Menos efectivos, nuevos recursos

Los jugadores del Córdoba reciben a Sidibé.

Ahí está, fiel a su cita. Parece que no quiere perder las viejas costumbres. Es verdad, eso sí, que en esta ocasión el movimiento es mucho menor que habitualmente. Y a la vez está por encima del previsto inicialmente. Lo cierto es que el Córdoba finaliza el mercado invernal de fichajes de la misma forma en que suele hacerlo siempre. Con un último día de máxima actividad y al tiempo enorme agitación informativa. No en vano, el lunes deja un total de dos incorporaciones, tres salidas y una promoción interna, la de Alberto del Moral en este caso. Ya en la jornada definitiva interviene más que en el resto del período abierto el 1 de enero y, por supuesto, que todo lo que hubiera ideado su dirección general deportiva. Sea como fuere, el conjunto blanquiverde despacha un tiempo tan complejo como éste con idéntico número de licencias aunque con menor cifra total de jugadores -en este sentido se contabilizan los del filial con presencia más o menos asidua con el primer equipo-.

Menos efectivos, nuevos recursos. Quizá éste sea la síntesis más adecuada en cuanto a la actuación del cuadro califal en el mercado. La clave para comprender la primera de las afirmaciones se encuentra en la disposición de fichas entre la plantilla dirigida por Pablo Alfaro -al comienzo del curso por Juan Sabas- y filial. Hasta el lunes, tenía el técnico a 21 futbolistas a su disposición. A ellos se participaron con anterioridad hasta tres del segundo conjunto: Alberto del Moral, Luismi y Julio Iglesias. El centrocampista forma parte de facto, en realidad, del primer equipo pues compitió muchísimo más con éste que con el adiestrado por Germán Crespo. Después de la ventana de fichajes, el preparador aragonés continúa con 21 licencias ocupadas -de nuevo 16 de mayores y cinco sub 23-. Sin embargo, el tercero de los chavales mencionados está lesionado y es una opción menos. Y además, el primero de ellos ascendió y no se contabiliza como añadido. Por tanto, el Córdoba pasa de tener 24 integrantes a gozar de 22.

Por el contrario, el cuadro califal parece ganar posibilidades en el terreno de juego con las permutas hechas durante este mes -bueno, el lunes-. En la delantera poco varió la situación pues llegó Alberto Ródenas por Salido. Y es escaso el cambio más que nada porque el delantero llegado del filial del Atlético de Madrid -misma procedencia del que abandonó la disciplina blanquiverde- en teoría no va a competir por la titularidad con Willy y Piovaccari sino que va a ser más bien un complemento. Bien es cierto que sus cualidades le permiten jugar también por las bandas y esto genera un abanico amplio de elección para Pablo Alfaro. Ocurre lo mismo en la línea de tres cuartos, donde la entidad agregó a Moussa Sidibé y Nahuel Arroyo. Ambos futbolistas llegan además de clubes de superior categoría, lo que significa que la dirección general deportiva tiene una marcada intención de reforzar y no de permutar cromos.

Los dos nuevos hombres de parcela ofensiva pueden intervenir tanto en su banda, que es la misma, como en la contraria. Es decir, ofrecen la oportunidad de seleccionar a un extremo a banda cambiada. También cuentan con características diferentes entre sí y respecto de los jugadores de esta posición que continúan en el conjunto blanquiverde. Por otro lado, existe la confianza de obtener mejor rendimiento del que pudo vérsele a Alain Oyarzun. Así, con la sensible baja de Samu Delgado, quien aceptó quedarse sin licencia para contratar otro mayor de 23 años, todo hace indicar que el cuadro califal ha dado un paso adelante. También por la esperanza de que los efectivos de segunda punta comiencen a aportar algo que faltó hasta ahora. Esto no es otra cosa que gol. Mientras, en relación a la marcha de Sidoel, que fue cubierta a nivel federativo con la ficha de Alberto del Moral, nada cambia. Principalmente porque el neerlandés sólo intervino en el primer encuentro de liga y el toledano se posicionó como una de las figuras referentes de la escuadra cordobesista en lo que va de campaña. Se puede decir a este respecto que lo único que hizo la dirección general deportiva fue aligerar la zona de doble pivote, en la que están Xavi Molina, Djak Traoré y Mario Ortiz.

En resumidas cuentas, el Córdoba lo que pretendió, o es lo que parece, fue contar con los efectivos suficientes y necesarios -nada de excesos- y a la vez tratar de alcanzar otros recursos. Cabe señalar además que el preparador blanquiverde, Pablo Alfaro, habló más de una vez de su gusto por las plantillas cortas. El caso es que la plantilla queda para lo que resta de temporada con 21 futbolistas, de los cuales cinco son sub 23. Se trata de Edu Frías, Álex Robles, Berto Espeso, Alberto del Moral y Ródenas. En la lista de mayores se hallan Isaac Becerra, Farrando, Bernardo, Djetei, Jesús Álvaro, Djak Traoré, Xavi Molina, Mario Ortiz, Javi Flores, De las Cuevas, Carlos Valverde, Moutinho, Nahuel Arroyo, Sidibé, Piovaccari y Willy. Y que no se olvide: Luismi es uno más a la hora de competir en el Grupo IV-B de Segunda B.

Etiquetas
Publicado el
2 de febrero de 2021 - 05:45 h
stats