El Córdoba Futsal, en busca de enderezar un rumbo perdido

.

Después de un merecido descanso, llega la hora de reconducir el rumbo. No le queda otra al Córdoba Patrimonio de la Humanidad si pretende mantener intacto su propósito de alejarse de la zona de descenso en la Primera División de la Liga Nacional de Fútbol Sala. No hay otro objetivo marcado por la entidad, que encara una nueva semana trascendental en sus intereses, y además con el reto de recuperar el tono de competición -tanto deportivo como psicológico- de cara a recibir el próximo sábado (19:00) en el Palacio Municipal de Deportes Vista Alegre al Servigroup Peñíscola FS, en un encuentro adelantado y correspondiente a la jornada 21. 

Será precisamente ese enfrentamiento el que inicie el tercer tercio de competición, pues el de la vigésima jornada tendrá lugar el miércoles 19. Por tanto, el cuadro blanquiverde afronta un tramo final del torneo que será decisivo para sus intereses, y en el que tendrá que -como mínimo- mejorar lo cosechado en el segundo tercio, hasta tratar de -al menos- acercarse a la imagen mostrada durante el arranque. En efecto, esa puesta en escena coincidió además con la mejor imagen de los de Maca hasta la fecha. Bien es cierto que nunca han perdido su seña identidad, erigiéndose en todo momento como un equipo combatido hasta el extremo y capaz de plantar cara a cualquiera. Sin embargo, la recompensa estadística nunca llegó a ser tan alta como en las primeras semanas de liga.

El Córdoba Patrimonio de la Humanidad arrancó la competición con dos victorias consecutivas. Dos triunfos que pusieron a los cordobeses en el primer foco de la élite nacional, rebelándose como la gran sorpresa. Así, ese primer botín se fue hasta los seis puntos, un colchón que sin duda ha servido -en mayor o menor medida- para que el equipo no pisara nunca los puestos de caída. Posteriormente llegaría únicamente una victoria más hasta la décima semana liguera, así como cinco derrotas y un empate. Por tanto, en ese primer parcial, los de Maca acumularon un total de diez puntos. Estadística más que suficiente en sus aspiraciones. Más aún al considerar que en dichos encuentros ya se habían visto las caras ante los clubes más potentes del panorama nacional.

Pero del éxtasis se pasó pronto al desconcierto. Y es que la exigencia es máxima en Primera, y ello fue lo que le tocó sufrir al Córdoba Patrimonio de la Humanidad en el segundo tercio. El ímpetu y la ilusión siguen intactos, aunque los resultados no acaban de llegar. De hecho, el propio técnico ha llegado a declarar en más de una ocasión que “el discurso éste de que se ha dado buena imagen tenemos que acabar ya con él. Al principio sí podía ser válido, puesto que podías pensar que en un futuro se iba a traducir en resultados. Ahora, cuando ha transcurrido más de una vuelta, ese discurso para mí ya no es válido. Yo cambiaría dar una imagen peor y sumar. Estoy muy contento por la imagen, pero hay que empezar a sumar”. El problema era básicamente matemático. Y en esas andan.

La recompensa se ha visto reducida a la mitad en el segundo periodo, al que únicamente le resta un partido (que podría contabilizarse como el de esta semana). De hecho, los califales han conseguido únicamente acumular cinco puntos en este segundo tercio, resuelto -hasta el momento- con una victoria, dos empates y seis derrotas. Unos resultados que han hecho peligrar el colchón con el que contaban y que les permitía mantenerse lejos de la zona baja. Pero el margen se ha estrechado y todos los equipos aprietan. Por ello, encauzar la situación se antoja como tarea de obligado cumplimiento. Y el primer paso se podría dar en Vista Alegre. Un rumbo torcido y que anhela encauzar.

Etiquetas
stats