El Córdoba diseña un área deportiva “moderna y profesionalizada”

David Ortega, Miguel Valenzuela y Juanito, en su presentación | MADERO CUBERO

Asunto resuelto. Tras la rescisión de Alfonso Serrano hace poco más de dos semanas y también la salida de Jorge Rodríguez de Cózar, en este caso diez días atrás, el área deportiva del club ya está configurada. En realidad todo hace indicar que lleva cerrada tiempo pero la presentación del diseño llega ahora. Una vez mostrada la confección de dicho organigrama por parte del club, no queda otra que revisar las modificaciones en el mismo. La mayoría son de sobra conocidas pero quizá no lo es tanto la estructura en sí. De entrada, el Córdoba refuerza distintos apartados como lo es el de salud, o la dirección de cantera por otro lado. Entre los nombres, sobresale desde el jueves el de Rafa Sánchez. Él es el elegido para desempeñar la labor de secretario técnico. Pero, ¿de qué forma queda esta parcela, entendida como fundamental por los gestores de la entidad?

“Quiero exponer lo que llevamos planteando varios meses, que no es más que la estructura deportiva, nueva y moderna para ponerla a la altura de equipos de fútbol profesional”, señaló Adrián Fernández sobre el tema. El consejero del Córdoba mostró al fin el área de trabajo diseñada de cara al futuro. Lo hizo en una rueda de prensa por vía telemática en la que insistió en que lo que hace el club es “complementar piezas que ya había dentro y que tienen una alta cualificación”. Este comentario fue dirigido a la presencia de Rafa Herrerías y Rafa Sánchez en el esquema. El primero continúa en la dirección de cantera pero acompañado y el segundo va a trabajar tanto para el área de categorías inferiores como para el primer equipo.

De entrada, Adrián Fernández recordó una premisa que nunca debe olvidarse. Es el consejo de administración el que tiene la última palabra siempre, si bien desde éste se confía plenamente en la figura del director general deportivo. Dicho cargo se recupera después de dos temporadas sin oír hablar de él: fue Luis Oliver el último que tuvo tan alto rango -superior a director deportivo-. El papel lo va a desempeñar, como se sabe desde comienzos de enero -y por ende de año-, Miguel Valenzuela. Con un recorrido amplio, su labor en el Real Betis le sirvió para convertirse en hombre de confianza de los representantes de Infinity en España -Crowe básicamente- tras el desembarco en El Arcángel.

Junto a Miguel Valenzuela llegaron, cabe recordar, otros dos hombres muy ligados al Real Betis. Estos fueron Juan Gutiérrez Juanito y David Ortega. El primero llegó para ejercer la dirección deportiva, que en el nuevo organigrama se denomina dirección del primer equipo. La intención, al menos así lo expresó el consejo de administración en reiteradas ocasiones, es que Alfonso Serrano continuara junto a él. No sucedió. Como tampoco que Jorge Rodríguez de Cózar siguiera como secretario técnico. El segundo firmó con la entidad para tomar las riendas en la dirección de la cantera, que es uno de los pilares fundamentales del proyecto de los nuevos propietarios del Córdoba. Este último no va a trabajar en soledad, ni mucho menos.

A la llegada de los tres responsables deportivos surgió la duda sobre la continuidad de otras figuras ya en el club. Una de ellas era la de Rafa Herrerías, director de cantera desde la temporada 2018-19 -llegó al cargo de la mano de Rafa Navarro-. Pues bien, él va a proseguir en esta parcela, tal y como se había repetido en varias ocasiones por parte de la entidad. En teoría va a hacerlo en un trabajo conjunto, sin subordinación. O de equipo, que resulta más sencillo de entender. Un escalafón por debajo pero no por ello menos importante es su rol está el secretario técnico, que como bien apuntó Javier González Calvo, consejero delegado del Córdoba, la anterior semana es alguien de la casa. En efecto, el elegido es Rafa Sánchez, hasta ahora directo colaborador en la dirección deportiva tanto de Alfonso Serrano como de Jorge Rodríguez de Cózar. Su nombramiento lo anticipó Cordobadeporte.com el pasado domingo. Sánchez es gran conocedor del fútbol en diversas categorías y va a ser el enlace entre la sección de scouting y las dos direcciones, la del primer equipo y la de cantera.

Hasta ahí llega la estructura deportiva como tal pero en realidad el organigrama es más amplio de lo habitual. Como punto de partida es necesario rememorar que con la ruptura de contrato con Beiman el club creó una parcela propia de servicios médicos. Es la denominada área de salud y alto rendimiento, que como se sabe desde febrero, está bajo la dirección de Víctor Salas. En el siguiente escalón se sitúa el galeno jefe, José Miguel Bretones. Ellos son la punta de lanza de un esquema en el que aparecen equipos de preparación física, metodología, nutrición, fisioterapia y readaptación. Pero también de otras especialidades, como son traumatología y pruebas diagnósticas, podología y psicología.

Precisamente a esta área de salud y alto rendimiento otorga un protagonismo grande, también, el consejo de administración. No en vano, y así lo señaló Adrián Fernández, va a englobar muchas situaciones de trabajo de toda el área deportiva -dentro de los terrenos de juego-. “El área de salud es transversal pues presta servicio a toda el área deportiva, que es moderna y profesionalizada”, quiso destacar el consejero del club de la renovadísima estructura de trabajo.

Etiquetas
stats