de la Liga Adelante disputado en Riazor ante unos 24.000 espectadores, con presencia de seguidores cordobesistas en las gradas.

Etiquetas
stats